La razón por la que el Principado convocará medio millar de plazas de auxiliares de enfermería en el ERA

La prioridad del Gobierno regional para el segundo semestre del año es culminar los procesos de estabilización en marcha para 8.600 puestos

La razón por la que el Principado convocará medio millar de plazas de auxiliares de enfermería en el ERA

La razón por la que el Principado convocará medio millar de plazas de auxiliares de enfermería en el ERA / LNE

El Principado convocará próximamente procesos para casi medio millar de plazas de auxiliares de enfermería de la red pública de residencias de mayores (ERA) para evitar el cese masivo de personal interino, próximo a cumplir ya tres años con contratos temporales, indispensable para la cobertura de 37 centros de gestión directa autonómica, con algo más de 3.500 residentes. Esta macroconvocatoria incluye las ofertas públicas de empleo de los años 2022 y 2023 y tiene por objeto dar respuesta a la reducción de los contratos temporales, exigida por Bruselas a todas las administraciones españolas.

Europa exigió recortar la temporalidad de la que todas las autonomías y ayuntamientos habían abusado en la década anterior a cambio de los generosos fondos de recuperación. Sin propósito de enmienda para atajar tasas de interinidad que, como en el caso del Principado, superaban ampliamente el 30 por ciento de sus empleados públicos en la sanidad, la educación y resto de servicios, peligraban los 163.000 millones de euros del plan de resiliencia. Una de las exigencias de Bruselas fue poner a cero el "cuentakilómetros" de los interinos de larga duración, a partir de julio de 2021, fecha de aprobación de la ley estatal de medidas para reducir la temporalidad del empleo en las administraciones públicas: a partir de entonces todo interino con tres años en un puesto debe ser cesado, salvo que esa plaza esté incluida en una convocatoria de oferta pública de empleo, en cuyo caso podrá seguir hasta que se resuelva dicho proceso.

Ese plazo de tres años está a punto de cumplirse. Varias autonomías ya tienen listas para esos primeros ceses cuya finalidad es evitar futuras remesas de "eterninos", los empleados públicos a los que la administración encadena contratos temporales año tras año. Una situación que Europa exige a España cortar de raíz para que no se vuelva a repetir la situación de miles de empleados públicos que llegan a la jubilación como interinos.

Las 498 plazas de auxiliar de enfermería que el Principado convocará en breve corresponden a las ofertas públicas de empleo (OPE) de los años 2022 y 2023, que se desglosan conforme al siguiente reparto: 352 son de promoción interna, 111 del turno libre, 17 están reservadas discapacidad de promoción interna y 16 de discapacidad por el turno libre. De hecho, ya están programados cursos de preparación para estas oposiciones, tanto presenciales como on line que darán comienzo en septiembre próximo. Esta convocatoria evita el cese del personal que empieza a cumplir a partir del próximo verano los tres años en situación de interinidad y que resulta imprescindible para el normal funcionamiento de la red de establecimientos residenciales de mayores de Asturias (ERA), que atiende actualmente a más de 3.500 residentes y para la que existe una gran demanda. De hecho, en la actualidad la lista de espera para una plaza pública es de 2.178 personas, de las que 1.550 son mujeres y 628 mujeres, según los datos del pasado mes de febrero, divulgados por el Principado.

Cinco de los 179 procesos fueron suspendidos en vía judicial: afectan a músicos y bomberos

Antes de poner en marcha esta nueva tanda de oposiciones, que en principio se llevarán a cabo a partir de 2025, el Principado afronta actualmente el tramo final de los procesos de estabilización, puestos en marcha para reducir la tasa de interinidad, que afecta a más de 8.600 plazas: casi 4.800 en la sanidad, más de 1.500 en la educación, y más de 2.000 en las consejerías además de las algo más de doscientas en el sector público autonómico. Esto procesos han acaparado buena parte de la actividad del Instituto Adolfo Posada en los dos últimos años y la previsión es tenerlos rematados antes de que acabe el año, como exigía la ley estatal aprobada en 2021.

En el ámbito de administración y servicios, donde se prevé la estabilización de 2.109 plazas, estaban previstos un total de 179 procesos, de los que sólo está sin iniciar pues fue declarado desierto recientemente desierto en vía de la promoción interna y ahora saldrá a turno libre. El resto se encuentra bastante avanzado. El 77 por ciento de los procesos ya tienen publicadas las valoraciones provisionales de los baremos de méritos y cerca de un 30 por ciento tienen publicada la calificación definitiva, según la información trasladada a los sindicatos de la función pública asturiana. La excepción de este avanzado estado de tramitación la presentan cinco procesos que han sido suspendidos en la vía judicial: 16 plazas de auxiliar bombero especialista; 3 de bombero conductor; una de ayudante técnico; una de profesor instrumentista principal de trompa y otra de profesor instrumental de trompeta.