Una prueba académica clave para el futuro de los estudiantes

Los estudiantes asturianos inician la EBAU tras semanas de mucho estudio: "Solo nos queda el sprint final"

Comienza la prueba de acceso a la Universidad, con más de 5.000 asturianos matriculados y con exámenes hasta el próximo jueves

Estudiantes preparando sus exámenes en la Biblioteca Bances Candamo de Avilés.

Estudiantes preparando sus exámenes en la Biblioteca Bances Candamo de Avilés. / Mara Villamuza

Más de 5.000 estudiantes asturianos se enfrentan desde este martes y hasta el jueves a la EBAU. Estos días, los jóvenes apuraron las últimas horas disponibles para echar los últimos repasos a los temarios.

María Rancaño es vecina de Santa Eulalia de Oscos y estudiante del instituto Elisa y Luis Villamil, de Vegadeo. Este martes empezará en el Marqués de Casariego, de Tapia, su prueba de acceso a la Universidad y trata de controlar los nervios mientras da el último repaso. "Estoy mentalizada de que no es bueno ir muy nerviosa porque la cosa puede ir mal, pero aun así hay nervios que tengo que intentar controlar", señala esta joven que cursó el bachillerato de Salud. Rancaño necesita nota, ya que las carreras a las que aspira tienen cortes elevados. Aún duda entre Odontología o Bioquímica, así que la nota final jugará un papel clave en su elección.

Rodrigo Fernández-Tresguerres, recién graduado en el Bachillerato Científico en el instituto Aramo (Oviedo), lleva dos semanas "estudiando duro" en la biblioteca Ramón Pérez de Ayala. "Se hace largo, pero ya estoy pensando en las vacaciones", señala el joven. "No he notado los nervios, ya que solo necesito un 5", destaca, y es que además de las cuatro asignaturas troncales, se presentará a Física para tratar de entrar en Ingeniería Geomática, en Mieres. De cara a la primera jornada, apunta a que repasará algunos temas: "Solo queda el sprint final".

"La semana pasada estaba más tranquilo. Ahora ya se notan los nervios un poco más". El langreano Adrián Alonso apura las horas previas con buen humor. Atrás quedan jornadas maratonianas de estudio y repaso con pequeños descansos para comer y "despejar la cabeza". Su objetivo, estudiar Magisterio. La rutina de estudio ha empezado cada día con clases de refuerzo en el colegio Beata Imelda-Santo Tomás de La Felguera y "simulacros" de exámenes. A media tarde, en el centro municipal de estudios de Langreo. Se toma un descanso a media tarde, para oxigenar la mente. Ayer tocó el Sporting. "También hubo tensión, pero la cosa acabó bien", explica Alonso.

"Han sido días de bastante agobio. Este fin de semana solo salí para dar paseos de 20 minutos para airear". La avilesina Marta Fernández está dando el callo desde el primer día para cumplir su objetivo de cursar Medicina en la Universidad de Oviedo, una carrera que el año pasado "tuvo un 13 de corte" y que requiere los mayores esfuerzos, motivo por el que incumplió su promesa de no estudiar en la previa. "Prometí no repasar el día antes, pero aquí estoy, repasando exámenes de años anteriores", señaló Fernández, que apura para "ir a por la máxima nota". Durante su preparación ha sido clave su colegio, el San Fernando, donde les han "exprimido" para que una vez que se sienten "veamos que son más fáciles de lo que decían".

"Estoy nerviosa. Llevo unos días que me cuesta dormir y estoy algo agobiada". La gijonesa Nuria Ortega afronta las horas previas a los exámenes con muchos nervios. En juego está su futuro académico y, probablemente, el profesional. "Quiero estudiar magisterio y necesito un 9 sobre 14", afirma la joven, que acaba de terminar el Bachillerato Artístico en el instituto Universidad Laboral, y que ha pasado las últimas dos semanas estudiando.

"Historia es a la que más horas he dedicado", afirma la joven, que el próximo 12 de julio cumplirá 18 años y solo se examinará de las asignaturas troncales: Dibujo artístico, Inglés, Historia y Lengua. Ortega "debutará" este martes en la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón. "Voy a estar estudiando desde por la mañana", asegura la estudiante, que también tratará de poner a la diosa Fortuna de su parte: "Llevaré un collar y un anillo de mi novio para que me dé suerte".

Solo boli azul o negro en una prueba que Feijóo plantea homogeneizar

C. G.

Con el comienzo de la EBAU, conviene tener en cuenta las normas destinadas a evitar la tentación de copiar, se estipulan varias normas. Principal hincapié en la obligatoriedad del DNI para su identificación. Las botellas de agua deberán estar sin etiqueta y encima de la mesa. Entre otras, destaca la obligación de lucir orejas despejadas, de forma que no se puedan ocultar auriculares. Y es que los aparatos electrónicos son los más vigilados, por lo que tampoco se permiten teléfonos móviles, ordenadores o relojes inteligentes. Estos podrán sustituirse por modelos analógicos. El uso de bolígrafo o pluma está limitado a tinta azul o negra indeleble y a la restricción del típex: si hay un error, se tacha. Tan sólo podrán emplear lápiz quienes se examinen de disciplinas artísticas. El diccionario, por su parte, sólo podrá emplearse en Griego y Latín. En caso de que algún estudiante sea cazado, serán expulsados y calificados como no aptos. De cara a próximas convocatorias, el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, aboga por homogeneizar las pruebas a nivel estatal, medida que ha acordado con las Comunidades Autónomas gobernadas por su partido. En ese sentido, insta también a las del PSOE, entre las que está Asturias, a sumarse a la propuesta para "una EBAU homogénea en catorce CC AA".