Las 400 plazas de médico difíciles de cubrir que traen de cabeza a Asturias

Los hospitales de Jarrio, Cangas del Narcea y Arriondas y los consultorios urbanos, con pesadas guardias, concentran los puestos menos atractivos

Las 400 plazas de médico difíciles de cubrir que traen de cabeza a Asturias

Las 400 plazas de médico difíciles de cubrir que traen de cabeza a Asturias / LNE

Pablo Álvarez

Pablo Álvarez

Desde el inicio de la presente legislatura autonómica, la Consejería de Salud se propuso como objetivo prioritario revisar el mapa sanitario de la región. El pasado mes de enero planteó fusiones de las ocho áreas de salud, para dejarlas en tres, con cabeceras en Oviedo, Gijón y Avilés. La tramitación de esta reforma, que empezó con brío, parece haberse estancado, y una de las razones de este frenazo es la complejidad de gestionar los puestos de difícil cobertura de la red sanitaria pública regional. El Sindicato Médico de Asturias (SIMPA) ya ha puesto sus cartas sobre la mesa en lo que concierne a su categoría profesional: "Son de difícil cobertura unas 400 plazas de facultativos", explicó este jueves a LA NUEVA ESPAÑA José Antonio Vidal, secretario general del SIMPA.

Para poder dotar estos puestos de médicos que no sólo las ocupen temporalmente, sino que arraiguen en ellas, el doctor Vidal plantea la necesidad de "ofrecer incentivos, tanto económicos como no económicos". Y desarrolla su idea: "No es sólo dinero; están también las ayudas a las familias, a las guarderías, al desplazamiento, a la vivienda, que es muy difícil en esos sitios... Son cosas que facilitan la vida y que pueden fidelizar al médico allí. Lo que no interesa es tener mercenarios que vayan allí sólo por dinero".

¿Cuáles son esas plazas de más difícil cobertura? Según el SIMPA, para los médicos de hospital, la mayor parte de esos puestos están emplazados en las tres áreas sanitarias periféricas (Jarrio, Cangas del Narcea y Arriondas). Y en atención primaria, al contrario: en las zonas urbanas con una carga asistencial intensiva en la atención continuada (guardias).

Desgranando por disciplinas médicas, el secretario general del SIMPA señala que "hay especialidades y servicios con situaciones más complicadas y que afectan a toda Asturias, incluso a la zona central". Y concreta que se registran carencias de médicos más intensivas en anestesiología, radiodiagnóstico, dermatología, psiquiatría, urología, cirugía general...Para el Sindicato Médico, la revisión del mapa sanitario tiene que poner fin a las movilizaciones forzosas de médicos destinadas a cubrir huecos. "Tenemos un panorama dantesco, con más de 2.000 movilidades obligatorias al año", precisa José Antonio Vidal. La fórmula que plantea la Consejería de Salud para cubrir las plazas que llevan más de un año vacantes no convence al SIMPA.

El Sindicato Médico (SIMPA) plantea incentivar durante tres años los destinos menos apreciados

"Lo que proponen es mantenerla incentivada durante un año y, después de un año, reevaluarla. Y como habrá estado ocupada ese último año, dejará de ser de difícil cobertura, se le retirará la incentivación y volverá a quedar vacía", indica el dirigente sindical. Vidal defiende que incentivar esas plazas durante sólo un año sería ineficaz: "Es muy poco tiempo para la gestión de un puesto de difícil cobertura; como mínimo deberían ser tres años para que en ese tiempo salga a oposición o sea cubierta por personal fijo".

Los tres factores que hacen que una plaza sanitaria sea de difícil cobertura son, a juicio del SIMPA, la distancia, los obstáculos para la conciliación familiar y la dificultad de actualización de conocimientos y de rotaciones con hospitales grandes. "Nosotros proponemos atacarlo facilitando la vida a la gente, ayudando a que puedan seguir formándose y progresando profesionalmente, y facilitando su conciliación familiar", señala el doctor Vidal.

Suscríbete para seguir leyendo