Entrevista | Íñigo Fernández Presidente de la patronal de las Agencias de Viajes de Asturias

"Sin calendarios más coherentes y tarifas a largo plazo del AVE no podemos trabajar"

"Estamos abiertos a crear paquetes turísticos"

"Con la oferta que hay, no vemos ningún boom de visitantes; más adelante puede que lo haya"

Íñigo Fernández.

Íñigo Fernández.

Vicente Montes

Vicente Montes

Íñigo Fernández (Madrid 1962) es propietario de una agencia de viajes y preside la patronal de Operadores Turísticos y Agencias de Viajes de Asturias (OTAVA) desde su fundación, hace 14 años. Con 38 años de experiencia en el sector, se sitúa ante la apertura de la Variante de Pajares y la llegada de la alta velocidad un poco como Santo Tomás. Hay muchas expectativas creadas sobre lo que la Variante supondrá en flujo de turistas, pero Íñigo Fernández cree que, en tanto no haya posibilidades reales de planificación, el impacto no será tan importante como se espera.

–¿Cómo se preparan las agencias de viajes asturianas para la apertura de la Variante de Pajares?

–Nosotros estamos abiertos a crear paquetes turísticos en colaboración con OTEA, Arca (la patronal de los alojamientos rurales), el clúster del turismo de Asturias y cuantos colectivos hay en el sector en el Principado, como hicimos con la pandemia, pero para eso deben darse condiciones adecuadas. Para nosotros no significa, por el momento, ningún cambio trascendental el hecho de que se recorte una hora el viaje en tren hasta Madrid para los clientes. Puede haber, eso sí, alguna alteración porque se desvíe tráfico del avión o el autobús al tren, pero no va a suponer un cambio significativo. O por lo menos no lo percibimos.

–Lo que todos parecen dar por hecho es que supondrá un impulso para el turismo en Asturias. ¿No lo cree usted?

–Tradicionalmente, las agencias que tienen domicilio social en Asturias, que puede haber unas 150 o 160, se dedican a turismo emisor; es decir, a gestionar salidas de asturianos. Puede haber unas 15 o 20 que hacen turismo receptivo. En cuanto a esas, puede haber alguna modificación, pero no sustancial. Trabajan turistas procedentes de Holanda, Alemania o Inglaterra, también algo de turismo nacional con destino a Picos de Europa, por lo que no es algo que por ahora vaya a influir de manera determinante. Otra cosa es que hubiese unos calendarios de trabajo más coherentes y tarifas a largo plazo para poder crear paquetes turísticos.

–¿A qué se refiere con calendarios más coherentes?

–Si Renfe nos facilita las tarifas con 30 o 40 días de antelación, no sabes a qué precios puedes ofertar paquetes turísticos con una previsión mayor.

–¿Que Renfe no haya concretado aún su marco tarifario a medio plazo es un problema?

–Es que no tenemos unos horarios a medio o largo plazo, no tenemos las tarifas ni los horarios definitivos de los trenes. Renfe te los facilita con un plazo de antelación de unos 40 días, y así no puedes hacer planificaciones, por ejemplo, para el invierno. Y eso parece que es algo que no se podrá hacer hasta febrero.

–Eso cambiaría con la entrada de otros operadores. ¿Cree que urge esa competitividad que permite la liberalización de las vías?

–Eso es algo teórico, que en Asturias no es aún real. Desconocemos si con el acortamiento del tiempo de recorrido eso se facilitará. La alta velocidad, en sentido estricto, no llegará hasta abril o mayo, y hasta entonces no sabremos si puede ocurrir. Lo que sí vemos es que otras compañías que operan, por ejemplo, en los corredores del Levante, están planificando sus tarifas y calendarios con seis y ocho meses de antelación.

–El gobierno regional lleva tiempo llamando a que los sectores se preparen para el impacto de la apertura de la Variante.

–Sí, recibimos todas las comunicaciones del Gobierno y de Fade. De todos. Y la semana pasada se nos informó de la fecha de apertura. Primero se dijo que el 7 de noviembre y ahora el 29 de noviembre. Bien, pero te preparas... ¿para qué? ¿Para que cuando llegue un cliente a Oviedo pueda subirse a un cercanías? ¿Alquilar un coche? Ahora eso no es factible.

