El verano de Asturias prevé superarse

Radiografía por zonas de la Asturias tan de moda para visitar: el semaneo turístico impone su precio y su prisa

La afluencia de visitantes aumenta en la costa y el interior, en las ciudades y las montañas del Principado con una demanda creciente y precios al alza

El semaneo turístico impone su precio y su prisa

El semaneo turístico impone su precio y su prisa / LNE

Nico Martínez / Marián Martínez / Demelsa Álvarez / Diego Sánchez / Germán Granado / Alicia García-Ovies / Ramón Díaz / Javier Cuervo

Hace años que Asturias dejó de ser un secreto para el turismo y un lugar donde solo llovía, según el hombre del tiempo. El proceso de descubrimiento continúa imparable. Cada año más turistas en más lugares de toda Asturias. Costa, montaña, campo, ciudades. Lo que fue veraneo de pocos ahora es semaneo de muchos que no paran quietos. 

Crece la demanda de Asturias, crece la oferta de alojamiento, nunca lo suficiente para que bajen los precios. Si acaso, para que entren más personas. Esta semana, y el porcentaje cambia continuamente, los principales destinos turísticos superan el 90 por ciento y avanzan hacia el 100 desde mediados de julio hasta finales de agosto. La semana de alojamiento para tres personas supera el salario mínimo interprofesional (1.134 euros).

En el occidente de Asturias la subida de precios impide aquellos alquileres por un mes que estaban al alcance de las clases medias. En el Oriente, por donde sale el sol del nuevo turismo actual en Asturias, no deja de aumentar la oferta de vivienda turística, pero algunos propietarios de una decena de ellas están empezando a vender porque la demanda de segunda residencia que viene de Castilla, Madrid y Andalucía permite vender apartamentos y casas a precios del centro de Oviedo. 

Este es un recorrido por los precios y el ambiente del semaneo en Asturias. 

Aparcamiento de autocaravanas en La Talá (Llanes). | |  MARÍA VILLORIA

Un grupo de turistas, en la recién reabierta Santa María del Naranco, joya prerrománica de Oviedo. / Fernando Rodríguez

OVIEDO, EL CAMPAMENTO BASE ESTÁ MÁS BARATO Y EN EL CENTRO

El turismo en Oviedo sigue batiendo récords año tras año. En 2023, la ciudad acogió a 526.311 visitantes y rebasó ampliamente el millón de pernoctaciones. Para 2024 el ayuntamiento se ha propuesto mantener y consolidar estas cifras, y que para 2027 llegar a 1,3 millones de visitantes.

En el primer trimestre del año se han superado los 100.000 viajeros, cifra que nunca se había logrado en ese lapso. El nombramiento como Capital Española de la Gastronomía por la Federación Española de Periodistas y Escritores de Turismo, suma atractivo con su infinidad de eventos dedicados a la comida y la bebida.

Han aumentado las plazas turísticas. En marzo de 2024, Oviedo contaba con 3.334 apartamentos turísticos registrados, 1.793 más que en 2023. En portales como Airbnb o Booking los precios de estos pisos para una familia rondan en torno a 170€ la noche en el centro de la ciudad. Oviedo tiene 61 hoteles; en el centro, una habitación de dos personas cuesta entre 100€ y 200€ dependiendo de las estrellas del establecimiento.

Los turistas suelen usar la capital como un campamento base para recorrer el resto de Asturias, porque es más barata y céntrica, lo que hace más asequible visitar cualquier lugar de la región.

En las afueras de la ciudad se encuentran otras alternativas de turismo más rural, donde destaca Las Caldas, con el Balneario Real y hoteles de 4 y 5 estrellas, donde una habitación para dos personas cuesta entre 400€ y 900€ por dos noches (mínimo obligatorio) en el de 4 estrellas y en su versión más lujosas supera los 1.000. Cerca del balneario hay apartamentos rurales cuyos precios se sitúan en 450€ por tres noches.

