Solo uno de cada diez donantes de sangre es menor de 24 años: "Hay que garantizar el relevo"

Las reservas en Asturias están por debajo de las 500 bolsas y se necesitan entre 180 y 200 donaciones al día para atender la demanda

María Teresa Díaz, directora del Centro Comunitario de Sangre; Celia Fernández, vicepresidenta del Parlamento asturiano, y Faustino Valdés, presidente de la Federación de Donantes de Sangre del Principado.

María Teresa Díaz, directora del Centro Comunitario de Sangre; Celia Fernández, vicepresidenta del Parlamento asturiano, y Faustino Valdés, presidente de la Federación de Donantes de Sangre del Principado. / C. G.

"Hablar de donación es hablar de solidaridad. Nueve de cada diez personas necesitarán una transfusión de sangre a lo largo de su vida". Este viernes, la Junta General del Principado celebró el Día Mundial del Donante de Sangre, una labor en la que España y Asturias son referentes a nivel internacional. Concretamente, el Principado se sitúa en tercer lugar en cuanto a índice de donación con 41 personas por cada 1.000 habitantes –la media nacional es de 35,5–, tan solo superada por Castilla y León y Extremadura. Sin embargo, también es una de las regiones más envejecidas de Europa, lo que dificulta el relevo generacional en cuanto a donación de sangre.

Maite Díaz, directora gerente del Centro Comunitario de Sangre y Tejidos de Asturias (CCSTA), señaló durante el acto que en 2023 Asturias contó con 41.405 donaciones de sangre, repartidas entre 26.465 personas de las que 3.531 fueron nuevos donantes. Sin embargo, el mayor volumen de personas que donaron sangre se encontró en un abanico entre los 45 y 54 años, el 35 por ciento. Tan solo en el 9 por ciento de los casos tenían entre 18 y 24 años. Díaz señaló la importancia de fomentar la donación, que en los hombres se puede realizar cuatro veces al año, mientras que las mujeres pueden hacerlo tres.

Uno de los casos de joven concienciado es el del avilesino José Antonio Valbuena, que este lunes cumplió los 18 años y decidió celebrarlos donando sangre. "Faltan donantes jóvenes, no es habitual encontrarlos, por eso entre los que lo hacemos debemos convencer al resto para que lo hagan", comentó. Valbuena propuso realizar mayor difusión en redes sociales, "donde nos movemos los jóvenes", para animarles a que donen.

La situación, recalcó Díaz, es de emergencia, y es que en 2023 el número de donaciones descendió un 0,9 por ciento (152), aunque se incrementó en 322 donantes nuevos. Además, las reservas actuales están por debajo de 500 bolsas de sangre y son necesarias entre 180 y 200 donaciones para atender la demanda actual. El tipo sanguíneo más demandado es el 0 positivo. Por otro lado, Ana María Ojeda, directora técnica del centro, puso en valor también la importancia de difundir la necesidad de donar plasma, un componente que sirve para el tratamiento de grandes quemaduras o personas con trastornos de la coagulación.

Actualmente, Europa no es autosuficiente y Asturias logró el año pasado obtener 210 plasmaféresis de las 300 que se tiene como objetivo anual.