Entrevista | Manuel García Ingeniero, desarrolla herramientas digitales antifraude

"El ser humano no es incorruptible y hay fraudes, pero en España la contratación se hace muy bien"

"Utilizo la tecnología con el objetivo de devolver lo que la sociedad me ha dado"

El ingeniero Manuel García.

El ingeniero Manuel García. / Miki López

Manuel García (Oviedo, 1987) es ingeniero de telecomunicaciones y pionero en la búsqueda de licitaciones irregulares en España. Este viernes, la Asociación Española de Ingenieros de Telecomunicación le premiará en la IV Noche de las Telecomunicaciones de Asturias (19 horas, Deloya Latores, Oviedo).

–Un nuevo premio para usted. ¿Cómo lo valora?

–Este premio es especial porque son compañeros de profesión, amigos, profesores de la Universidad. Realmente me hace mucha ilusión y estoy muy agradecido. Además, es un poco a la trayectoria. En general, dan premios a ingenieros de telecomunicaciones que son muy técnicos, que no es mi caso. En mi caso, utilizo la tecnología con un fin social, para detectar licitaciones irregulares, que no es algo muy específico del área de telecomunicaciones. Eso también aporta cómo los ingenieros podemos ayudar a los problemas que tenemos en la sociedad.

–¿Qué objetivo tiene con su trabajo premiado?

–Es un campo poco investigado por lo ingenieros, ya que casi no los hay ni en España ni fuera que se dediquen a estos temas. Y es también con un fin social. Todo lo que la sociedad me ha dado, devolvérselo. Por eso creé herramientas para mejorar la contratación y ayudar a las administraciones publicas a ser más eficientes.

–¿Es un campo emergente para su sector?

–Así es. Por eso me gusta ir a conferencias y divulgar para que se dé a conocer con la esperanza de que más técnicos se apunten. Es un área en el que hasta hace pocos años no había datos de manera masiva. Desde la ley de contratos del 2017 se publican masivamente en España y en Europa y los ingenieros podemos empezar a trabajar con ellos para hacer herramientas como las que he hecho. Tradicionalmente eran los juristas los que liberaban esta área de contratación pública. El Derecho Administrativo era el que estaba marcando las pautas peor lo hacían un poco a ciegas. Ahora con estos análisis macro ya se puede evaluar el rendimiento.

–¿Existen carencias en el control de las administraciones?

–Conozco muy bien a las administraciones encargadas de controlar la contratación. Hay decenas de miles de funcionarios que se dedican a fiscalizar la contratación. Hacen un excelente trabajo, pero en España hay más de 200.000 licitaciones al año. Es un 15% del PIB. Cada pequeño ayuntamiento licita. Hay más de 20.000 órganos que contratan. El ser humano no es incorruptible y siempre hay algún caso de fraude. En prensa salen los casos en los que ha habido fallos, pero por suerte la contratación se hace de manera muy buena.

–Hay herramientas para facilitar su labor.

–Se podrían hacer muchas más. Si esto lo ha hecho una persona con datos públicos y escasos medios y recursos, imaginemos lo que pueden hacer administraciones con presupuestos millonarios y con mucho personal. También hay que decir que la administración se tiene que dotar de personal técnico para desarrollar estas herramientas.

–¿Qué tipo de improcedencias se ha encontrado?

–Básicamente que una licitación está otorgada de antemano. En el pliego técnico, en los metadatos, las propiedades del documento, ya figura el nombre de la empresa adjudicataria. Mi programa lo que hace es automatizar la revisión. Descarga millones de licitaciones, los documentos leen los metadatos y lo compara con el adjudicatario. Si hay un "match", salta una bandera. Esa es la irregularidad.

–¿Por qué se produce?

–Una de las principales causas es que hay poco personal de la administración pública para poder redactar los pliegos. También hay mucha rotación porque son puestos difíciles. Además no existen expertos en contratación y es una de las medidas que se quieren adoptar. También hay causas tecnológicas, ya que no utilizan herramientas digitales para redactar pliegos. Algunas administraciones quieren implementar la inteligencia artificial para que les ayude.

–¿Se han interesado las administraciones públicas?

–Más que por la herramienta, en mi persona. Para que les forme. Por ello doy formaciones a la Sindicatura de Cuentas de Asturias y acudo a sus eventos. Hago labores divulgativas para que se vea cómo con el big data y la inteligencia artificial se podría usar sus fuentes de información públicas y privadas para desarrollar herramientas o mejorar sus procesos internos.

Suscríbete para seguir leyendo