También se pueden encontrar algunas casas rurales a las afueras de la ciudad con precios que oscilan entre los 35€ y 50€ por persona cada noche. Son casas donde se puede alojar grupos amplios.

La playa de San Lorenzo, en marea baja, muestra su capacidad. | |  PABLO SOLARES

La playa de San Lorenzo, en marea baja, muestra su capacidad. / Pablo Solares

EN GIJÓN QUEDA POCO SITIO

Gijón es un clásico del veraneo asturiano y se convierte en la ciudad de los actos multitudinarios al engrosar su población habitual y enriquecerse con un programa de fiestas y actividades muy completo.

La mayoría de las viviendas o apartamentos en alquiler ya han sido reservados. El precio para alojarse tres personas en viviendas o apartamentos en alquiler de Gijón durante nueve días en la primera quincena de agosto, de acuerdo a la consulta realizada en distintos portales online, se sitúa entre los 1.000 y los 2.000 euros.

En uno de esos portales, en el que solo quedan unas decenas de apartamentos disponibles entre el 5 y el 13 de agosto para tres o más personas, el precio medio se sitúa en 1.486,75 euros. Del 15 al 23 de julio, el precio medio es 1.291,65 euros para tres o más personas.

El sector hotelero de Gijón augura un verano "mejor que el pasado". En 2023, hubo un récord histórico en agosto con una ocupación de 208.455 pernoctaciones, de las que 128.701 fueron en hoteles, 29.532 en alojamientos extrahoteleros y 50.233 en viviendas vacacionales o de uso turístico.

En Carreño, predominan los apartamentos turísticos sobre los hoteles y se refleja en los precios. Diez días de julio en Candás pueden costar entre 1.100 y 2.400 euros. En agosto es imposible encontrar alojamiento por menos de 2.000 euros.

La capital carreñense presume de una gran ubicación en el centro que permite a los visitantes trasladarse fácilmente a las grandes Gijón, Oviedo y Avilés y a otras localidades de interés de una forma sencilla. Sus actividades culturales y festivas atraen cada vez a más público. A principios de agosto está el Festival de la Sardina, declarado Fiesta de Interés Turístico Regional.

La renovación de la Ciudad de Vacaciones de Perlora, en la que el Principado está trabajando en colaboración con el Ayuntamiento, podría suponer un antes y un después para el turismo de los próximos años.

Grupo de turistas en el centro de Villaviciosa. | |   ALICIA GARCÍA-OVIES

La playa de Luanco al inicio de este verano / Luisma Murias

LA COSTA DE AVILÉS CRECE Y ENRIQUECE

La comarca avilesina está entre los destinos turísticos preferidos. Solo Avilés recibió en 2023 más de 150.000 turistas y las previsiones son muy halagüeñas, según los empresarios hoteleros, también para las localidades bañadas por el Cantábrico: San Juan de la Arena (Soto del Barco), Salinas o Arnao (Castrillón) y Luanco o Bañugues (Gozón). En la costa hay muchas viviendas o apartamentos en alquiler. Este año, por primera vez, Gozón ha desbancado a Castrillón: el precio medio de la noche en Luanco es más caro que en Salinas.

En números: Luanco, nueve días, primera quincena de agosto, tres personas (dos adultos y un menor) superan los 2.000 euros, salvo excepciones que también las hay. Para esas fechas, el 97% de los alojamientos ya no están disponibles en algunos portales de búsqueda. Gozón está de moda. El concejo está realizando un importante apuesta por su entorno natural. Tiene 1,8 millones de euros de fondos europeos para su desarrollo turístico: "Con vistas al norte del norte" pretende crear una marca, desarrollar planes turísticos y romper con la estacionalidad del turismo y hacer una mejora ambiental en Bañugues y Verdicio.

