El buque-insignia de la sanidad asturiana cumple 10 años

Los residentes eligen el HUCA por sus "instalaciones punteras" y la "gran calidad de la docencia"

Los futuros especialistas valoran tres facetas del hospital: dotación tecnológica, un edificio moderno y el alto nivel profesional

De izquierda a derecha, Marta Vázquez, Enrique García, Laura Samaniego, Álvaro Cachero, Mónica Bazó, Jorge Gracia, Iván Menéndez, Pablo Agüeria,  Alberto Alén, Axel Mariño, Natalia Izquierdo, César Bazó, Ana Belén Díez, Ángel Bernardo, Laura Menéndez, Julián Rodríguez, Mari Luz Domínguez,  Ángela Gómez y Fernando López, en el atrio del HUCA.

De izquierda a derecha, Marta Vázquez, Enrique García, Laura Samaniego, Álvaro Cachero, Mónica Bazó, Jorge Gracia, Iván Menéndez, Pablo Agüeria, Alberto Alén, Axel Mariño, Natalia Izquierdo, César Bazó, Ana Belén Díez, Ángel Bernardo, Laura Menéndez, Julián Rodríguez, Mari Luz Domínguez, Ángela Gómez y Fernando López, en el atrio del HUCA. / Fernando Rodríguez

El Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), bien conocido por los asturianos y asturianas, es el buque insignia de la sanidad en la región. Y una parte fundamental de este hospital son los residentes de las distintas especialidades que allí se forman con el objetivo compartido de ofrecer el mejor trato al paciente. De garantizar la calidad y formación de los residentes se encarga la Comisión de Docencia: "Nuestra labor consiste en guiar y tutorizar a los residentes, darles ese respaldo tan necesario cuando se está empezando", explica Julián Rodríguez, jefe de estudios del HUCA.

Sin embargo, lejos de ser un camino unidireccional, la presencia de residentes, supone "un soplo de aire fresco tanto para los docentes como para el hospital, porque te mantienen actualizado, activo, tienen muchas ganas de aprender y nosotros tenemos que estar a la altura y enseñarles", sostiene César Bazó, vicepresidente de la Comisión de Docencia. "Es un aliciente para trabajar hacia la excelencia y mantener la ilusión, porque nosotros también aprendemos de ellos, es una simbiosis y eso es lo bello de la docencia en los hospitales", señala Rodríguez.

LA NUEVA ESPAÑA ha recabado los testimonios de varios residente del HUCA de diversas especialidades.

Axel Mariño, médico residente de oncología. "Soy asturiano, pero estudié en la Universidad de las Palmas de Gran Canaria y para especializarme decidí volver a casa. Escogí el HUCA porque es un hospital muy puntero y moderno. Indagando un poco, descubrí que tiene mucha experiencia en formación MIR a nivel docente, en lo que es pionero, y también te permiten hacer la tesis y seguir investigando. Además, escogí oncología médica porque creo que es una especialidad que por desgracia tiene bastante futuro. El cáncer es una enfermedad que está creciendo y hay mucho por hacer todavía. Nos queda mucho por avanzar. Me parece una especialidad bonita, que tiene mucha clínica, con la que podemos aportar mucho a los pacientes, y el HUCA es un hospital de vanguardia en el que poder investigar el terreno que queda por descubrir, que es mucho".

Laura Samaniego, médico residente de geriatría. "Soy de León y estudié en Santander, pero vine a preparar el MIR a Oviedo. Siempre me gustó tratar con pacientes ancianos, así que decidí visitar geriatría en el Hospital Monte Naranco y me encantó. Por suerte me dio la nota y aquí me quedé. Me gusta mucho la visión global que se hace del paciente y me parece que esta especialidad es cada vez más necesaria porque la población evoluciona hacia el envejecimiento. Cada día estamos más presentes en el manejo transversal de los pacientes mayores. Al final, nosotros intentamos valorar la calidad de vida, la situación funcional, cognitiva...y trabajar desde un punto transversal porque en todas las especialidades, salvo pediatría, se ven pacientes mayores. Y hay que saber tratarlos, porque el paciente geriátrico es muy bonito, pero muy complejo también, y creo que hay que formarse para ofrecer el mejor servicio posible desde los puntos de vista profesional y humano".

