Los sindicatos de educación infantil aplazan la huelga tras ser convocados a una reunión

Lydia Espina recalca en la Comisión de Educación que "las trabajadoras infantiles no perderán derechos" tras la aprobación de la ley de "Les Escuelines"

Un monencto de la concentración de sindicatos de escuelas infantiles frente a la Consejería de Educación.

Un monencto de la concentración de sindicatos de escuelas infantiles frente a la Consejería de Educación. / Mario Canteli

Los sindicatos CCOO, UGT y CSIF han aplazado al 28 de junio la huelga prevista para los días 18 y 20 del mismo mes. Las organizaciones tomaron la decisión tras recibir una convocatoria por parte de la dirección general de Empleo para encaminar la negociación respecto a la integración de las trabajadoras de las escuelas infantiles municipales que no fueron estabilizadas por sus respectivos ayuntamientos –Avilés, Siero, Mieres y Grao–. En su comunicado, el comité de huelga valoró positivamente que el Gobierno de Asturias "se dé por aludido y abra la negociación que Educación se negó a poner en marcha durante casi cuatro meses".

Además de la estabilización de las trabajadoras, las educadoras infantiles y los sindicatos reclaman como aspectos prioritarios la inclusión del personal en la categoría B –correspondiente a las técnicas de educación infantil–, la igualdad salarial o la instauración de la doble pareja educativa en cada aula.

"Una vez integradas en el Principado, las trabajadoras infantiles negociarán sus condiciones con la dirección general de Empleo Público". La Consejera de Educación, Lydia Espina, compareció este viernes en la Comisión de la ley de "Les Escuelines", en la que garantizó al personal de las escuelas infantiles, convocadas a huelga este mes, que "se está trabajando para darles las mayores certezas y escucharlas al máximo".

Uno de los apartados más criticados por las trabajadoras de las escuelas se refiere a las condiciones en las que pasarán de manos municipales a autonómicas. En ese sentido, Espina reiteró que se integrarán en el Principado como personal laboral al tratarse de personal no docente. "Son técnicas de educación infantil y la ley establece los requisitos que tiene que cumplir", señaló Espina, que reivindicó que "no es una decisión arbitraria de la Consejería" sino "algo que establece la norma y regula a todo el Estado".

Por ese motivo, Lydia Espina recalcó que la plantilla, una vez bajo el mando del Principado, negociará sus condiciones laborales con la dirección general de Empleo Público "y lo hará de la mano de la Consejería de Educación". Además, señaló que la dirección general cuenta con una bolsa de empleo a la que se recurrirá para proceder a la apertura de las primeras escuelas de la red autonómica.

Suscríbete para seguir leyendo