Salinas ha congelado los precios de los alquileres este verano. El pasado eran más caros que Gozón o Soto del Barco y estaban en línea con la Costa del Sol. En los últimos años ha crecido de forma exponencial el número de viviendas que se alquilan con fines turísticos. Nueve días en la primera quincena de agosto, igualmente para tres personas, se pueden conseguir por 1.500 euros, salvando siempre las excepciones. En la localidad castrillonense el 93 por ciento de los alojamientos que se ofrecen a través del portal Booking ya no están disponibles para las fechas indicadas (del 1 al 10 de agosto).

En Castrillón el turismo ligado al surf tiene un peso importante. El Ayuntamiento avanzó el pasado septiembre que solicitaría más financiación europea para el desarrollo de la Red de Pueblos del Surf. Un objetivo es atraer a visitantes durante todo el año animados por las olas del Cantábrico. La playa de Salinas superó en el verano de 2022 los 600.000.

San Juan de la Arena tiene más oferta que hace años. Los precios por nueve días en agosto rondan, como en Salinas, los 1.500 euros. El municipio costero sotobarquense tiene muchas segundas residencias y su despegue turístico es la proliferación de numerosos establecimientos hoteleros, casas rurales y negocios de hostelería y restauración.

EL OCCIDENTE DESPEGA

El Occidente espera una buena campaña turística. Las asociaciones de turismo rural apuntan a que sus establecimientos están casi al completo. En "Fuentes del Narcea" (aglutina Cangas del Narcea, Degaña e Ibias), su presidenta Ana Llano habla una primera quincena de julio "bastante llena y pocas plazas disponibles para agosto".

En la comarca de Oscos-Eo calculan que pueden estar al 80 por ciento de ocupación para julio y ya al 90 por ciento en agosto, "cifras que pueden ir aumentando porque las reservas están tardando en llegar este año", reconoce Jeniffer Freije, presidenta de la Asociación de Turismo Rural Oscos-Eo.

En los portales web que aglutinan todo tipo de alojamientos ocurre igual. En Booking es casi imposible reservar un alojamiento en los municipios de la costa occidental para principios de agosto, sobre todo cerca del mar. El 93% de los establecimientos que se publicitan en su página web ya no están disponibles. También en el tan turístico Somiedo, en el interior, el 94% de alojamientos ya no están disponibles para los primeros días de agosto. Los concejos del Suroccidente también tienen demanda: el 86% de la oferta ya está contratado.

La vivienda turística está copando el mercado del alquiler en verano, desplazando el arrendamiento a veraneantes de larga estancia, que disfrutaban un apartamento durante un mes. Los precios de este tipo de alojamientos en la costa para los primeros diez días de agosto superan los 1.200 euros y pueden alcanzar hasta los 1.700, dependiendo de su ubicación. Los más caros son los más próximos a la playa. Esa horquilla de precios se repite en los apartamentos turísticos de concejos del interior como Cangas del Narcea y Somiedo.

La playa de Luanco al inicio de este verano. | |  LUISMA MURIAS

Grupo de turistas en el centro de Villaviciosa / Alicia García-Ovies

LA COMARCA DE LA SIDRA ESPALMA EL VERANO EN VILLAVICIOSA

El turismo está en auge en Villaviciosa. En la última década, la oferta de alojamientos aumentó más de un 50%, especialmente en lo que respecta a viviendas vacacionales, que suponen un 60% de las plazas turísticas. El año pasado más de 17.000 visitantes eligieron el concejo para pernoctar entre junio y agosto. Este año se repetirá.

Una consulta por las principales plataformas online lo deja claro: Diez días en el centro de Villaviciosa a partir de mediados de julio para una familia (dos adultos y un menor) ronda los mil euros. Hay alguna excepción. El 85% de los alojamientos ya no están disponibles. Esperar más tiempo podría tener un precio mucho mayor. La mayoría de los disponibles están entre 1.500 y 2.000 euros.

Entre el 12 y el 21 de agosto, es casi imposible encontrar algo por menos de 1.300 euros en hoteles o casas rurales y los apartamentos turísticos suben a más de 2.000 euros.

