Los retos de la balanza autonómica

Nueva advertencia de los economistas: condonar la deuda de las autonomías desequilibrará el presupuesto

Arruñada, contra el rescate de "comunidades que gasten por encima de sus posibilidades"

De la Fuente defiende un fondo de nivelación

Pedro Sánchez y Salvador Illa

Pedro Sánchez y Salvador Illa / EFE

Luis Ángel Vega

Luis Ángel Vega

Los economistas coinciden en que la financiación a la carta que plantea el Gobierno de Pedro Sánchez, y que encuentra rechazo incluso en las filas socialistas, perjudicará sobre todo a regiones como Asturias, que son receptoras netas de fondos de nivelación.

Para Benito Arruñada (Vegadeo, 1958), catedrático de Organización de Empresas de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, "el cupo vasco y navarro supone un privilegio, pues permite a estas regiones disfrutar de los servicios centrales sin apenas contribuir a financiarlos. La implantación para Cataluña de un cupo similar podría aumentar la desigualdad financiera entre regiones. Extender ese privilegio a Cataluña dejaría a las demás regiones en desventaja. Su extensión supondría que, o bien habría que reducir el gasto que comportan esos servicios, o bien habría que aumentar la carga que pesa sobre las demás regiones".

Por su parte, el gijonés Ángel de la Fuente, profesor asociado en el departamento de economía e historia económica de la Universidad Autónoma de Barcelona y director de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), indica que "los hogares de mayor renta generalmente pagan más en impuestos de lo que reciben en servicios y prestaciones, generando así un excedente fiscal que es lo que permite financiar políticas redistributivas. Estos hogares se concentran especialmente en algunas regiones, entre las que está Cataluña. Si dejamos que estos territorios ricos se queden con una parte mayor de este excedente, habrá menos recursos para financiar la redistribución, tanto a través del sistema de financiación autonómica como a través de políticas sociales de competencia estatal. Lo que piden los nacionalistas catalanes va en esta dirección. Los efectos dependerán de en qué medida se les de lo que quieren. No es blanco o negro, pero en cualquier caso no serán buenos para Asturias, que es una gran beneficiaria de la nivelación regional y de otras políticas sociales".

En cuanto a la condonación de 15.000 millones que pretende llevar a cabo el Gobierno de Sánchez, Arruñada explicó que "el Fondo de Liquidez Autonómica se creó en 2012 para solventar las dificultades transitorias de tesorería de algunas comunidades, sobre todo la catalana, cuando dejaron de poder financiarse en los mercados porque los acreedores potenciales empezaron a no fiarse de su solvencia". Añade que, "en teoría, incluye planes de consolidación fiscal; pero, en la práctica, son las comunidades con mayores deuda y déficit, como Cataluña y la Comunidad Valenciana, las que, desde su creación, han recibido sumas mayores y han ido acumulando más deuda". Para Arruñada, "la condonación supondría para Cataluña un alivio temporal, permitiéndole seguir gastando por encima de lo que recauda, pese a que, al igual que Madrid, está financiada al nivel que corresponde a su grado de desarrollo, en términos de recursos por habitante ajustado y competencias homogéneas e igual esfuerzo fiscal".

Para el economista vegadense, "la condonación crearía un precedente peligroso, pues premiaría a las autonomías más derrochadoras y castigaría a las que han gastado de acuerdo a sus medios. Vendría a flexibilizar aún más la restricción presupuestaria de las comunidades y lo haría de forma, en principio, desigual". Según Arruñada, "es de esperar que otras comunidades reclamen un trato similar. Si, para evitar tensiones, se les da el mismo trato, podría tener un efecto significativo en el presupuesto nacional".

Ángel de la Fuente cree que "la condonación de los 15.000 millones a Cataluña no es buena idea, pero si se hace en Cataluña, habría que extenderlo a otras regiones. El Gobierno ha dicho desde el principio que la medida se extendería a todos, pero habrá qué ver cómo se hace".

Arruñada también dice que "sería crucial reformar el sistema para asegurar una distribución equitativa de los recursos, evitando los actuales privilegios y opacidades y generando incentivos sensatos. Debemos guiarnos por tres criterios: claridad, equidad y responsabilidad. El sistema debe ser transparente y estable. Además, todas las comunidades deben poder prestar los servicios básicos, lo que plantea un desafío importante en asuntos como el envejecimiento de la población, que generan mayor demanda de servicios. Las que quieran, pueden prestar más y mejores servicios, pero deben recaudar más impuestos para financiarlos. Como consecuencia, no se debe rescatar a las comunidades que gasten por encima de sus posibilidades".

De la Fuente resaltó que es "partidario de crear un fondo de nivelación transitorio para mejorar la financiación de las cuatro comunidades infrafinanciadas (Valencia, Murcia, Andalucía y Castilla-La Mancha), que son las que están bastante por debajo de la media actual".

Barbón: "La posición de Asturias no es la que diga yo, la aprobó la Junta"

Juan A. Ardura

El Presidente del Principado contestó este domingo a las críticas de la derecha y a unos reproches en los que abundó el diputado autonómico del PP, Andrés Ruiz, sobre la postura del Gobierno asturiano ante una posible reforma del sistema de financiación autonómica, aireada ahora de nuevo por la negociación para formar Gobierno en Cataluña. "La posición de Asturias no es la que diga yo, ni la que diga no sé quien. Es la que ha dicho la Junta General del Principado, aprobando un acuerdo que firmaron todos los grupos la legislatura pasada, excepto Vox", sostiene el presidente autonómico. Barbón recordó que dicho acuerdo reclama "una financiación justa, que tenga en cuenta el coste de los servicios y Asturias es clara: cualquier acuerdo de financiación tiene que ser multilateral y con más recursos para todas las autonomías". Por su parte, el diputado autonómico Andrés Ruiz (PP ) insistió en las críticas al Gobierno asturiano por lo que Álvaro Queipo ya consideró este sábado una "postura tibia" con las fórmulas que baraja el Gobierno central para mejorar la financiación de Cataluña y su elevado endeudamiento. Ruiz lamentó las declaraciones realizadas por la vicepresidenta primera del Gobierno, María Jesús Montero, en las que abogó por una financiación que atienda "las singularidades" de Cataluña y también las del resto de autonomías. A juicio del diputado popular, "no existe ningún motivo ni histórico, ni coyuntural" que pueda explicar la creación de un modelo de financiación singular para Cataluña. "Esta propuesta es un favor que pretende hacer el Gobierno de España a Salvador Illa, su candidato a la presidencia de la Generalitat, para que el independentismo dé el visto bueno a su investidura", sostiene el diputado. "Pretenden conjugar la ley de amnistía con una financiación a la carta en Cataluña, que tape por un lado la ingobernabilidad de España, pendiente del independentismo, y por otro, la delicada situación parlamentaria que vive el PSC para conformar Gobierno", valoró Ruiz.

Suscríbete para seguir leyendo