Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Gobierno se asegura aprobar la ley que allanará la entrada de la SEPI en la ZALIA

La oposición alberga dudas sobre la viabilidad de un proyecto, que acumula un endeudamiento de 130 millones desde su gestación en 2005

El consejero de Medio Rural, Alejandro Calvo, en una imagen de archivo

El Gobierno sacará adelante la ley que allanará la entrada de la sociedad estatal SEPIDES como nuevo socio de la Zona de Actividades Logísticas de Asturias (ZALIA), un proyecto bloqueado que acumuló hasta 130 millones de deuda desde su gestación en 2005, y que aún no tiene finalizada su urbanización ni siquiera la subestación eléctrica indispensable para que sea operativa. Aunque la votación tendrá lugar al final del pleno, ya a primera hora de la tarde, el proyecto legislativo para reorganizar el accionariado y dar una posición mayoritaria al Principado recabará el apoyo del PSOE, PP, IU, Foro y del Grupo Mixto, según han anunciado sus respectivos portavoces. Más de una treintena de votos de los 45 diputados que integran la Cámara autonómica. Podemos, Vox y el diputado forista Pedro Leal, que presentaron enmiendas que serán rechazadas, anunciaron su voto en contra, mientras que Cs no explicitó el sentido de su voto.

El consejero de Cohesión, Alejandro Calvo, ha sido el encargado de defender la ley que permitirá al Principado hacerse con la posición mayoritaria de la ZALIA, un proyecto que pese a estar empantanado desde hace lustros sigue teniendo para el Gobierno autonómico un carácter "estratégico". Calvo defendió que esta operación, por la que el Principado pasará a controlar el 86 por ciento de las acciones de la ZALIA, "permitirá la entrada de SEPIDES, que garantizará la financiación necesaria y asumirá la gestión en la comercialización de las parcelas". La sociedad estatal aportará los casi 15 millones de euros necesarios para construir la subestación eléctrica y rematar las obras de urbanización aún pendientes.

El PP anunció su voto favorable, aunque con muchas reservas y dudas de que esta ley pueda ser la solución definitiva "a un gran pozo negro". Pablo González, el portavoz adjunto popular en la Junta General, argumentó que "es imposible decir que no" y aclaró que que "apoyamos con los ojos cerrados, esta nueva huida hacia adelante; nos piden tener fe en el Gobierno para gestionar algo que el propio Gobierno ha estropeado. Nos tememos que no va a ser la solución definitiva, ojalá nos equivoquemos", expresó el diputado del PP. Pablo González echó de menos un estudio del Gobierno socialista sobre "la viabilidad" de la Zalia y quiso tener un recuerdo para las familias expropiadas de San Andrés de los Tacones y alrededores, a quienes este proyecto lleva condicionando sus vidas desde hace más de tres lustros.

Sergio García, de Cs, reprochó a los socialistas que no pueden estar satisfechos de la situación a la que han abocado a la ZALIA y anunció que votarán a favor de todas las enmiendas presentadas por la oposición. "La ZALIA necesita una solución pero ustedes generaron el problema porque desde 2005 la mayoría de gobiernos esta región han sido socialistas", planteó el diputado del grupo naranja.

Ricardo Menéndez Salmón, de Podemos, puso el foco sobre "la existencia zombi" de un proyecto que tras 17 años "no ha completado su principal vial de acceso pese a un gasto oneroso y ominoso". El diputado morado recordó la denominación de "Suelomocho", que ya le dedicó Fernando Goñi cuando era parlamentario del PP en la Junta, y también reprochó al Ejecutivo que no haya acompañado este cambio en la ley "con un plan de viabilidad detallado". Para Salmón, la asunción de una posición mayoritaria del Principado supone "una nacionalización de pérdidas irresponsable" y "nunca se podrá devolver lo que ha costado". Concluyó el diputado de Podemos, que la ZALIA "es un mal sueño arecista que nunca debió nacer".

La portavoz de IU, Ángela Valina, anunció "el voto favorable" de la coalición que justificó en "la esperanza de que la posición mayoritaria del Gobierno sirva para impulsar el desarrollo" de esta operación de suelo industrial y logístico. Vallina también expresó la confianza de su partido en que "SEPIDES cumpla el compromiso de concluir la urbanización y la subestación eléctrica para poder empezar a comercializar las parcelas".

Foro votará de forma dividida. Su portavoz, Adrián Pumares, anunció el apoyo al cambio legislativo "aunque nos deja dudas; se ha dilapidado dinero público" y también se alineó entre los demandantes al consejero Calvo de un plan de viabilidad sobre el futuro inmediato de este proyecto. "Me ha decepcionado su comparecencia", concluyó Pumares. El diputado Pedro Leal formalizó enmiendas, lo que le permitió intervenir en el pleno para su defensa. "Hoy nadie sabe para qué sirve la ZALIA. Se inyectó dinero sin obtener resultados. Esta fiesta la van a pagar todos los asturianos a costa de más listas de espera, menos educación y menos servicios sociales", esgrimió Leal, que puso este proyecto "como ejemplo de la mala gestión socialista".

Ignacio Blanco, el portavoz de Vox, confirmó el voto negativo de su grupo y criticó al apoyo del PP "a un gobierno que miente, se están dejando engañar, ustedes están en la operación salvar al soldado PSOE". Blanco también reclamó un plan de viabilidad para una sociedad "con un patrimonio negativo de 54 millones, unas existencias valoradas en 68 millones y unas deudas de 122 millones".

El diputado del Grupo Mixto, Armando Fernández Bartolomé, constató "la gestión muy deficiente" de esta sociedad pero justificó su apoyo en la conveniencia de aprovechar "la oportunidad de los fondos europeos para el impulso de una zona logística verdaderamente importante para Asturias".

Compartir el artículo

stats