Salas y Cabrales asumen la pérdida de población que ha registrado el censo del Instituto Nacional de Estadística (INE) en 2022 y que supone la merma del número de concejales en sus respectivas corporaciones municipales para las próximas elecciones municipales. Por su parte Cudillero, que también baja, ha solicitado a la entidad una corrección de la cifra ya que existe un desfase de más de cien personas entre el padrón municipal, que se actualiza todos los meses, y el número total de vecinos que arroja el registro oficial del INE, que lo sitúa por debajo de los 5.000 habitantes. "Como no cuadraba hemos hecho una consulta para aclarar la diferencia porque son unas 130 personas y hemos podido comprobar que se debe a que no han incluido la lista de personas extranjeras que residen en el municipio, es un error que hay que subsanar. De todos modos, acataremos lo que nos corresponda pero queremos aclarar la cifra para trabajar sobre el número real", avanza el alcalde de Cudillero, Carlos Valle.

En Salas, la última vez que estuvieron por encima de los 5.000 habitantes fue en 2018. De ahí que, en los comicios municipales de 2019, la Corporación mantuvo los trece concejales ya que se tomaba como referencia el censo de 2018. Sin embargo, para estas próximas elecciones bajarán de trece a once concejales al hacerse efectivo el descenso. "Desde que bajamos de los 5.000 vecinos nos hemos mantenido en los 4.900 arriba o abajo, frenando la tendencia que estábamos viviendo de perder más de cien habitantes por año, explica el regidor, Sergio Hidalgo". Por otro lado, señala que se encuentran con otro problema a la hora de reflejar fielmente el número de vecinos que habita el municipio. "Tenemos calculado el número real de personas que viven en Salas y son más de 5.000 pero muchos están censados fuera por diferentes motivos". Por ello, hace un llamamiento a que las personas que residen en el municipio se empadronen. "Y no por el tema electoral sino porque el Ayuntamiento baja de categoría y perdemos ayudas del Estado, algo que es muy importante", añade.

Esta problemática pasa también en Cudillero, donde son muchas las personas que viven habitualmente en el concejo pero tienen su residencia fijada en otro municipio, casi siempre en las tres grandes ciudades de Asturias. "Pero contra eso poco podemos hacer", lamenta Valle. El Alcalde pixueto apunta que el error en la cifra entre el padrón local y el censo del INE quedará resuelto en los próximos días ya que están colaborando con la entidad estadística para darle solución. "No vamos a reclamar nada, solo pedir que se subsane el error, aunque es cierto que es la Junta Electoral Central será la que valore la bajada y nos comunique el número de concejales que tendrá la Corporación", afirma.

Por su parte, en Cabrales bajan de los 2.000 habitantes. Una circunstancia "previsible", según el alcalde, José Sánchez: “No podemos hacer nada, el padrón no se puede modificar y, ante la realidad, tampoco sirve la protesta. Hay que asumir que estamos bajando la población como en todas las zonas rurales y buscar alguna fórmula que nos permita revertirlo”, dice de manera contundente. Y es que, según el regidor de Cabrales, de confirmarse la noticia, el principal problema no recaería precisamente en la pérdida de ediles en el consistorio, sino en la economía para el concejo: “El principal problema es el cambio de categoría del Ayuntamiento. Los tributos del Estado vienen en función de la población, así que la importancia estará en la cantidad económica que se puede perder en ese sentido”, lamenta Sánchez.

A esperas de encontrar esa ansiada fórmula con la que revertir la pérdida de población genérica en las zonas rurales, el equipo de gobierno de Cabrales asume sus problemáticas, busca posibilidades y lucha por conseguir alternativas: “Buscamos soluciones. Ahora estamos intentando que los servicios que ofrecemos sean buenos y seguir trabajando en ello: favorecer la gestión de residuos para los ganaderos y queseros, un plan de turismo sostenible que genere una actividad más larga en el año o implantar la escuela de 0 a 3 año, entre otras cosas...”, detalla el alcalde.