Cinco montes han sido clasificados como nuevos "vecinales en manos común" en los tres años de legislatura. Hay diecinueve peticiones en curso, cuatro rechazos y tres expedientes "prácticamente finalizados". En seis meses no se han recibido nuevas solicitudes. El consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial, Alejandro Calvo, ha invitado este martes a valorar lo hecho por su departamento en esta legislatura "después de treinta años en los que el trabajo alrededor del Jurado de Clasificación de Montes Vecinales había estado parado". Era la respuesta de la administración para la interpelación parlamentaria en la que el portavoz de Foro en la Junta, Adrián Pumares, pidió agilidad en la devolución de los montes "a sus legítimos propietarios" y lamentó que en las circunstancias actuales el Principado, "en lugar de colaborar, esta actuando como un estorbo".

Ante una representación del colectivo Asturias Ganadera, que exhibió en la tribuna del parlamento autonómico pancartas de "Devolución o dimisión", Calvo se escudó en las restricciones legales cuando el diputado interpelante puso ante él la exigencia de que la administración pueda intervenir "de oficio" en el cambio de titularidad del monte para facilitar su aprovechamiento. "Para hacerlo", ha asegurado el Consejero, "tenemos que construir la mecánica administrativa con carácter independiente. Es todo eso lo que hemos hecho y para ello lo primero es dar respuesta en los tiempos administrativos y legales a las solicitudes que hemos recibido". Se propuso "seguir así", "con todas las garantías que exige el marco legal" y teniendo en cuenta la cautela a la que obliga la ley cuando se trata de modificar la propiedad de bienes públicos. "Hay una mayoría clara en esta cámara", concluyó, "que considera que lo importante es que la gente que vive en los pueblos se beneficie de la gestión de los montes. Y aunque se interprete que las respuestas son insuficientes", recalcó, "el marco legal es obligado para cualquiera que tenga que hacer esta gestión".