Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La izquierda alternativa y Cs ofrecen pactar al Presupuesto a Barbón, que busca “la centralidad, no el centro"

Mallada plantea al Gobierno regional "negociar medidas" para allanar la ejecución de inversiones y se reúne luego con el Presidente

Adrián Barbón, durante un Pleno de la Junta.

La izquierda alternativa y Ciudadanos aprovechan el último pleno del curso para realizar ofertas formales de negociación del Presupuesto de 2023 a Adrián Barbón que, sin embargo, sigue viendo difícil un acuerdo. El Presidente ha confirmado que esa negociación empezará por IU, por el acuerdo de investidura firmando en 2019, pero ha mandado un primer aviso: buscará “la centralidad, que no el centro”, para garantizar la estabilidad que necesita Asturias. Se masca la campaña electoral en el ambiente de la Junta General. Mientras Podemos e IU ven al Gobierno de Barbón más cerca de la derecha, le ofrecen sus seis votos para las últimas cuentas de la legislatura, Ciudadanos contraoferta sus cinco escaños a cambio de más apoyo a revisiones fiscales que favorezcan a autónomos y empresarios. Por si fuera poco, nada más acabar los últimos “cara a cara” del curso, la líder popular, Teresa Mallada, se reunió con Adrián Barbón en el minidespacho que el presidente del Principado tiene al lado del hemiciclo y en el que poco antes el Presidente había estado con su vicepresidente Juan Cofiño.

Teresa Mallada, antes de esa inusual reunión con Barbón, ha pedido cuentas al presidente del Principado por su reciente maratón ministerial en Madrid, y afeó la baja ejecución tanto del Estado como del Gobierno regional en 2021. “Es un sacrilegio dejar sin ejecutar casi 300 millones en Asturias el año pasado”, cuestionó para, a renglón seguido, tender la mano de una negociación que, por lo visto, estaba a la vuelta de la esquina. “Hay que negociar ya medidas eficaces que simplifiquen la burocracia y permitan la ejecución de los Presupuestos”, planteó Mallada, que propuso “mejorar y ampliar la ley de Medidas Administrativas Urgentes porque se ha quedado escasa

Barbón esgrimió el principal logro de su visita pluriministerial a Madrid. “Al menos está encarrilada la situación presupuestaria de 2022” para, más adelante, admitir que “no hay forma física ni máquina del tiempo” para “corregir” la baja ejecución del pasado año. Cuando Mallada le sacó cifras de inversión más elevadas de los gobiernos de Rajoy en Asturias, Barbón contestó que en aquella época, como alcalde de Laviana, “critique los cero euros que dedicó Rajoy al Plan de la Minería”. Finalizado el “careo” parlamentario, Barbón y Mallada tuvieron ocasión de hablar, sin micrófonos de por medio, como no habían hecho antes en la presente legislatura, en un encuentro que finalizó pasadas la una y veinte de la tarde.

La portavoz de IU, Ángela Vallina, sorprendió a Barbón con una oferta que iba más allá de su propia organización, “ante la deriva empresarial” del Ejecutivo asturiano que la izquierda alternativa vislumbra en la tramitación de la ley de Calidad Ambiental. “Pactemos los Presupuestos, cuenta con la vocación negociadora de nuestros dos escaños, qué pena que no sean más, sino con los cuatro del otro grupo de la izquierda. Tiene seis escaños con los que puede negociar, más que suficientes para garantizar una holgada mayoría parlamentaria”. La portavoz de IU admitió que esa oferta tiene difícil encaje “si el Gobierno se ha lanzado a la conquista del centro” y sostuvo que “le están moviendo” en esa estrategia.

Barbón dio largas a la oferta “conjunta” de IU y Podemos. “Ustedes son dos diputados, si ahora ya tienen una coalición no formal en este parlamento y son seis votos. Yo ahí no me puedo introducir en una relación no abierta, en tal caso sería inclusiva y exclusiva de ustedes”. Pero el presidente del Principado si se mostró dispuesto a iniciar la negociación del Presupuesto “como siempre hemos hecho, con IU, tras el acuerdo de investidura”. Barbón trató de quitar hierro a “la diferencia puntual y legítima” sobre la ley de Calidad Ambiental, replicó a Vallina que ”a mí no hay grúa del Roxu que consiga moverme” y defendió que su Gobierno “tiene declarada la guerra a la burocracia”. “Cuando se acercan las elecciones se intentan magnificar las rupturas sentimentales. Yo no voy a contribuir a ello porque les debilita a ustedes, a nosotros y, lo más importante, a Asturias”.

Mucho menos versallesco fue el intercambio del Presidente autonómico con la tercera pata de la izquierda en el hemiciclo, Podemos, que, como IU, preguntó por la orientación de las próximas cuentas. Rafael Palacios profundizó en la oferta de la coalición: “Lo veo celoso de esta relación amorosa tan guapa, que está naciendo entre IU y Podemos, pero somos gente moderna, señor Presidente, y nos gustan los tríos como demostramos en Madrid. Me sorprende que se muestre conservador en este tema”, sostuvo el portavoz morado en la Junta, molesto con el recado de la víspera del vicepresidente Juan Cofiño, al que le dio la vuelta: “Deje usted de mirar a la derecha, para Ciudadanos, no vaya a ser que un día no estén y ya sea tarde para mirar para la izquierda”, espetó Palacios que insistió en la propuesta: “Venga al trío, sea más moderno”

Barbón fue directo en una réplica en la que saltaron chispas. “Yo tengo un compromiso monógamo con la Federación Socialista Asturiana”. El presidente pasó al ataque ante el “galanteo” de los dos partidos de la izquierda alternativa: “Es una verdadera lástima que ese enamoramiento no surgiera en 2019 porque intentaron, por todos los medios posibles, que IU no entrase en la Mesa de la Cámara y trataron de paralizar la reforma para impedir que IU tuviera grupo parlamentario”. La alusión al arranque de la legislatura cabreó a la bancada de Podemos, hasta el punto de que la vicepresidenta de la Junta, Celia Fernández, tuvo que apaciguar los ánimos mientras Barbón decía: “A mí no me engañan”.

Como el último turno de preguntas al Presidente del curso iba de ofertas, la portavoz de Ciudadanos, también hizo la suya. Susana Fernández hurgó “en el ataque de celos adolescentes, que parece que tiene la extrema izquierda en las últimas semanas” y ofreció los cinco escaños para aprobar las próximas cuentas “si coincidimos en las palancas necesarias para estimular la economía asturiana” y, recalcó, favorecer “la actividad de empresarios y autónomos”. Al margen de discrepancias en los datos sobre la pérdida de autónomos y en los motivos del cierre de empresas, Barbón trasladó una reflexión sobre el espacio político de Asturias. “No reconozco más centrista en este país que Adolfo Suárez (…) Lo que sí existe es la centralidad. En Asturias ese espacio lo ocupamos la FSA y el Gobierno socialista porque somos el partido de Asturias. Yo no busco el centro, buscamos la centralidad”, afirmó Barbón, quien definió a su Gobierno como “cómodo para los asturianos y asturianas, en el que se vean reflejados, y sientan garantizados sus derechos”.

Compartir el artículo

stats