Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carmen Rodríguez dio la batalla por la sanidad y la sociedad

La gijonesa fue la primera presidenta del Colegio de Médicos de Asturias, cargo que ocupó entre 2001 y 2013

Carmen Rodríguez Menéndez, en el club social del Colegio Oficial de Médicos de Asturias. | | IRMA COLLÍN

Al echar la vista atrás y repasar sus muchos años de ejercicio profesional, Carmen Rodríguez (Gijón, 1945) solo es capaz de recordar una ocasión en la que su condición femenina la perjudicara. Fue cuando planeaba presentarse a una plaza de médica adjunta y al ir a consultar al titular qué necesitaba para optar a ella, el médico le espetó que podía enviar la solicitud pero que supira que no tenía ninguna posibilidad de obtener el puesto. “No me gustan las mujeres”, contestó cuando ella le pidió una explicación. Carmen Rodríguez no se quedó callada –no es su costumbre–, le reprendió y se marchó con viento fresco.

Nunca sabremos qué habría opinado aquel médico al saber que unas décadas después Carmen Rodríguez defendería sus intereses y los de toda la profesión desde la presidencia del Colegio Oficial de Médicos de Asturias. Es de suponer que no le habrían disgustado algunas de las contribuciones que ella hizo para mejorar sus condiciones laborales, que hubiera aplaudido cuando le ganó la batalla al Gobierno regional sobre la exclusividad en la sanidad pública o cuando echó por tierra la voluntariedad de la colegiación.

Para acordarse de aquel suceso Carmen Rodríguez tiene que pararse un rato a pensar y concentrarse, porque en su memoria ocupan mucho más espacio todos los colegas que la ayudaron y la animaron a ascender en la Medicina y a pelear por sus compañeros durante sus años de representación colegial.

Fue Jorge Valdés-Hevia quien, cuando él decidió no presentarse a la reelección a la presidencia del Colegio de Asturias, la empujó a defender su candidatura. Ella formaba parte de su junta directiva, como vocal de Medicina privada, y la convenció de que tenía solvencia y empuje de sobra para ponerse al frente. En aquel momento en el que las mujeres y los hombres empezaban a equiparse en las consultas y en los hospitales, Valdés-Hevia la persuadió con el argumento de que había llegado el momento de dar un paso más y colocar a una mujer como portavoz de la profesión. Otro de sus cómplices de aquella etapa fue el neumólogo Jaime Martínez, que la recriminaba por trabajar demasiado y no dedicar suficiente tiempo a recolectar votos. “No tuve ningún problema para encontrar gente que me acompañara en la candidatura y a mis candidatos les ponía deberes: teníamos que llegar todos a las reuniones teniendo comprometidos cierto número de votos. A mí nadie me cuestionó por ser mujer, tampoco los de las otras candidaturas”, rememora.

En 2001 Carmen Rodríguez se convirtió en la primera mujer en presidir el Colegio Oficial de Médicos de Asturias. Por dos meses no fue la primera de España, se le adelantó la de Madrid, Juliana Fariña. Durante muchos años fueron las únicas mujeres en las reuniones del Consejo General de Colegios de Médicos. Carmen Rodríguez se mantuvo en el cargo hasta 2013. Tuvo sonados encontronazos con los sucesivos consejeros de Sanidad y con su defensa de la equiparación salarial de los médicos asturianos a los de País Vasco y Navarra hizo perder los papeles al mismísimo presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, que en un acto público la recibió a gritos. “Ni un duro para los médicos, ni un duro”, cuenta Carmen Rodríguez que le soltó, en medio de una nube de periodistas. A pesar del mal trago que le hizo pasar, Rodríguez siempre mantuvo con él buena relación personal. “Fueron beligerantes conmigo y yo fui beligerante”, reconoce.

Carmen Rodríguez le debe la vocación al médico de su pueblo, Celso Solís, que andaba de casa en casa con su bicicleta o a caballo. Un día asistió a un dramático episodio en su consulta. Mientras el doctor la atendía, un hombre irrumpió en ella y amenazó a don Celso, se le fue encima e intentó pegarle cuando le conminó a que esperase su turno. Cuando se lo quitó de encima, el médico empezó a llenar su maletín, mientras Carmen, que había asistido al intento de agresión en primera línea, le preguntaba si se marchaba a su casa. “Me contestó que no, que iba a atender a la mujer de aquel hombre. Yo le dije que cómo iba a ir, que yo no iría, que tendría miedo, y él me contesto: ‘Tú no irías pero yo sí, porque soy médico’, y desde entonces fue mi héroe, y quise ser tan valiente como él”, cuenta.

Carmen Rodríuez era el ojito derecho de su padre y su madre y su abuela eran maestras, así que para ella siempre fue natural que las mujeres trabajaran fuera de casa. “He hecho lo que me apetecía”, asegura, y compatibilizar la maternidad y el trabajo no le supuso una gran dificultad. “Tenía ayuda de una chica y en el hospital también había una guardería. No estaba al lado de mis hijas tanto tiempo, pero cuando estaba era mucho más intenso. Mi marido era de los antiguos, así que ayudar, no ayudaba mucho, pero le fui enseñando”, comenta. Carmen Rodríguez tiene tres hijas y ahora dos nietos, a los que educa en la igualdad y enseña a hornear bizcochos. “El machismo empieza con la educación y las que más lo incubamos somos las mujeres, se educa en igualdad en familia”, sostiene.

Decir que Carmen Rodríguez no es amiga de las cuotas femeninas es decir poco. “Lo de las cuotas me parece ofensivo. No creo que nadie tenga que llegar a ningún puesto por ser mujer, lo que importa es la valía de cada persona”, opina. Rodríguez lamenta que se hayan perdido valores como el respeto y habla de lo expuestos que sus compañeros están a las agresiones de los pacientes y sus acompañantes, que no cesan de incrementarse, y que las médicas y las profesionales sanitarias sufren con más frecuencia que los varones.

Admite sentirse satisfecha, hasta orgullosa, de ser mujer y de haber defendido desde la presidencia del Colegio de Médicos a una profesión que le apasiona –en la que ahora en Asturias la mayoría, el 51%, son mujeres– y con ella los intereses de toda la sociedad.

Compartir el artículo

stats