Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los partidos de centroderecha defienden el “mini-AVE” Cantábrico: “Sería fabuloso”

Las formaciones de izquierdas sostienen que la prioridad, aparte de la finalización de la variante de Pajares, debe ser la inversión en cercanías

El proyecto del “mini-AVE” Cantábrico entre Ferrol y Santander, ideado por Feve en 2009 y que desde 2011 permanece olvidado en un cajón del Ministerio de Transportes, es apoyado sin ambages por los grupos del centroderecha de la Junta General. PP, Ciudadanos, Foro y Vox consideran que el proyecto que posibilitaría trenes circulando hasta a 160 kilómetros por hora por la cornisa cantábrica es adecuado para modernizar una línea en muy mal estado, en la que la velocidad media ni siquiera alcanza ahora los 50 kilómetros por hora. La izquierda prefiere centrar los esfuerzos en la mejora de las cercanías.

El PSOE mantiene su discurso de los últimos meses: la prioridad es la variante de Pajares y la mejora de las cercanías, aunque se muestra “abierto” a nuevas actuaciones. Podemos pide centrarse en las cercanías y alejarse de “macroproyectos” e IU también apuesta por mejorar las cercanías. Y solo si estas no se ven perjudicadas en lo que se refiere a inversiones, respaldaría el “mini-AVE”. El Ministerio de Transportes, mientras tanto, sostiene que lo urgente y prioritario, Variante aparte, es mejorar el servicio en el área central y apuesta abiertamente por centrar la inversión de los próximos años en las cercanías.

René Suárez (PSOE)

“Para los y las socialistas asturianos el gran objetivo en estos momentos es la puesta en servicio en los plazos previstos de la variante de Pajares, una infraestructura clave para la comunidad, así como la mejora de nuestra red de cercanías. A partir de ahí, y sin entrar a valorar proyectos concretos, estamos abiertos a nuevas actuaciones que se puedan plantear en adelante para seguir mejorando nuestras comunicaciones ferroviarias”.

Álvaro Queipo (PP)

“La propuesta del ‘mini-AVE’ es intachable y sería verdaderamente fabulosa para Asturias pero siendo realistas, parece poco probable que un gobierno como el de Pedro Sánchez vaya a ejecutarlo, teniendo en cuenta que a día de hoy permite que sigamos sufriendo trayectos de más de tres horas entre las alas y el centro de Asturias, con un trazado de Feve del siglo pasado, sin posibilidad, por ejemplo, de que un usuario del Occidente pueda ir y volver desde su casa al centro de Asturias el mismo día. Lo urgente es que el Gobierno cumpla con las inversiones ferroviarias en cercanías y media distancia, modernizando y ampliando el material rodante y llevando a cabo la reforma de la malla horaria para que el servicio que se presta sea de calidad”.

Susana Fernández (Cs)

“Una conexión ferroviaria cantábrica de calidad, además de mejorar las deficientes comunicaciones actuales, contribuiría a reforzar el frente común de las regiones periféricas del Norte, que tienen problemas y retos muy similares. Nos hemos pasado un siglo vertebrando España en la radialidad con Madrid y las periferias apenas han dialogado entre sí, lo que las ha debilitado aún más. Además, la llegada del AVE va a generar un problema de comunicaciones ferroviarias interiores con las alas. Un turista que llegue a Gijón en AVE no puede estar luego tres horas y media en un cercanías para llegar a Llanes, como si Asturias fuese el tercer mundo. Barbón está tan embelesado con el efecto ‘Aspirino’ que no ha pensado en qué pasará al día siguiente de que el primer tren de alta velocidad llegue a Asturias. La red de cercanías asturiana es lamentable. Hay que actuar sobre ella y el ‘mini-AVE’ podría ser una solución. Esta región no puede perder de nuevo un tren de progreso como el proyectado entre Santander y Bilbao, y quedarse callada y complacida ante un nuevo desprecio de un gobierno socialista”.

Sofía Castañón (Podemos)

“Potenciar el tren es a priori lo mejor que podemos hacer para vertebrar Asturies y para conectarnos con el exterior de forma sostenible. Ahora bien, la historia nos enseña que no podemos estar pensando en macroproyectos mientras descuidamos las infraestructuras de cercanías que las asturianas y asturianos necesitan en su día a día. Es imprescindible fortalecer el ancho métrico con proyectos realistas que prioricen la vocación de servicio público y que no dejen atrás a la Asturies interior. Desdoblar vía de ancho métrico es clave para mejorar frecuencias y tiempos, pero también lo es renovar el material rodante y acometer otras labores de mantenimiento”.

Adrián Pumares (Foro)

“Estamos totalmente a favor de este proyecto. Las conexiones a través de ferrocarril con el resto de las comunidades cantábricas han de ser mejoradas. No es de recibo tardar más de siete horas desde Oviedo a Ferrol, cinco horas a Santander o directamente no tener conexión a Bilbao. La defensa que no solo Foro Asturias sino la sociedad asturiana realiza del uso del ferrocarril choca con el nulo interés que la Federación Socialista Asturiana, los sucesivos gobiernos socialistas del Principado y los distintos gobiernos de España muestran por el ferrocarril, lo que hace imposible que cualquier proyecto en esta materia llegue a buen puerto”.

Ovidio Zapico (IU)

“Como hemos sostenido en este asunto, la prioridad tienen que ser las cercanías, dentro de un modelo de movilidad sostenible. A largo plazo, un proyecto de ferrocarril de la cornisa cantábrica no puede hacernos olvidar las necesidades inmediatas para actualizar las cercanías. En este escenario, ese trazado por la cornisa cantábrica es un buen proyecto que tendría encaje, siempre y cuando no suponga postergar la modernización inmediata de las cercanías”.

Sara Álvarez Rouco (Vox)

“Esta iniciativa propone una solución adecuada para los problemas de movilidad ferroviaria asturianos y podría servir para reconducir el abandono en que se encuentra este transporte en Asturias. También sería un paso para evitar el aislamiento en el que se encuentra nuestra comunidad. En Vox siempre estaremos a favor de valorar estos avances si resuelven nuestros graves problemas de traslado interior y nos acercan a las comunidades vecinas. Por eso, a falta de mayor concreción y adaptación del estudio existente al momento actual, nos parece una alternativa válida para resolver el retraso histórico en el que nos tienen anclados los socialistas, cuando ya estamos en pleno siglo XXI. Seria, sin duda, una inversión elevada, aunque no tanto como otros proyectos ideológicos absurdos de las izquierdas. La diferencia con ellos es que en este caso el beneficio que se aportaría a los asturianos sería mucho mayor. Pero no podemos olvidar que cualquier iniciativa que prometa el Partido Socialista no se llevará a efecto”.

Compartir el artículo

stats