Jorge Gracia, médico residente de medicina familiar y comunitaria. "Soy murciano pero escogí el HUCA porque es un hospital que está prácticamente nuevo. Hay muy pocos hospitales de tercer nivel en España que tengan estas características: está emplazado en un sitio precioso, tiene unas instalaciones de diez y hay un equipo de docentes muy bueno. Todo ello partiendo de la base de que es un hospital con mucha presión asistencial, lo que hace muy difícil que estén encima de ti en todo momento, y aún así te acompañan, te enseñan y, cuando necesitas cualquier cosa, están ahí para ti. Si bien es cierto que hay momentos de vacío, creo que eso también es parte del crecimiento y aprendizaje. Éste es mi tercer año y la verdad es que es un viaje curioso, porque al principio empiezas un poco perdido, todo da miedo y pasas de tener un puzzle en el que te dan las piezas, que es el examen MIR, a tener que construir tú ese puzzle. La medicina es un poco así: de un momento a otro, todo puede dar la vuelta y complicarse, pero a medida que vas sumando conocimientos y experiencias adquieres más confianza en ti mismo y aprendes a gestionarlo mejor".

Enrique García, médico residente de microbiología. "Elegí el HUCA para hacer la residencia porque soy asturiano y ya había hecho otra especialidad en este hospital, así que quería seguir con lo bueno conocido para formarme. Mi sueño es especializarme en enfermedades infecciosas, pero en España no existe, así que la idea es formarme a través de una primera especialización en medicina interna y esta segunda en microbiología. Creo que el HUCA es un hospital bastante avanzado, sobre todo en la parte de laboratorio, y teniendo en cuenta mi servicio en particular, es de los más punteros: tenemos muchas técnicas diferentes que en otros hospitales, incluso a nivel nacional, no están disponibles, y en general el ambiente de trabajo es muy bueno, es un hospital excelente".

Marta Vázquez médico residente de radiodiagnóstico. "Escogí esta especialidad porque, aunque me gustaba mucho la ginecología y las consultas con los pacientes, vi que se me hacía muy estresante y descubrí que hay muchas especialidades muy desconocidas, como es la de radiodiagnóstico en las que haces mucho trabajo y con las que ayudas tanto o más. En rayos estás casi en la sombra, pero es una parte del hospital que cada vez tiene más fuerza en el día a día porque se necesitan muchas pruebas de imagen. Lo cierto es que me pareció una especialidad bastante desconocida, porque no se promociona mucho, está un poco escondida, pero es muy interesante y me parece importante implementar las nuevas tecnologías. Esta especialidad depende mucho de las máquinas y de la tecnología que tengas. Los hospitales grandes suelen ser más punteros y el HUCA es uno de los mejores hospitales de España en cuanto a la dotación tecnológica, que está a la altura de los centros privados con mayor inversión. Tenemos mucha suerte".

Pablo Agüeria médico residente de endocrinología y nutrición. "Al principio dudé entre varias especialidades, pero escogí endocrinología porque es muy transversal y puedes tener contacto con otros profesionales, cosa que me parece fundamental en la medicina. Además, una de mis prioridades era quedarme en el HUCA, así que cuando vi que podía seleccionar endocrinología aquí me lancé de cabeza, sin dudarlo. Otra de las razones por las que escogí este hospital es porque tiene muchos adjuntos jóvenes, es un hospital muy vivo, y como yo estudié en la Universidad de Oviedo, ya tenía la experiencia de las prácticas. La docencia es excelente, se tiene muy en cuenta la opinión del residente y en mi caso me he sentido muy apoyado durante todo el año que estuve rotando por el hospital. La verdad es que así te dan ganas de venir a trabajar, hay muy buena relación entre residentes y también con los docentes".

Andrea Fernández enfermera residente de pediatría.

"Soy de Gijón y vine un poco a ciegas, porque estudié en la Facultad de Enfermería de mi ciudad, pero estoy encantada. La experiencia no puede ser mejor, las instalaciones son sobresalientes y la docencia inmejorable. Fue la calidad de los profesores lo que me hizo decantarme por este hospital, sumado a que me quería quedar en Asturias, cerca de casa, y no me arrepiento para nada".

Sara González, enfermera residente de salud mental. "Soy de Oviedo y ya había trabajado aquí como enfermera tres años antes de decidir especializarme, así que la elección estaba clara. Creo que la salud mental es muy importante, sobre todo en la sociedad en la que vivimos, y tiene que ser algo individualizado. La atención en salud mental es diferente a la enfermería asistencial a la que estamos acostumbrados. Éste es un trabajo biopsicosocial, más técnico, en el que el trabajo en equipo es muy importante. Hay que aprender mucho sobre el manejo de las emociones y tener tacto con los pacientes, pero al final del día cuando consigues ayudar a la gente es muy gratificante".

Iván Menéndez, biólogo residente de inmunología. "Cuando hice el BIR obtuve buena puntuación y pude escoger el centro y la especialidad que quería. Soy de Cangas del Narcea y no quería irme de Asturias, así que estoy encantado. Además, esperaba poder hacerla en el HUCA porque esta es una especialidad de laboratorio, así que disponer de buenos materiales es primordial a la hora de tener una buena formación, y dentro del servicio la sección de autoinmunidad es muy potente. Lo tiene todo, un campo precioso y un hospital sobresaliente".

Suscríbete para seguir leyendo