Más control y más exigencia sobre los pisos turísticos, las claves de la nueva reforma legal aprobada por el Principado

La norma entra en la Junta con el objetivo de estar operativa en verano

Prohíbe los alquileres por habitaciones e incluye la posibilidad de declarar zonas protegidas en las áreas más masificadas

Más control y más exigencia sobre los pisos turísticos, las claves de la nueva reforma legal aprobada por el Principado

Más control y más exigencia sobre los pisos turísticos, las claves de la nueva reforma legal aprobada por el Principado / .

Vicente Montes

Vicente Montes

El consejo de Gobierno del Principado, reunido telemáticamente esta mañana, aprobó la reforma de la ley de Turismo con el fin de elevar el control y “endurecer los requisitos” sobre los pisos y viviendas turísticas. La Vicepresidenta del Ejecutivo asturiano, Gimena Llamedo, destacó que, tras la pandemia, la apertura de este tipo de alojamientos creció “de manera exponencial” en Asturias, al pasar de los 250 nuevos pisos turísticos al año antes de 2019 a los 600 actuales. “Queremos primar la calidad y sostenibilidad que son señas de nuestro turismo, pero también mejorar la convivencia y el acceso a la vivienda”, indicó Llamedo.

Con el objetivo de establecer un “crecimiento ordenado” de esta modalidad de alojamiento y evitar los problemas que se detectan en otras comunidades, el Principado quiere anticiparse con una reforma legal que hoy mismo ha entrado en el parlamento asturiano y para la que se solicitará un trámite de lectura única, de modo que pueda estar en vigor para el verano. La reforma legal ya obtuvo el apoyo unánime en el Consejo Asesor de Turismo, en el que están representados ayuntamientos, agentes sociales, la universidad y todos los partidos políticos con grupo parlamentario. De ahí que Llamedo apelase a los partidos de la Junta General a “facilitar y agilizar la aprobación de una ley que es buena para Asturias y que nos sitúa a la cabeza de la regulación turística en nuestro país”.

Para Llamedo, ese clima de consenso que ha rodeado la gestación de la reforma legal supone “una seña de identidad” del Ejecutivo asturiano. “Este cambio normativo es fruto del diálogo con el sector turístico, con los agentes sociales y con los ayuntamientos, que tienen además un papel fundamental dadas sus competencias urbanísticas en esta regulación”, señaló la Vicepresidenta.

El contenido de la reforma fue adelantado por LA NUEVA ESPAÑA y es la cuarta modificación que se realiza sobre una ley de Turismo que se aprobó hace más de 20 años. Aspira a “consolidar la calidad, impedir la masificación y mejorar la convivencia entre visitantes y vecinos”, sostiene el Gobierno. También se sientan las bases para delimitar futuras zonas turísticas protegidas, con el objetivo de salvaguardar el medio ambiente y el patrimonio histórico de las áreas más concurridas.

Estas son algunas de las claves de la nueva regulación.

Requisitos

El proyecto normativo recoge varias limitaciones, por ejemplo, establece que las viviendas de uso turístico deberán alquilarse íntegramente; es decir, que no podrán contratarse por habitaciones. También tendrán que cumplir determinados requisitos de accesibilidad y sostenibilidad. Además, ningún piso sometido a régimen de protección pública o protección oficial podrá comercializarse como vivienda de uso turístico.

 Esta actividad económica tendrá que contar con autorización expresa de las comunidades de vecinos, que podrán impedir el establecimiento de este tipo de negocios en sus edificios si así se establece en los estatutos de la comunidad o por acuerdo de la mayoría. El plazo para cumplir este requisito es de seis meses.

Por otra parte, estos pisos deberán exhibir en un lugar destacado y visible una placa identificativa de su condición de VUT (Vivienda de Uso Turístico), así como su número de inscripción en el Registro de Empresas y Actividades Turísticas del Principado. También deberán mostrar estas identificaciones en todas las páginas web y en cualquier soporte físico en el que se promocionen. Esta medida está relacionada con las acciones que viene impulsando el Gobierno de Asturias para la detección de los negocios ilegales, uno de los principales objetivos de la nueva normativa.

A finales de 2023, en Asturias había registradas 5.696 viviendas para turistas (2.016 vacacionales y 3.680 de uso turístico), según figura en el estudio que está elaborando un equipo multidisciplinar de la Fundación Universidad de Oviedo. En el período de 2010 a 2019 se incorporaron una media de 250 nuevas viviendas turísticas al año, cifra que se ha disparado hasta las 605 desde 2020 hasta ahora.

Aumento de la inspección

Las medidas de inspección se incrementan para garantizar el cumplimiento de la normativa. Para ello, ya se ha creado un servicio específico que prestará especial atención al intrusismo, la clandestinidad y la oferta ilegal. De forma paralela, la Consejería de Presidencia, Reto Demográfico, Igualdad y Turismo trabaja en el diseño de una herramienta digital para la detección de negocios irregulares.

Sanciones

El anteproyecto establece un nuevo abanico de multas en función de la gravedad de la infracción, cuya cuantía se incrementa en todos los tramos:

  • Faltas leves: de 150 a 1.500 euros. En la actualidad, van de 60 a 600 euros.
  • Faltas graves: de 1.501 a 15.000 euros. Las vigentes ahora oscilan entre 601 y 6.000 euros. O
  • Faltas muy graves: de 15.001 a 100.000 euros. Hasta ahora, la horquilla abarcaba de 6.001 a 60.000 euros.

Las sanciones también pueden conllevar la clausura de establecimientos.

Zonas protegidas

La reforma incluye el concepto de zona turística protegida para aquellas áreas en las que se superen los niveles máximos de oferta y demanda, tanto de actividades como de establecimientos, o donde se pongan en riesgo el medio ambiente o los recursos turísticos básicos. Estas zonas podrán circunscribirse a un concejo, limitarse a algunas partes del mismo e incluso incluir más de un municipio.

La declaración de estas zonas será competencia del Consejo de Gobierno y deberá de ir acompañada de un programa de medidas protectoras.

Para favorecer la cogobernanza, las entidades locales podrán establecer ciertas limitaciones en estas zonas de especial concurrencia por razones de interés general.

Condiciones para las empresas

La modificación obligará a contratar, con carácter general para todas las empresas del sector, con un seguro profesional de responsabilidad civil. Asimismo, cualquier acción de comercialización, tanto en soporte físico como en digital, deberá incluir el número de inscripción en el Registro de Empresas y Actividades Turísticas del Principado.

La declaración responsable de conocimiento y cumplimiento de los requisitos exigibles que debían presentar los propietarios de pisos turísticos con antelación al inicio de la actividad únicamente se podrá tramitar a partir de ahora por vía electrónica, para mejorar su control y seguimiento.

Las compañías turísticas que ya funcionan tendrán seis meses para adaptarse a todos estos cambios, una vez entre en vigor la ley. El incumplimiento de los requisitos establecidos conllevará la salida del registro y la imposibilidad de ejercer la actividad en un periodo de seis meses a cuatro años.

Suscríbete para seguir leyendo