La mañana de la Junta se está moviendo entre los ecos del Debate de Orientación Política General, celebrado la semana pasada, y el indisimulado afán del presidente del Gobierno, el socialista Adrián Barbón, por recabar apoyos para las cuentas regionales de 2023.

Barbón ha reiterado a la portavoz de Ciudadanos, Susana Fernández, que el proyecto de presupuestos del próximo ejercicio se centrará en tres epígrafes: la juventud, el reto demográfico y canalizar los fondos europeos. "Vamos a aprobar los presupuestos con el que se ponga a tiro", ha apostillado, reiterando su voluntad de diálogo.

Por parte de Podemos, Ricardo Menéndez Salmón le respondió: "Nos ponemos a tiro gustosamente".

Desde el Grupo Mixto, su único integrante, Armando Fernández Bartolomé, ex diputado de Ciudadanos, ha puesto sobre la mesa una de sus prioridades (no la única) para apoyar las cuentas autonómicas: actualizar la Ley de Salud Escolar, que data del año 1984. Bartolomé y Barbón coincidieron en que esta norma "se ha quedado obsoleta". Y también se mostraron de acuerdo en subrayar la importancia de "la salud mental" de los niños, adolescentes y jóvenes, severamente deteriorada a raíz de la pandemia de covid-19. El presidente autonómico reconoció que "probablemente no se apruebe en esta legislatura, pero quedará encarrilada para la próxima".

Susana Fernández instó al presidente a concretar sus medidas y llevar a cabo compromisos aplazados como el plan de empleo joven o la estrategia de activación juvenil. La portavoz de Ciudadanos incidió en que la retención y recuperación de talento joven es una de las prioridades de su partido, lamentando que desde el Gobierno autonómico parece que "no tienen prisa". Así, ha tendido la mano a negociar y respaldar las cuentas siempre que se pongan en marcha medidas ágiles para impulsar la actividad económica y el talento, y con actuaciones que se adapten a las necesidades formativas, laborales y de conciliación.

Por su parte, Adrián Barbón ha insistido en que su Ejecutivo va a defender los intereses de los jóvenes desde la transversalidad, matizando que para hacer política se necesitan recursos y para eso es esencial sacar adelante los presupuestos.

Barbón se compromete a aprobar, antes del final de la legislatura, la ley de presupuestos y ocho leyes más, entre ellas dos que aún no han llegado a la Cámara: la de Reto Demográfico y la de derechos del colectivo LGTBI.