Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Gobierno de Barbón saca adelante su tercer presupuesto, 5.354 millones para afrontar la recuperación de la pandemia

El último pleno del año no aprueba ninguna de las casi doscientas enmiendas de PP, Podemos, Foro y Vox a las cuentas del Principado para 2022

El Gobierno de Barbón saca adelante su tercer presupuesto, 5.354 millones para afrontar la recuperación de la pandemia

Asturias empezará 2022 con nuevos presupuestos autonómicos, los terceros de la actual legislatura y los cuartos consecutivos, una situación que no se daba desde 2003. Las cuentas, según el Gobierno, tiene como objetivo principal afrontar la recuperación ante la crisis provocada por la pandemia. No hubo sorpresas de última hora y el Gobierno socialistas sacó adelante la votación del dictamen final de las próximas cuentas con el apoyo de Izquierda Unida y Ciudadanos (salvo el diputado naranja Armando Fernández Bartolomé, que rompió la disciplina de voto y se abstuvo) y la abstención de Podemos, que el presidente autonómico, Adrián Barbón, agradeció a su nueva secretaria general, Sofía Castañón. Votaron en contra el PP, Foro y Vox. Las cuentas del próximo ejercicio serán las más elevadas de la serie autonómica, 5.354 millones, 17 más que las de 2020. Hasta 624 millones están destinados a inversión, la mayor desde 2010 y gracias en parte a los 123 millones de los fondos europeos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia.

La principal novedad es la recuperación del cheque bebé, con 1.000 euros por nacimiento para una partida total de 4,6 millones, aunque el mayor incremento, de 30 millones, será para el refuerzo de la atención primaria, dotada con más de 300 millones.

El Presupuesto también incluye un endeudamiento de 806 millones , de los que 570 son para amortizar los vencimientos de deuda contraída en ejercicios precedentes. No prosperó ninguna de las casi doscientas enmiendas del PP, Podemos, Foro, Vox y el diputado Pedro Leal.

El portavoz adjunto del PP, Pablo González, ahondó en el cuestionamiento del Presupuesto que, en esta ocasión, el PSOE ha pactado con Ciudadanos e IU, una “geometría variable” objeto de múltiples reproches, la mayoría lanzados contra el partido naranja. “Ustedes se están desintegrando y tendrán que dar cuentas políticas. Asturias está siendo traicionada por un grupo en desintegración y les va a pasar factura”, recriminó a Ciudadanos González, que, además, manifestó su convencimiento de que la legislatura se acabo ayer “con un mal Presupuesto, que nos roba el futuro y lleva a esta región a una muerte lenta”. 

Antes de llegar a esa conclusión, González argumentó que el proyecto para el próximo ejercicio le provoca “una profunda desazón porque parte de datos erróneos; necesariamente acabará en un mal Presupuesto. Falsear los ingresos futuros, basados en un cálculo mal hecho, supone un error que vamos a pagar todos los asturianos”. Y vaticinó que los dirigentes socialistas “se van a llevar un tortazo presupuestario de mucho cuidado y “no van a poder ejecutar este Presupuesto. Los cumplimientos el próximo año serán más bajos que los de este y no nos gustaría que fuese así”, añadió. González denunció que “no tiene un pase” que se haya rechazado una enmienda para una inversión de 10 millones en las infraestructuras del Suroccidente. 

La marcha del último y más trascendente Pleno del año, con ataques más acerados al grupo de Ciudadanos que al Gobierno, creció en expectación al intervenir el portavoz adjunto del grupo naranja. “Si pensaban que iba a salir apesadumbrado por los calificativos que han dedicado a mi fuerza política, desistan, este muerto está muy vivo, por lo menos hasta 2023”, replicó Sergio García a los reproches que llovieron a su partido por entenderse con el PSOE. Tras pedir “respeto”, una reivindicación a la que asintieron desde la bancada del Gobierno tanto Barbón como el vicepresidente Juan Cofiño, el portavoz adjunto de Ciudadanos aseguró que esa formación había afrontado esta negociación “con un sentimiento constructivo”.

