Más tendencia a deshacerse de mascotas tras la ley de Bienestar Animal

Las protectoras dudan de los efectos positivos de la norma, que creen que disuade de tener animales para evitar complicaciones

Más tendencia a deshacerse de mascotas.

Más tendencia a deshacerse de mascotas. / STOCK

Las asociaciones y protectoras de animales asturianas no han notado muchos cambios y tampoco positivos con la entrada en vigor de la ley de Bienestar Animal más de medio año después. Bien por desconocimiento de los dueños de los animales o bien por el miedo a no saber gestionar las obligaciones que presenta la norma, muy cuestionada en su día, las entidades animalistas sí perciben que hay más tendencia a deshacerse de las mascotas al no querer o no poder hacerse cargo: no han percibido un mayor número de abandonos callejeros, pero sí una tendencia a dejar a los animales.

"En nuestro día a día, lamentablemente, no notamos mucha diferencia entre el antes y el después de la aplicación de esta ley. Lo que sí hemos observado es un alarmante aumento en el número de personas que nos contactan para dejar a su perro o gato. Estamos completamente desbordados por esta situación", valora Blanca Rodríguez, presidenta de la protectora de animales ovetense "Más que Chuchos". Y no es la única.

"Nunca antes habíamos recogido cobayas y en dos semanas han llegado tres", explican

Alicia Quesada, coordinadora y presidenta de la Fundación Amigos del Perro del Principado de Asturias estima: "Yo lo que vivo aquí en el albergue, antes y después de la aplicación de la ley de Bienestar Animal, es exactamente lo mismo que antes. No he notado ningún cambio positivo, pues siguen abandonándose animales, especialmente en la época de vacaciones, que hay un incremento".

La situación sí se ha complicado para la asociación de protección animal "La Xana". "Nunca antes habíamos recogido cobayas y durante las últimas dos semanas ya hemos recibido tres", explica Luz García, presidenta de la asociación. Y es más: "También hemos recibido muchas llamadas de personas asustadas preguntando si ya no van a poder tener a su animal". La situación, a juicio de García, se debe a que "es una ley hecha por gente que no tiene ni idea de la situación, porque los que tienen perro entienden más de canes y animales que aquellos que la han dictado".

Angela Carrubba, presidenta de la protectora de animales de Navia, notó un incremento en el abandono de perros durante los meses previos a la aprobación de la ley de Bienestar Animal; no obstante, después se mantuvo constante. "Más o menos el número de perritos que encontramos o nos llegan es casi siempre igual, en esta zona no suele haber abandonos estivales", expone Carrubba.

Suscríbete para seguir leyendo