Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barbón defiende la reforma del delito de sedición: "No se corresponde con la realidad jurídica del momento"

El presidente del Principado se apoya en la "doctrina penal" para sumarse a las tesis del Gobierno y afirma que la formulación actual del tipo delictivo "provoca problemas de aplicación"

Adrián Barbón, esta mañana en la Junta

El presidente del Principado se ha mostrado conforme con la reforma del delito de sedición, pero trató de argumentar su criterio en razones jurídicas alejadas del debate político. Después de varias jornadas de atronador silencio, escuchando sonoras voces discrepantes surgidas desde dentro del PSOE, Adrián Barbón ha respondido a la pregunta de la portavoz del PP en la Junta, Teresa Mallada, dirigiendo la cuestión al territorio de un "debate doctrinal" en el que son "los juristas que emiten estudios al respecto" los que "vienen diciendo que hay que reformar ese delito porque no se corresponde con la realidad jurídica del momento y provoca problemas de aplicación". En estos términos más jurídicos que políticos aludió el jefe del Ejecutivo autonómico a las dificultades para la extradición del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont "porque no había concordancia con los tipos penales que se aplicaban" en otros países de Europa y rechazó la acusación sobre la ilegitimidad de la modificación aduciendo que "si se hace con los trámites correctos no es ilegítima" y que siempre quedará el Tribunal Constitucional para determinar el encaje de la norma. De política, y del ruido de fondo que ha llenado las últimas semanas, casi nada más que una pregunta y su respuesta. "¿Está Cataluña hoy mejor que hace cinco años? El apoyo al independentismo se ha desplomado por completo. Esta es la realidad".

Venía Mallada de reprochar al Presidente su silencio y de invitarle a romperlo, de poner ante él las opiniones divergentes con la de Pedro Sánchez que han manifestado algunos "barones" socialistas y de ofrecerle una oportunidad para dejar clara su posición respecto a la "justicia a la carta" o a si considera que "el mejor modo de fortalecer el Estado es plegarse al chantaje de quienes han pretendido demoler el orden constitucional llegando a perpetrar un golpe contra el Estado".

La sesión bisemanal de preguntas al Presidente sirvió para recoger la posición de Barbón y para oírle entrar decididamente en el estado de la negociación presupuestaria con un "pequeño reproche" a Podemos que fue más bien grande. "Llegan muy tarde", les dijo cuando el portavoz morado, Rafael Palacios, reprodujo en la Junta su petición de incremento en la dotación del salario social básico en las cuentas del próximo año. "Con IU, Foro y (el diputado del Grupo Mixto) Armando Fernández Bartolomé llevamos varias semanas negociando... A veces uno tiene la sensación de que no quieren pactar y lo lamento", remató Barbón en una suerte de "no les necesito" que zanjó de forma un tanto abrupta el diálogo.

En esta misma línea de aporte de indicios respecto a la inclinación del proceso negociador en marcha, el presidente del Principado agradeció al portavoz de Foro, desde la discrepancia, que sea el partido de Adrián Pumares quien a su juicio "más se acerca desde la derecha a la construcción de una alternativa política". Replicó así a la "apología del apocalipsis" que a su juicio venía de hacer el diputado interpelante en su retrato de los efectos de la inflación sobre el empleo en Asturias y defendió los datos del octubre con menos paro desde 2008 después de dejar sin respuesta la petición de Pumares de "ayudas para los trabajadores por cuenta propia más vulnerables a los efectos de la inflación" y de terminar invitándoles, a ellos sí, al presupuesto. "Se puede hacer mucho a través de los presupuestos", le dijo. "Allí les espero".

La portavoz de Izquierda Unida, Ángela Vallina, trajo al Pleno el reproche de su grupo a la decisión del Gobierno del Principado de "favorecer los deseos de algún alcalde (en referencia al de Siero, Ángel García, "Cepi") para que se instale una nueva gran superficie comercial en Asturias" mediante la revisión a su gusto de las directrices regionales de comercio. La réplica de Barbón defendió la pertinencia de la reforma legal, la "autonomía local" y la labor del regidor sierense, que "tiene doce concejales de 25 y según todos los datos seguramente tendrá más a partir de 2023. Su ciudadanía opina que el proyecto del Alcalde responde a su expectativa", remató alargando también a este terreno de la defensa del pequeño comercio la discrepancia que sobre todo en lo tocante a la ley de calidad ambiental separa al Gobierno de IU.

Allí donde la portavoz de Ciudadanos, Susana Fernández, derivó la orientación de la sesión hacia el "gravísimo problema de gestión" que dificulta el acceso de los ciudadanos al sistema sanitario, fundamentalmente a la atención primaria, el Presidente reconoció los problemas, "claro que los hay y los estamos detectando", pero no renunció a defender también aquí que tras el parón por la pandemia "fuimos la primera comunidad autónoma que decidió que el acceso a los centros de salud fuera posible presencialmente". Concretó Barbón que "en la consulta telefónica se está detectando un problema", pero añadió que si el paciente no insiste en que le vea su médico de cabecera cuando éste está ausente "le va a atender cualquier otro". Asumió las dificultades, pero quiso separar Asturias de otras comunidades donde "no hay asistencia de urgencia" en primaria. Aceptó posibles fallas, pero garantizó que "estamos actuando y reforzando los servicios administrativos".

Cuando el portavoz de Vox, Ignacio Blanco, volvió sobre la elevación de los datos de mortalidad en Asturias, Barbón añadió al reproche ­"practica usted la necrofilia política"- la mención de la hipótesis que a este respecto maneja Salud Pública para explicar este ascenso "en toda España". Es consecuencia, conjeturó, de las secuelas del covid en las personas que han pasado una enfermedad "desconocida" que "afecta a funciones claves como el sistema vascular y puede incrementar las posibilidades de sufrir un ictus". En su turno de réplica al diputado del Grupo Mixto, Armando Fernández Bartolomé, el jefe del Ejecutivo reclamó, mientras tanto, una homologación en todo el Estado de los criterios de cómputo de las listas de espera sanitaria, toda vez que no todas las cuentan igual, que en Asturias se entra desde la consulta en la que se prescribe una intervención quirúrgica y en otrras regiones "sólo después de pasar por el anestesista".

Compartir el artículo

stats