Adrián Barbón: "El HUCA, que se sacó adelante a pesar de la oposición de muchos, es una marca de calidad de Asturias"

El Presidente del ejecutivo asturiano quiso agradecer su "gran trabajo y esfuerzo" a quienes hicieron y hacen "un hospital de excelencia" en su décimo aniversario

Tanto las nuevas instalaciones del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) como la primera que allí nació Noa Ramírez, cumplen una década y a los dos ha querido felicitar Adrián Barbón, presidente del Principado de Asturias. "Estamos aquí para recordar vuestros nombres", indicó Barbón, el del Noa, el de su madre y el de todos aquellos que dieron los primeros pasos para crear un "hospital de excelencia", pero también "el de quienes lo siguen haciendo posible". A juicio del presidente del ejecutivo asturiano "el HUCA tiene nombre propio, este hospital ya forma parte de la geografía asturiana, porque es la expresión de la mejor Asturias y una de nuestras mejores marcas de calidad". Todo ello a pesar de "las trabas de la oposición". Y es que Adrián Barbón recordó especialmente "al presidente Vicente Álvarez Areces, por llevar a cabo esta obra, la ejecución de la misma, con la oposición de muchos, que hay que decirlo alto y claro, quisieron impedirlo a toda costa. Y también a mi antecesor, el presidente Javier Fernández y al entonces consejero de Sanidad, Tino Blanco, porque fueron quienes lo pusieron en marcha e hicieron un traslado modélico que quiero felicitar. Al ser un día de celebración voy a saltarme algunos capítulos, ya habrá tiempo de recordar aquellos recelos, las dudas, y la oposición explícita de la construcción".

Un cumpleaños en el que se recordaron las muchas virtudes que tiene el HUCA. "La mejor atención pasa por tener los mejores profesionales, los tratamientos más avanzados, la mejor dotación tecnológica, que el hospital tenga energía siempre, que den de comer y el menú esté bueno, que las habitaciones y demás dependencias estén limpias y la capacidad para reparar averías al momento", expuso Barbón, haciendo hicapié en lo necesarias e importantes que son cada una de las piezas para que el motor engrane bien. "El hospital es como un iceberg, la superficie que asoma, la visible, es espectacular y llama la atención, pero hay otra debajo, igual de importante, que es la sala de máquinas y apenas se ve pero sostiene a todas las demás". Y eso es lo que hace que "en el Huca el paciente reciba la mejor atención posible". Una tarea "difícil alcanzar los niveles de excelencia que tiene el HUCA en solo 10 años de historia", opinó el Presidente asturiano.

No obstante, durante la jornada también se establecieron objetivos de futuro. "Un desafío significativo que tiene pendiente la sanidad asturiana es reducir las listas de espera", expuso Cesáreo Marqués, que acudió en representación de la ciudadanía. "Las listas de espera generan ansiedad y complicaciones para los pacientes, por lo que hay que buscar soluciones eficientes y adaptarse a las necesidades", estimó Márqués sin olvidarse del "compromiso con la excelencia médica" que tiene el HUCa y que demostró con creces durante la pandemia "habilitando camas UCI muy necesarias y erigiéndose como baluarte contra el virus".