La Academia MIR planea crecer en Oviedo y aumentar su peso en otras ciudades

Tras la marcha de su fundador, Jaime Baladrón, el curso intensivo arranca el día 12 con más de un millar de médicos foráneos en Oviedo

Jaime Balandrón. | Juan Plaza

Jaime Balandrón. | Juan Plaza / Pablo Álvarez

Pablo Álvarez

Pablo Álvarez

El Curso MIR de Asturias prevé mantener, e incluso aumentar ligeramente, la atracción de médicos al programa intensivo y presencial que desarrolla cada año en Oviedo, y al mismo tiempo incrementar el protagonismo en las subsedes que tiene abiertas en diversas ciudades de España, desde las que las clases pueden seguirse en "streaming".

Éste es uno de los planes que manejan los propietarios de la Academia MIR una vez que su gran impulsor y director durante 35 años, el cirujano maxilofacial Jaime Baladrón, se desvincula oficialmente de la misma. Tal y como ayer adelantó este periódico, el próximo día 12 arrancará en la capital del Principado, con más de un millar de médicos de fuera de la región, una nueva edición del programa intensivo bajo el mando del cardiólogo Alberto García (que releva a Baladrón en la dirección general) y del internista José Curbelo (que sustituye a Tomás Villacampa como coordinador de profesores). El curso intensivo suele durar unos siete meses, desde mediados de junio hasta la fecha de enero en la que el Ministerio de Sanidad fija el examen MIR de periodicidad anual y ámbito nacional.

El cardiólogo Alberto García llevaba en torno a cinco años formándose al lado del doctor Baladrón. De ahora en adelante, compaginará la dirección de la Academia MIR con la docencia en la Universidad Alfonso X el Sabio, de Madrid. Y lo mismo hará José Curbelo. La citada institución académica privada es propiedad de la sociedad Guadarrama Proyectos Educativos, S. L., que hace dos años adquirió la Academia MIR de Asturias al doctor Baladrón –que era el socio mayoritario– y al resto de accionistas. Dicho de otra manera, ambas pertenecen al mismo grupo de empresas.

En el momento de la compraventa, ambas partes acordaron un proceso de transición que establecía la continuidad del doctor Baladrón por dos años. Ese plazo se agota ahora. La Academia ovetense inicia una nueva etapa en solitario en manos del grupo empresarial que dirige Jesús Núñez Velázquez, fundador de la universidad privada madrileña. Se da por segura la continuidad de toda la plantilla de la Academia MIR –muy reducida– e incluso de las empresas que colaboran de manera habitual con ella, como las dedicadas a los aspectos informáticos y a la edición de los libros que se emplean en los cursos.

Jaime Baladrón deja la Academia MIR con la satisfacción añadida de unos excelentes resultados en las dos últimas ediciones del examen MIR. En el curso ovetense se han formado las números uno de ambos años. En la prueba celebrada el pasado 21 de enero, se presentaron al MIR en toda España 11.577 graduados en medicina. De ellos, el 16 por ciento se habían preparado en Oviedo. Pues bien, los alumnos de la Academia asturiana han copado cuatro de los diez primeros puestos (40 por ciento), 24 de los 50 primeros (48 por ciento), 49 de los 100 primeros (49 por ciento), 171 de los 500 primeros (34 por ciento) y 320 de los 1.000 primeros (32 por ciento).

Suscríbete para seguir leyendo