El consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial, Alejandro Calvo, interpreta las muertes de tres lobos radiomarcados por lazos y disparos ilegales como una prueba de la utilidad del programa de radiomarcaje. “Que haya sucedido”, dijo en la Junta a pregunta de Podemos, “es parte del objetivo” del plan, que entre otros propósitos “pretende constituir una red de alerta temprana del furtivismo”. Calvo insistió en que el Gobierno ha puesto los casos detectados “en manos de las autoridades pertinentes”.