Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La resaca política de la visita del presidente del Gobierno

Izquierda y derecha, de acuerdo ante Sánchez: “No es el aliado de Asturias”

Podemos e IU, socios en la Moncloa, afean al Presidente su silencio con Alu Ibérica; y PP, Cs, Foro y Vox critican la falta de compromisos concretos

Un momento del acto de Pedro Sánchez en Gijón. Marcos León

El discurso del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en Gijón donde proclamó a su Ejecutivo como “el mayor aliado” de los grandes retos de Asturias concitó ayer la réplica unánime del resto de partidos con representación en el parlamento asturiano, incluso de las marcas que son socias en el Gobierno central. Tanto los partidos de la izquierda alternativa, Podemos e IU, como los de la derecha rebatieron el discurso de Pedro Sánchez y rechazaron que haya dado en lo que va de legislatura soluciones desde Moncloa a las grandes asignaturas pendientes de la “agenda asturiana”, así bautizada por los socialistas desde de la doble cita electoral de 2019.

La tercera visita de Pedro Sánchez a Asturias en los últimos seis meses provocó ayer resaca cuando la legislatura ya supera su ecuador y todos los partidos empiezan a pensar en el próximo ciclo electoral, que tendrá como prólogo las autonómicas de Castilla y León y, probablemente las andaluzas. Los reproches al Presidente del Gobierno fueron tan diversos como variada su procedencia, empezando por el primer partido de la oposición en el parlamento asturiano, que también extendió la censura al presidente del Principado.

“Asturias nunca ha sido una prioridad para los gobiernos socialistas y aún menos para este ejecutivo de Pedro Sánchez. Si históricamente los socialistas nunca han atendido las necesidades de nuestra comunidad, con Sánchez ha sido aun peor”, valoró Teresa Mallada, la presidenta del PP asturiano, quien considera que el Presidente del Gobierno ha preferido “pagar favores políticos para saldar sus deudas a nivel nacional. Ahí están los hechos: el estatuto de las industrias electrointensivas, la protección del lobo, el reparto de fondos europeos o las infraestructuras”, apuntó Mallada. La dirigente popular criticó al presidente autonómico, Adrián Barbón, por “colocarse en la foto y ser el más entusiasta palmero del peor presidente para España y para Asturias de la historia, sin hacer nada ante todo ese tipo de agravios”.

En Ciudadanos tampoco gustaron los mensajes del Presidente del Gobierno. “Con aliados como Sánchez, Asturias no necesita enemigos”, afirmó la portavoz del partido naranja en el parlamento autonómico. Susana Fernández repasó un amplio listado de compromisos pendientes por parte del Gobierno de coalición con el Principado: “La descarbonización exprés y el cierre de la minería, el estatuto electrointensivo y las tarifas de la luz, la protección del lobo, las agresiones al medio rural y la ganadería, o su dejación de funciones en la pandemia con claros ejemplos de sus recientes agresiones a esta tierra”, a juicio de la diputada naranja. “Visitó Gijón como Míster Marshall, quitándose de en medio con una visita exprés a TSK, que solo perseguía dar un cariz institucional a la visita para justificar el viaje en Falcon”, reprobó Susana Fernández, quien asimismo cuestionó que “no hiciera una sola mención a los plazos para el AVE, ni para la eliminación del peaje del Huerna, ni la autovía del Suroccidente”. También echó en cara que Sánchez viniese el pasado sábado “con la limosna de las pensiones bajo el brazo (...) con Barbón haciendo las veces de Fernández Villa, aplaudiendo henchido y complacido”.

Ser socios en el gobierno de coalición no rebajó el cuestionamiento de Podemos al presidente Sánchez. En la formación morada no gustó el vacío de la comitiva presidencial a la plantilla de la antigua Alcoa o a representantes de los ganaderos a las puertas del recinto ferial “Luis Adaro” de Gijón. “Para ser un buen aliado, no digamos ya el mejor, un punto de partida sería escuchar. Oír a los trabajadores de Alu Ibérica que se han quedado en la calle ante la pasividad de Industria y a las personas del campo asturiano, que son ejemplo de ganadería frente a las macrogranjas”, sostuvo Rafael Palacios, el recién nombrado portavoz de la formación morada en el parlamento asturiano. A juicio del diputado podemista, “antes de venir a sacar pecho, tiene que preguntarse por qué la percepción ciudadana es de inacción frente al declive de los sectores productivos asturianos”. Pero Palacios optó por tender la mano: “Toda nuestra disposición a trabajar para que los fondos europeos sirvan para construir un futuro sostenible, como pide a gritos este país”, afirmó.

“Parece que Sánchez inicia de manera prematura la campaña electoral. En vez de hablar de que es el mejor aliado para la agenda asturiana, habría sido más demostrativo que hubiera marcado citas clave de esa agenda, como garantizar actividad y empleo en Alu Ibérica, ya que en campaña prometió todo para solucionar los problemas de Alcoa; o de cuestiones básicas del desarrollo de Asturias, como puede ser la supresión del peaje del Huerna”, rebatió Ángela Vallina. La portavoz de IU cree que “está bien sacar pecho de las medidas para evitar los efectos de la pandemia, donde fue decisiva la presencia de Unidas Podemos, pero aún estaría mejor reconocer la falta de empatía de ministras como Reyes Maroto o Teresa Ribera para con Asturias”. Vallina concluyó que “el mejor aliado de la agenda asturiana no es Pedro Sánchez sino la fuerza de su sociedad civil y la parte progresista en un Gobierno que hubiera sido más de lo mismo si no fuera de coalición”.

Adrián Pumares (Foro) elevó el tono crítico a Sánchez: “Su autoproclamación como el mayor aliado de Asturias supone un insulto y un desprecio porque su gobierno no ha hecho más que poner trabas a Asturias, con ejemplos como una transición ecológica apresurada con cierres de térmicas sin proyecto alternativo de empleo en las comarcas afectadas. Y ahí está el caso de Alcoa, donde los trabajadores fueron engañados por los gobiernos central y autonómico, o la protección del lobo”, censuró Pumares, que acusó al PSOE de “vivir de propaganda y los titulares fáciles”.

Ignacio Blanco, portavoz de Vox, señaló a “Asturias como la región que más está sufriendo al Gobierno de Sánchez, con cierres de térmicas, ganadería acosada por la protección integral del lobo y falta de apoyo, alta velocidad que no llega, peajes inasumibles”. El también presidente regional de Vox dijo “desconocer esa agenda fantasma del presidente Barbón para Asturias, es evidente que Pedro Sánchez y su gobierno de extrema izquierda son el peor compañero de viaje que pueda tener Asturias”.

Compartir el artículo

stats