El concejo tiene un Plan de Sostenibilidad Turística de la Comarca de la Sidra, financiado con más de tres millones de euros, que está permitiendo actuaciones clave para atraer nuevos visitantes. Se ha habilitado un área de autocaravanas en El Salín y una pista de skate. La última gran actuación fue la renovación de la exposición permanente de Carlos V en la Casa de los Hevia.

El semaneo turístico impone su precio y su prisa

Aparcamiento de autocaravanas en La Talá (Llanes). / María Villoria

ORIENTE EMPIEZA A DAR LA VUELTA

El modelo de turismo asturiano actual entra por el Oriente, el más allá del sector si se compara al resto de los municipios y comarcas.

Desde el 15 de julio al 31 de agosto el 96 por ciento de las plazas de Llanes y Ribadesella están ocupadas y si se encuentran algunas es porque hay mucha oferta.

Esa demanda de 9 días, tres personas, para la que quedan una docena de apartamentos y alguna plaza de hotel en Llanes nunca baja de los 2.000 euros en la villa. Hay ofertas excepcionales por arriba y por abajo: una de 3.000 en la capital y uno de 780 en la zona rural. Celorio y Barro, que no se diferencia mucho de la villa, tienen apartamentos por 2.800 euros.

El 4% sin ocupar en Llanes, que tiene tanta y tan creciente oferta, deja todavía un hueco grande. En los últimos años se aprecia que hay buscadores de ofertas de última hora, turistas con temple que esperan a que baje el precio de lo que queda sin alquilar. En agosto corren mucho riesgo de quedarse sin nada.

En Ribadesella, donde la oferta es mucho menor, el 96 por ciento está ocupado. Los precios para los apartamentos están como en Llanes, con sus desviaciones hacia arriba y hacia abajo. La oferta actual en hotel de 4 estrellas es de 5.702 euros; en tres estrellas, 4.892.

Cangas de Onís tiene el 93% de las plazas turísticas ocupadas a partir del 15 de julio. Los 9 días citados para alojar a una familia nuclear tipo rondan los 1.700 euros en un hotel medio. Hay uno de dos estrellas por 1.200 euros y uno de cuatro que alcanza los 3.582.

Los hoteles son casi mil euros más baratos que los apartamentos. En la ciudad de Cangas de Onís están entre los 2.400 y los 2.900 euros. Hay un apartamento de un dormitorio por 4.140, pero se puede alquilar otro por 1.260. En la zona rural, los precios bajan.

Los nueve días en un camping de Llanes cuestan 1.500 euros en bungaló, se ofrece un autocaravana (un dormitorio) por 1.863 euros y se estrenan establecimientos "experiencia" como unas tiendas de tuareg y unas burbujas transparentes para dormir bajo las estrellas.

En la siguiente fase del negocio, en Llanes hay propietarios que empiezan a desprenderse de sus viviendas turísticas. Lo cuenta José Ramón Campillo, dueño de una veterana inmobiliaria y buen conocedor del sector. En su opinión, la ley de arrendamientos y las regulaciones de las vivienda turísticas crean incertidumbre en los propietarios y, aunque se gana mucho, los clientes son cada vez más exigentes con las condiciones de los apartamentos, hay continuos gastos de limpieza, al final del verano hay que hacer obras de mantenimiento y no queda tanto beneficio después de los impuestos.

"A la vez, las viviendas de segunda residencia se están vendiendo muy bien a precios desmesurados porque hay poca oferta y mucha demanda. Es un mercado que parece irreal, pero aparecen personas con mucho dinero, pones un piso de dos habitaciones en 300.000 euros y lo vendes en un mes. Con las casas es parecido: las hay por 400.000 y 500.000 euros".

Los compradores han cambiado: "La mayoría son de fuera, de Madrid o de Valladolid; también andaluces que huyen del calor del verano en el sur. Del País Vasco hay muchos menos que antes. De Asturias, alguno de Oviedo".

Suscríbete para seguir leyendo