Sergio García justificó la utilidad de Cs en esta negociación presupuestaria en estos cuatro puntos: “No hay subida de impuestos, no hay recursos para la cooficialidad, hay medidas para favorecer a los emprendedores y hay más cobertura social para la conciliación familiar”. El diputado de Ciudadanos confirmó que su grupo no se alinearía con los partidos que rechazan las cuentas de 2022: “No es el Presupuesto de Ciudadanos, pero estaremos muy vigilantes para que se cumpla”, concluyó García.

“La arrogancia del PSOE”

Daniel Ripa dejó al hemiciclo una reflexión de lo que “ha sido una estrategia consciente de vaciamiento del Parlamento autonómico en esta legislatura, con la mitad de plenos y menos plazos para todo”. Cuestionó “la visión totalizadora patrimonial de Asturias por parte del PSOE”, al que afeó “su superioridad y en muchas ocasiones su arrogancia” que, aseguró, traslada en negociaciones como la presupuestaria. En esta especie de testamento político (acaba de perder las primarias en su partido), Ripa trató de denunciar la estrategia de “la geometría variable” que ha aplicado Barbón en lo que va de legislatura. “Unos acuerdos que han generado tensiones políticas en las fuerzas que lo han firmado con el Gobierno”, admitió y subrayó el portavoz de Podemos, que hace ayer doce meses aprobó el Presupuesto para el año que hoy toca a su fin. Puso como ejemplo de esa tensión la situación de Ciudadanos, que en 2019 votó contra el Presupuesto y ayer a favor, pero que en los dos casos sufrió la ruptura de la disciplina de voto por parte de uno de sus representantes

Daniel Ripa también reconoció que el llamamiento a la unidad de la izquierda que se invoca “siempre” que llegan negociaciones vertebrales en Asturias, “crea la paradoja” de que las fuerzas de la izquierda alternativa, se someten al Gobierno, “porque el que no gira nunca es el Gobierno”.

Presupuestos

En el pleno de ayer no prosperó ni una de las 197 enmiendas que presentaron al proyecto de Presupuestos el PP, Podemos y Foro.

Ángela Vallina (IU) afirmó que el debate presupuestario ha puesto de relieve que “el centro derecha se está desangrando”. Pero recalcó el “sí distante” de su partido a las cuentas, porque “nos molesta esta innecesaria geometría variable”. En la coalición de izquierdas temen, explicó la portavoz, que “el Gobierno se aleje del camino que trazó en el inicio de la legislatura”. Vallina avisó a los socialistas de que “IU no los acompañará en esa deriva”. Toda una declaración de intenciones por parte de un grupo político que pretende alcanzar en las próximas semanas un acuerdo con el PSOE en la reforma del Estatuto para que la cooficialidad sea realidad en esta legislatura. Para finalizar, Vallina pidió, mirando a los escaños de Vox, que se deje “la bronca: no es lo que necesita Asturias en estos momentos”.

Adrián Pumares tuvo veinte de los treinta minutos de Foro para defender una treintena de enmiendas que reclamaban, entre otras actuaciones, las obras del centro de salud de Salas, la mejora del mercado de ganados de Pola de Siero y también de la Laboral de Gijón, porque Pedro Leal dispuso de los otros diez para defender a las suyas, a título particular, en un hecho “sin precedentes”, por el conflicto en el seno de ese grupo. Pumares mostró su respaldo a una pendiente actuación “fundamental” en el suroccidente de Asturias y reprochó al Ejecutivo que “ignore lo que ha ocurrido este año allí, una de las zonas más olvidadas en España, también obviada en los Presupuestos Generales del Estado”. El portavoz de Foro lamentó “el vacío” del Ejecutivo a las reivindicaciones del campo asturiano y responsabilizó al Gobierno de actuar “con comodidad y conformismo” en esta negociación presupuestaria. Leal, por su parte, tachó de “escándalo que no haya dinero para el Suroccidente, mientras se destinan miles de euros al negocio de la cooficialidad”.

