La Senda del Oso sustituye las barandillas de madera por otras metálicas, más seguras

El Principado concluye la mejora de la popular ruta, en la que ha invertido medio millón de euros

Caminantes y cicloturistas, en un tramo de la Senda del Oso. | Miki López

Caminantes y cicloturistas, en un tramo de la Senda del Oso. | Miki López

Mariola Riera

Mariola Riera

El Gobierno de Asturias ha entregado a los ayuntamientos por los que transcurre la Senda del Oso –Santo Adriano, Proaza, Teverga y Quirós– de las obras de mejora ejecutadas en esta vía cicloturista, que han supuesto una inversión de casi 500.000 euros. Los trabajos se han centrado en actuaciones de conservación y refuerzo de la seguridad.

El mantenimiento de la Senda del Oso, uno de los principales recursos turísticos de Asturias y dinamizadora de los valles del Trubia, es el caballo de batalla de los regidores, que piden que sea constante. De hecho, antes de Semana Santa la ruta sufrió un argayo que complicó la circulación en un tramo.

Entre las actuaciones realizadas destacan el acondicionamiento del pavimento y el firme, así como la reparación e instalación de mobiliario y nuevas barandillas (las clásicas de madera se han sustituido por metálicas). También se han colocado nuevos elementos de protección en laderas y túneles, como escolleras y mallas de contención, además de nuevos puntos de iluminación.