Lausin, científica de Arcelor: "Asturias tendrá problemas sin la descarbonización"

La investigadora y el jefe de I+D de la multinacional destacan las oportunidades del hidrógeno verde para la industria de la región

Charles de Abreu, CEO de Arcelor Mittal Global R&D Spain": Asturias es una región con un ecosistema muy consistente para sostener actividades de I+D"

VÍDEO: Amor Domínguez/ FOTO: Irma Collín

Yago González

Yago González

Patrocinan:

"Si no nos descarbonizamos, Asturias tendrá problemas muy serios". Con esta contundencia se expresó ayer Cristina Lausin, científica de ArcelorMittal Global R&D Spain, el centro de I+D de la multinacional siderúrgica en España –situado en Avilés–, durante su intervención en la segunda jornada de la I Semana de la Innovación, organizada por LA NUEVA ESPAÑA con el patrocinio de Banco Sabadell, Ontier y el Ayuntamiento de Siero, así como el apoyo del Gobierno del Principado –al igual que la VIII Semana de la Ciencia del pasado abril–. La investigadora y el responsable de todos los centros de I+D de la compañía, el brasileño Charles Abreu, explicaron al público congregado en el Club Prensa Asturiana de este diario las oportunidades que supone la innovación tecnológica para el desarrollo industrial de la región.

Lausin expuso uno de los proyectos más pioneros en los que está embarcada la compañía siderúrgica: el Hydrogen Hub Asturias, una iniciativa para impulsar las investigaciones sobre la generación de hidrógeno de origen renovable (hidrógeno verde) y su aplicación industrial a gran escala en el Principado. "No es un proyecto solo para Arcelor, sino para toda la industria asturiana, ya que está abierto a que cualquier organización, investigador, empresa o ‘start up’ haga sus aportaciones", destacó Lausin, que indicó que la financiación de esta iniciativa procede de los fondos Next Generation de la Unión Europea y del Gobierno asturiano.

La científica jefe de Arcelor aseguró que, gracias al Hydrogen Hub y, en general, a la indagación sobre el hidrógeno verde, "se podrán implantar muchos proyectos en la región". Asimismo, la descarbonización y la potenciación de este gas como sustituto de los combustibles fósiles "traerá muchas inversiones a la industria y a la economía en general", y citó algunos planes que ya están sobre la mesa, como el HyDeal, que contempla el suministro a las fábricas asturianas de Arcelor y Fertiberia de gas renovable producido en plantas electrolizadoras ubicadas en Castilla y León. Con todo, esta iniciativa, prevista inicialmente para 2025, se acaba de retrasar a 2028.

Público asistente a la charla. | Irma Collín

Público asistente a la charla. | Irma Collín / Yago González

Trabajo por hacer

La directiva de ArcelorMittal admitió que "todavía hay muchas lagunas sobre el hidrógeno verde, y aún hay que hacer muchas investigaciones para entenderlo", razón por la que insistió en abrir las puertas a que "cualquier organismo o empresa que desee investigar sobre hidrógeno se una a nosotros".

Lausin resaltó las posibilidades de producir el gas renovable mediante diferentes fuentes y procedimientos. Por ejemplo, a través de una reacción termoquímica con la biomasa (energía procedente de materia orgánica vegetal o animal) o el aprovechamiento de diversos gases de uso industrial que liberan "grandes cantidades" de hidrógeno.

Según la científica, el hidrógeno tiene básicamente dos aplicaciones en la industria: como agente reductor –por ejemplo, para que ArcelorMittal produzca hierro de reducción directa, proceso para el que la compañía está analizando una inversión millonaria– y como agente de combustión. A colación de esto último, Lausin explicó que el uso de hidrógeno tendría un "alto impacto" en los materiales refractarios que recubren el interior de los hornos. "Con hidrógeno, los hornos aguantarían cinco años en lugar de 15, por lo que habría que estudiar con los suministradores de refractarios la manera de contener o rebajar ese impacto", apuntó.

Otro de los inconvenientes que presenta el gas, explicó la directiva asturiana, se refiere a su transporte, ya que es que es "una molécula muy pequeña que se escapa con facilidad de las tuberías". Por este motivo, el equipo de Lausin está explorando métodos para transformarlo y facilitar su traslado.

[object Object]

Ni siquiera la fórmula de la Coca-Cola está protegida con una patente. Sencillamente, porque no se puede, como explicó Daniel Gutiérrez, abogado y director de innovación y economía digital de Ontier España, que dio ayer una breve conferencia sobre la propiedad intelectual. ¿Cómo se blinda entonces la Coca-Cola? Con el secreto empresarial, una fórmula que cada vez va a más en España desde que en 2019 se elaboró una ley propia. Como su nombre indica, se trata de un secreto hasta para los propios empleados de la compañía. Uno de sus ventajas, dijo Gutiérrez, es que no tiene las limitaciones de tiempo ni de territorio, como pasaría con un producto.