La presentación de la campaña "Gran Recogida 2022", promovida por la Fundación Banco de Alimentos de Asturias, ha tenido lugar esta mañana en la Junta General, en un acto en el que han intervenido el presidente de la Junta General, Marcelino Marcos Líndez; María Velasco Muñiz, coordinadora del Banco de Alimentos, y Bernardo Sopeña, presidente del Banco de Alimentos, y al que han asistido los vicepresidentes del Parlamento asturiano y diputados y diputadas, entre otras autoridades.

En la campaña, que se desarrollará entre el 25 de noviembre y el 9 de diciembre y en la que el objetivo es lograr la donación de 350.000 kilos de alimentos, participan 1.000 voluntarios y colaboran 340 supermercados, 42 empresas o entidades y 32 centros escolares.

En su intervención, el presidente del Banco de Alimentos ha reconocido que "nuestro objetivo es revertir esta situación de necesidad de muchas personas, por lo que debemos intentar llegar a todo el mundo para tener éxito". Bernardo Sopeña confía en la solidaridad de todos los asturianos y asturianas que, como ya han demostrado en momentos clave, es muy alta". "Nuestro deseo", ha añadido, "es mantener viva la solidaridad de los asturianos y llegar a todos los rincones de Asturias y poder donar alimentos".

Dando por sentado que "el hambre es moralmente injustificable", el presidente del Parlamento asturiano considera "prioritario dar formación y facilitar empleo, evitando así, dos males habitualmente asociados a las ayudas directas: el paternalismo y la cronificación de la dependencia". Una reflexión con la que Marcelino Marcelino Marcos Líndez no cuestiona la labor del Banco de Alimentos, que "en absoluto es malo o cuestionable, sino todo lo contrario".

La Junta acoge el acto de presentación de la campaña "Gran Recogida 2022" de la Fundación Banco de Alimentos Nacho Vela

Durante su intervención, Marcelino Marcos Líndez se ha mostrado convencido de que "atajar las causas de todas esas situaciones debe ser la prioridad de los que nos dedicamos a la política; pero lo cierto, aunque no debería ser así, es que esas personas con necesidades urgentes existen y con la misma urgencia es necesario darles una solución".

"Los Servicios Sociales son primordialmente necesarios, pero asociaciones como el Banco de Alimentos también ayudan, y mucho", ha defendido el presidente de la Junta en un momento de su discurso, en el que ha "aplaudido la labor de los Bancos de Alimentos en tanto sea una labor paliativa y de emergencia". Una labor "paliativa", ha añadido, "que permita a los beneficiarios y a sus familias redirigir recursos a otras necesidades, y que suponga, además, una concienciación y movilización social sobre la existencia de hambre en el entorno".

La Junta acoge el acto de presentación de la campaña "Gran Recogida 2022" de la Fundación Banco de Alimentos Nacho Vela

Para el presidente de la Junta, "la función que lleva a cabo la Fundación Banco de Alimentos siempre debe ser complementaria a la que desarrollan los Servicios Sociales y nunca una alternativa", convencido de que "es esencial atender a todos los componentes y principios del derecho a la alimentación y a la nutrición, que como un derecho debería ser considerado".

"Si algo no me gusta del Banco de Alimentos", ha puntualizado Marcelino Marcos Líndez, "es que su existencia es la señal que nos muestra el fracaso de nuestra sociedad en lidiar de manera significativa con la pobreza". "Mientras exista el Banco de Alimentos no podemos estar contentos, ni satisfechos con aquello que como sociedad estamos haciendo contra el hambre y la pobreza alimentaria. El éxito del Banco de Alimentos confirma el fracaso de la sociedad ", ha concluido.