Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reproche unánime de la oposición al discurso de Fin de Año de Barbón, “flojo” y “triunfalista”

El bloque de partidos favorables a la oficialidad replica a la apelación del Presidente a la voluntad de consenso afeándole su “falta de liderazgo”

Teresa Mallada en la Junta, en una imagen de archivo.

De sus socios de investidura y presupuesto a sus más encarnizados antagonistas, todos los grupos de la oposición en la Junta reprobaron ayer el mensaje de Fin de Año de Adrián Barbón por “triunfalista” y “flojo”, o por errar en la identificación de las prioridades del futuro inmediato de la región. Pronunciada anteayer en Avilés con motivo del décimo aniversario del centro cultural Óscar Niemeyer, la respuesta del presidente del Principado a los desafíos inminentes de Asturias, de la financiación autonómica a la reforma del Estatuto de Autonomía, pasando por las demandas del medio rural, las necesidades de la juventud o los retos del sector industrial, no colma las expectativas de ninguno de los partidos que dan la réplica al socialista en el parlamento autonómico. Especialmente elocuentes son las críticas que vienen del bloque de partidarios de la oficialidad del asturiano, que cuestionan al unísono la falta de liderazgo del Presidente en el proceso de reforma estatutaria.

Teresa Mallada (PP).

Barbón “confunde sus deseos con la realidad”, arranca la portavoz del PP, Teresa Mallada. En su grupo, afirma, “creemos en los asturianos, en su talento y capacidad, por eso pedimos trabajo y gestión al Gobierno socialista para que tengan oportunidades en nuestra tierra. Lamentablemente, fijando como uno de sus objetivos la cooficialidad, entendemos que no compartimos lo que deben ser las prioridades para Asturias en lo que queda de legislatura. El PP apuesta por crear empleo y generar actividad económica para superar la crisis como objetivo vital”.

Susana Fernández (Ciudadanos).

Ciudadanos viene de ser uno de los apoyos que ha permitido al PSOE sacar adelante sin sobresaltos su presupuesto, pero para su portavoz, Susana Fernández, la interpretación del presente y del futuro que hace Barbón es “triunfalista y excesivamente despegada de la realidad de nuestra región”. “Compartimos sus preocupaciones”, afirma, “pero no basta con enunciar los problemas, hay que darles soluciones tangibles y creíbles. Ofrecer a los jóvenes como toda solución la economía de los cuidados por ser ésta una región envejecida parece una broma de mal gusto. Es incompatible, por otro lado, negar la indiferencia con los problemas del medio rural cuando ni siquiera se recibe a los ganaderos que se manifiestan. Y nuestro personal sanitario no necesita abrazos, sino planificación, anticipación a sus problemas y mejores condiciones laborales”.

Daniel Ripa (Podemos).

Del “abrazo muy amplio” que Barbón envió a los profesionales sanitarios parte también el alegato del portavoz de Podemos. “Es sorprendente que casi dos años después de la pandemia sigamos con el coaching sin acompañar los aplausos con políticas públicas de refuerzo de la sanidad y el sistema de dependencia”, afirma Daniel Ripa, que deriva hacia el presupuesto y da por hecho que “Barbón acaba la legislatura sin ningún gran acuerdo de avance en derechos sociales con las fuerzas transformadoras del parlamento. Ha encontrado más sintonía con Ciudadanos y Foro que con Podemos e IU”. Detecta también “una distorsión entre las palabras y los hechos” y lamenta que Barbón haya dicho que “reacciona con agilidad” ante los problemas del medio rural “el día después de rechazar una enmienda que habilitaba más de diez millones de euros para las carreteras del occidente”. Respecto a las apelaciones al consenso en torno al Estatuto y al asturiano, la precisión de Ripa matiza que en este punto el problema “no ha sido la voluntad de consenso, sino los retrasos y la ausencia de liderazgo del PSOE, probablemente para no hacer coincidir este debate con los presupuestos autonómicos”.

Ángela Vallina (IU).

También incide en la falta de liderazgo la valoración la portavoz de IU. Desde el bloque de los apoyos al presupuesto de 2022 y a la cooficialidad, Ángela Vallina encuentra “un discurso flojo, que no entra en profundidad en la necesidad del cambio estructural que necesita Asturias. En materia presupuestaria, habla de cifra récord, pero nada respecto a las mediocres ejecuciones” y “decepciona también” su mensaje sobre la reforma del Estatuto. La diputada lamenta que el Presidente “no se ponga al frente, ejerciendo el liderazgo, para dejar de perder un tiempo del que ya no se dispone” y se muestra disconforme con un discurso que “pasa de puntillas por los problemas reales, sin asumir la responsabilidades o el liderazgo se le supone y se le exige” e ignorando una “mayoría de izquierdas que tampoco parece que le preocupe mucho”.

Adrián Pumares (Foro).

Al portavoz de Foro, Adrián Pumares, el “presunto interés” de Barbón por “liderar la reforma del Estatuto” ya no le resulta “creíble”, igual que sus esfuerzos por “insuflar autoestima a la sociedad”. También a su juicio resulta evidente que los profesionales de la sanidad “no necesitan aplausos, sino condiciones que los igualen con el resto de España”, y “significativo que se hable de autoestima e insufle ánimos en el Niemeyer, ejemplo del despilfarro y la opacidad de los gobiernos socialistas”.

Ignacio Blanco (Vox).

El portavoz de Vox, Ignacio Blanco, lamenta haber escuchado “un discurso vacío, sin ningún planteamiento de futuro más que la petición del Presidente a los jóvenes de que se queden en Asturias sin generar oportunidades para que no busquen trabajo en otras regiones más allá de cuidar de nuestros mayores”. Según su interpretación, “lo único positivo es que la reforma estatutaria que incluya la oficialidad parece que se retrasará o se atenderá con miras más altas que la mera imposición por parte del bloque de izquierdas”.

Compartir el artículo

stats