Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barbón, sobre el Estatuto de Autonomía: "Me cuesta aceptar que Asturias desaproveche la oportunidad histórica de la reforma"

El presidente del Principado hace ante tres de sus antecesores una llamada a la "inteligencia, responsabilidad, generosidad y disposición al acuerdo" para actualizar la norma básica de la autonomía

25

Celebración de los 40 años del Estatuto de Autonomía de Asturias

“Me cuesta aceptar que Asturias desaproveche, cuatro décadas después, una oportunidad histórica para adecuar su Estatuto, mejorar su autogobierno y proteger su patrimonio cultural”. El presidente del Principado, Adrián Barbón, cerró con ese emplazamiento a la reforma la apología de la “cogobernanza” con la que quiso aportar al intercambio de pareceres que esta mañana juntó en la Junta al jefe del Ejecutivo autonómico actual con tres de sus antecesores, Pedro de Silva, Juan Luis Rodríguez-Vigil y Antonio Trevín, en la conmemoración institucional del cuadragésimo aniversario del Estatuto de Autonomía.

En un acto al que faltaron por “motivos personales” los otros dos expresidentes vivos, Francisco Álvarez-Cascos y Javier Fernández, y que transcurrió sin una palabra sobre la controversia que genera la inclusión de la cooficialidad del asturiano en la reforma en marcha, Barbón reclamó, entre otras, como “cuestión que sí o sí hay que tocar” la necesidad de desligar el ciclo electoral asturiano del de otras regiones, siguiendo el ejemplo de Castilla y León, que merced a una reforma de su Estatuto ha podido anticipar sus elecciones a este año y no tener que repetirlas en 2023.

Transcurrió la conmemoración sin una palabra sobre la controversia que genera la inclusión de la cooficialidad del asturiano en la reforma en marcha

decoration

El Presidente aludió asimismo a las necesidades financieras de la comunidad autónoma y al “procedimiento más complejo de que un sudoku” que debe resolver el cambio en el sistema de financiación autonómica con “más recursos por parte del Gobierno de España” . Hizo además una nueva llamada a las fuerzas políticas asturianas hacia la "inteligencia, responsabilidad, generosidad y disposición al acuerdo que hicieron posible tanto la Constitución Española como nuestro Estatuto" y dedicó su intervención a defender una reforma del Estado autonómico que fortalezca la "cogobernanza", la "descentralización" y el funcionamiento federal. Puso entre otros ejemplos la necesidad de reformar el funcionamiento del Consejo Interterritorial de Salud y de "transitar hacia una Agencia Nacional de Salud Pública con capacidades de gestión", como "un órgano similar al actual consejo, pero más federalizado, con capacidad para adoptar decisiones preceptivas y vinculantes no por unanimidad, sino por mayoría".

Juan Luis Rodríguez-Vigil reclamó la búsqueda de "formulas de cooperación intermunicipal", un clamor contra "la extrema centralización de la gestión de los servicios públicos en Oviedo"

decoration

Entre los que le precedieron en el uso de la palabra, Juan Luis Rodríguez-Vigil se centró en el análisis del régimen local asturiano con la reclamación de la búsqueda de "formulas de cooperación intermunicipal", un clamor contra "la extrema centralización de la gestión de los servicios públicos en Oviedo" y una apología sobre la necesidad de apostar por la constitución de "comunidades de municipios sin personalidad jurídica" y de adscripción voluntaria". Abordó como una "catástrofe demográfica y política" el despoblamiento, contra el que "poco se ha hecho" y sin referirse al asturiano repitió lo ya dicho sobre la reforma del Estatuto, que no es partidario si no se da, como mínimo, el mismo consenso que se consiguió al aprobar el actual, pidiendo "contención a quienes mandan" a la hora de regular las reglas del juego, "con el fin de que sean válidas para todos".

Antonio Trevín fue el más contundente al denostar el "dumping fiscal" que a su juicio ejerce la Comunidad de Madrid y defendió que para "equilibrar financieramente" el estado autonómico urge una armonización fiscal

decoration

Al abordar los problemas de financiación de las competencias autonómicas, Antonio Trevín fue el más contundente al denostar el "dumping fiscal" que a su juicio ejerce la Comunidad de Madrid y defendió que para "equilibrar financieramente" el estado autonómico urge una armonización fiscal que también defiende el actual Gobierno del Principado. Trevín ha centrado su intervención en la transformación económica que ha vivido Asturias en este periodo y después de que a finales del pasado siglo todos los grandes sectores económicos de la región entrasen a la vez en reconversión.

Pedro de Silva aseguró que la región supo "jugar bien sus cartas, que no eran buenas ni altas, para sacar adelante el Estatuto que más le convenía".

decoration

Pedro de Silva se concentró en el repaso del proceso que condujo a la aprobación del Estatuto de Autonomía, que él vivió en primera persona, y llegó a la conclusión de que aquellas opciones que se tomaron hace cuarenta años, y que convirtieron al Principado en la primera comunidad uniprovincial en acceder al autogobierno por la vía 'lenta' del artículo 143 de la Constitución, demuestran que la región supo "jugar bien sus cartas, que no eran buenas ni altas, para sacar adelante el Estatuto que más le convenía".

Pincha aquí para leer el discurso íntegro del presidente de Asturias, Adrián Barbón.

Compartir el artículo

stats