"Esta es una oportunidad única e impagable para admirar y aprender". Con estas palabras agradeció ayer la catedrática de Estadística e Investigación Operativa de la Universidad de Oviedo María Ángeles Gil su nombramiento como académica numeraria de la Real Academia de Ciencias Exactas, Física y Naturales de España. La profesora de la Universidad de Oviedo pronunció en Madrid su discurso de ingreso bajo el título "Las matemáticas del análisis de datos imprecisos". En el acto hubo una gran representación asturiana, con el decano de la Facultad de Ciencias, José Manuel Noriega, la directora del departamento de Estadística, Susana Montes, el rector de la Universidad Nebrija, José Muñiz, y la rectora de CUNEF y presidenta de la Fundación Princesa de Asturias, María Isabel Álvarez, y el presidente de la Academia Asturiana de Ciencia e Ingeniería, Mario Díaz, entre otros.

Gil, que destaca por haber desarrollado nuevos métodos estadísticos para el análisis de datos imprecisos, dio las gracias a numerosas personas durante su intervención: desde su profesora de la infancia Piedad hasta al padre de la estadística, Sixto Ríos. Por supuesto, la catedrática también nombró a sus hermanos Pedro y Jesús, estadistas como ella, y a sus hijas Pilar y Amparo. "Estoy convencido de que la incorporación de Ángeles Gil será muy provechosa, no solo porque viene a cubrir un área relativamente reciente y que estaba vacante desde la muerte de Francisco Azorín, sino también por su destacada personalidad, energía y entrega", pronunció, en nombre de la Academia, el catedrático Francisco Javier Girón. Precisamente este y otros dos matemáticos, el asturiano Juan Luis Vázquez y Enrique Castillo fueron los principales impulsores de la candidatura de Gil. La profesora de la Universidad de Oviedo recibió la medalla número 55, un título que anteriormente lograron otros dos investigadores de la región: Juan Luis Vázquez y Carlos López Otín. "Muchas gracias por hacer que forme parte de esta cofradía. Sí, cofradía, como dijo Rey Pastor en su discurso de entrada", afirmó orgullosa y emocionada Gil.