–¿Cree que para ir de los deseos a la realidad falta trecho?

–Insisto. ¿Te preparas para que las casas rurales cierren a finales de octubre y no vuelvan a abrir hasta finales de Semana Santa? Eso es lo que hace la mayoría: cierran la temporada en septiembre y no la vuelven a abrir salvo que suceda algo interesante en diciembre.

–¿Cómo ha sido la experiencia en otras comunidades en las que se estrenó la alta velocidad? Ese puede ser un buen referente...

–Sí, cuando se abrieron las líneas de alta velocidad hasta Málaga o hasta León la experiencia que nos trasladaron nuestros compañeros es que se llenaba de clientes que pasaban el día, iban, comían y volvían... o como mucho estaban el fin de semana. Ahí puede haber algún incremento. Pero se está vendiendo que para Asturias va a ser la panacea, que el ahorro de tiempos nos va a catapultar turísticamente con billetes a 18 euros, que serían unos 36 euros ida y vuelta. Y que con eso la región estará de bote en bote llena de turistas. No lo sé, quizás los fines de semana. O puede ser muy útil para atraer nuevos congresos o crear eventos, pero para todo eso se necesita una planificación de horarios.

–¿Qué dicen los asturianos que acuden a las agencias?

–De momento no se creen nada. Le pongo un ejemplo, a clientes que tienen para enero conexiones aéreas con Santiago de Chile, por decir un caso, les ofreces que vayan a Madrid en tren para abaratar, y prefieren la conexión desde Asturias, poder facturar aquí su maleta y recogerla en destino. Lo que sí pasará es que se encarecerán los precios de los vuelos.

–¿Por qué? ¿Las aerolíneas recortarán servicios?

–Estoy seguro. Habrá un trasvase de viajeros de negocios al tren, muchos que hasta ahora ya iban a coger el AVE a León ahora podrán hacerlo una hora antes en Gijón. Pero eso no servirá para los turistas con enlaces en vuelos de largo recorrido, salvo que vayas a coger el avión a la una de la tarde, porque necesitas estar en Barajas dos horas antes y requieres de otra hora para ir desde la estación de tren al aeropuerto. Hombre, claro que esa mejora sustancial en el tren tiene ventajas, pero de momento somos bastante escépticos.

–¿Y qué necesitarían para dejar de serlo?

–Una tarifa estable, en vez de una que vaya fluctuando. Por ejemplo, que Renfe nos diga que tenemos una tarifa específica para los paquetes turísticos, en vez de estar sometidos a precios que varían en función de la oferta y la demanda. Este no es un problema único de Asturias.

–Le veo muy escéptico.

–Nos gustaría poder potenciar el servicio en tren. Hay cosas que mejorarán claramente: por ejemplo, el horario a Alicante, porque se pasa de que un viajero desde Asturias llegue a las 11 de la noche a que lo haga a las 7 de la tarde. Pero si alguien quiere hacer ese viaje nos gustaría poder sacarle el billete con tiempo. Pero además hay otra cuestión. ¿Qué diferencia va a haber respecto a los trenes que ya tenemos? La oferta no ha aumentado. Lo que acabará pasando será que con esa oferta de billetes de bajo precio inicial promocionaremos al estudiante que está en Madrid para que pueda venir a pasar el fin de semana a Asturias. Eso es lo que creo que ocurrirá en un principio. Si no se aumenta la oferta de plazas y los trenes ya están llenos, ¿qué estamos haciendo?

–¿Y qué deberíamos estar haciendo?

–Cuando el cliente llegue a la calle Uría o a la estación de Gijón, ¿qué se va a encontrar? Le podemos ofrecer muchas cosas, pero si no hay donde aparcar coches de alquiler o vehículos para recogerlos, o tampoco hay una red de cercanías que le permita desplazarse a Llanes o Cangas de Onís...

–O sea que espera poco impacto de primeras.

–Nosotros, con el planteamiento de oferta que hay no vemos ningún boom. A largo plazo puede que lo haya, pero de momento no vemos un avance espectacular. Este invierno quizás los hoteles puedan tener mejor ocupación en fin de semana, pero el resto de Asturias no mejorará por ahora. Con todo, nosotros prestamos nuestra colaboración a todo el sector turístico asturiano para potenciarlo.

Suscríbete para seguir leyendo