Sara Álvarez Rouco (Vox) cargó ¡¡ contra Ciudadanos, por su “actitud colaboracionista” con el Ejecutivo de Barbón. “Están desnortados en sus políticas. ¿Qué puede esperar Asturias de un partido veleta, que gira y gira?”, planteó la portavoz adjunta de Vox. Rouco afeó igualmente las posiciones del resto de los partidos, aunque votasen también en contra del Presupuesto. A Foro le dijo que “su engaño no cuela” y a los diputados del PP los calificó de “blandos en su postura” para concluir que “corren malos tiempos para Asturias” después de acusar al Gobierno de “poner de rodillas a la sociedad asturiana, a base de apuntalarla con subvenciones y ayudas”.

Las cuentas del próximo ejercicio serán las más elevadas de la serie autonómica

decoration

“Equilibrio”

Cerró el debate el socialista Luis Ramón Fernández Huerga. “Es el tercer fracaso consecutivo del PP”, destacó, anticipando una hora y cuarto el resultado de la votación. Defendió que el aprobado ayer es “un presupuesto de equilibrio”, en el que el Gobierno ha cedido porque “somos conscientes de que no tenemos la mayoría”. El diputado socialista se mostró especialmente crítico con las enmiendas coincidentes del PP y Podemos, entre las que estaba, por ejemplo, el plan de choque en el Suroccidente. “Votan enmiendas con el PP, pero nos critican por llegar a acuerdos con IU y Ciudadanos. El amor está en el aire”, ironizó Huerga acerca de la sintonía entre Podemos y los populares.

Barbón: “Son los Presupuestos del diálogo y la ilusión frente a la resignación” 

El presidente del Principado, Adrián Barbón, se levantó tras la votación del dictamen final para aplaudir la aprobación del Presupuesto autonómico de 2022 en el último pleno del año. “Estoy profundamente emocionado porque coincide con un día muy simbólico para Asturias. Tal día como hoy se sancionaba nuestra ley orgánica, por la que Asturias entraba de lleno en el estado autonómico”, declaró el presidente, que definió estos nuevos Presupuestos como los de “la esperanza y de la ilusión frente a la resignación”.

Barbón mostró su satisfacción, además, porque este acuerdo presupuestario supone el cumplimiento de un compromiso contraído cuando dio el salto a la política autonómica para ser secretario general de la Federación Socialista. “Hace cuatro años el ambiente era muy diferente y entonces dije que mi posición iba ser siempre remar en favor de los consensos y del diálogo frente a una política que estaba muy crispada”, recordaba Barbón, quien no ocultó su alegría porque “se cumple lo que entonces ofrecía, la fortaleza del diálogo para dar estabilidad política a Asturias”. Un entendimiento que, subrayó, “en momentos difíciles como los que vivimos es todavía más importante”. Barbón agradeció el apoyo de Cs e IU, y hasta la abstención de Podemos a su nueva secretaria general, Sofía Castañón, “por tender puentes”. 

El Presidente rebatió los reproches de la oposición a que no haya partida en estas cuentas para un plan de choque en el Suroccidente: “Los presupuestos piensan en el Suroccidente y siempre digo que tenemos a una persona que defiende profundamente al Occidente como es el consejero Alejandro Calvo, con una ligazón personal y sentimental y, además, permanentemente en contacto; cada vez que ha habido problemas ahí, estuvo dando la cara al pie del cañón”.  

Por otra parte, cuatro diputados siguieron el pleno por vía telemática, Gimena Llamedo, debido a su reciente maternidad y Lidia Fernández, Noelia Macías y Pablo Álvarez-Pire por el covid.  

Compartir el artículo

stats