La investigadora del Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (Serida) Carolina Tamargo ha presentado esta tarde, en la Junta General, el proyecto de investigación "Conservando nuestras razas autóctonas: el Banco de Recursos Zoogenéticos del Principado de Asturias", en un acto en el que también han intervenido la directora gerente del Serida, Mamen Oliván, y el presidente de la Junta General, Marcelino Marcos Líndez.

Mamen Oliván ha agradecido la colaboración de Junta General por la celebración de un acto del Serida con el que "queremos promover la divulgación y la transferencia de los conocimientos que se generan en el Serida a partir de nuestros trabajos de investigación".

La conferencia de hoy, a la que han asistido diputados y diputadas, entre otras autoridades como la directora general de Ganadería, se enmarca dentro de los actos programados en la Semana de la Ciencia. Oliván ha presentado a la conferenciante, la investigadora de "un trabajo que lleva muchos años con el objetivo de conservar nuestras razas autóctonas y el mantenimiento del Banco de Recursos Zoogenéticos del Principado".

Carolina Tamargo, que ha agradecido "la gran sensibilidad" del presidente del Parlamento asturiano con los trabajos de investigación del Serida, ha dado respuesta durante su conferencia a las siguientes preguntas: cuál es la situación actual de los recursos genéticos de los animales domésticos, por qué se ha llegado a esta situación, cuáles son las razones para la conservación, qué debemos conservar y cómo hacerlo y, finalmente, qué hemos hecho en Asturias.

Durante su exposición, Tamargo ha explicado que existen 1,7 millones especies de seres vivos en el mundo y ha alertado de que "cada mes se pierden seis razas de animales domésticos en el mundo y que casi el 10% de las razas que se han evaluado en Europa se encuentran en peligro, despareciendo el 50% de las razas que había en el continente europeo hace 100 años". Asimismo, ha destacado que la ONU ha establecido que "la conservación de la diversidad genética ganadera se encuentra reconocida como una de las metas para alcanzar el objetivo de desarrollo sostenible".

España, con gran diversidad ganadera, según Tamargo, cuenta con "189 razas, de las que 165 son razas autóctonas y de ellas 140 están en peligro de extinción". Por su parte, Asturias, ha destacado la conferenciante, "ha perdido el 53% de las explotaciones bovinas en los últimos 20 años, lo que supone un descenso medio por año de 900 explotaciones.

Conferencia del Serida en la Junta General sobre las razas autóctonas Nacho Vela

"El trabajo de conservación en el Banco de Recursos Zoogenéticos del Principado, ha detallado la investigadora del Serida, comenzó en 2004 con los siguientes objetivos: sentando las bases del trabajo conjunto con las asociaciones de ganaderos, seleccionando los machos y las hembras donantes, el adiestramiento de los donantes, la obtención de semen/embriones y la determinación de las características y el procesamiento del semen para su congelación.

En el inventario del banco hay más de 100.00 dosis seminales de la raza asturiana de la montaña, más de 20.000 dosis del poni asturcón, más de 15.000 dosis de cabra bermeya, más de 13.000 de oveya xalda, más de 30.000 de gochu asturcelta y más de 1.300 de pita pinta.

El presidente del Parlamento asturiano, durante su intervención, ha mostrado su preocupación por la desaparición de especies, "por eso, cada vez son más necesarios estudios biológicos detallados sobre las especies, en este caso autóctonas, y sus posibilidades de subsistencia, porque es fundamental salvar nuestras especies vivas actuales, pero también evitar grandes fracasos futuros".

Para Marcelino Marcos Líndez, "las razas ganaderas autóctonas son un elemento muy destacado de la agrodiversidad ganadera", "animales", ha añadido, que "ya podríamos considerar como un bien público global, pues desempeñan un papel muy importante en el funcionamiento de los agrosistemas". Razón por la que se ha hecho eco de la alerta de la FAO, según la cual "solo un 10% de las razas ganaderas locales o autóctonas no están amenazadas".

Sobre la amenaza que se cierne sobre las razas autóctonas, el presidente de la Junta ha recordado "la enorme importancia histórica de la ganadería en Asturias, tanto a nivel económico, como social y cultural". "El ambiente y la cultura en nuestro territorio", ha remarcado Marcelino Marcos Líndez, "han favorecido la aparición y el reconocimiento de razas ganaderas autóctonas, como la oveja xalda, la cabra bermeya, la vaca casina, el caballo asturcón, el gochu asturcelta o la pita pinta; razas que, al tener una menor especialización productiva, están en peligro de extinción".

Convencido de que "la sostenibilidad ambiental choca muchas veces con nuestro desconocimiento científico sobre la riqueza de las especies y sobre la tasa, en cualquier caso, elevada, a la que, algunas, se están extinguiendo", el presidente del Parlamento asturiano juzga "muy importante el trabajo de los científicos y de instituciones como el Serida".

En este sentido, ha puesto en valor los trabajos de los investigadores del Serida para revertir el deterioro del medio ambiente y la disminución e incluso desaparición de algunas especies, "en el caso que hoy nos ocupa, especies ganaderas autóctonas de Asturias". En la "ciencia con una misión", que, según Marcelino Marcos Líndez, ejerce el Serida, "en el caso del trabajo que hoy se nos presenta la encomiable misión no es otra que conservar nuestras razas ganaderas locales. Es, por tanto, una actividad investigadora pegada a los problemas y al territorio y, por ello, con gran dosis de realismo". Razón por la que ha deseado "que esta presentación contribuya a hacer visible y accesible este excelente trabajo de investigación y también a que tenga más impacto, aunque "estoy seguro que este proyecto de investigación contribuirá a mejorar la sostenibilidad de los sistemas ganaderos y la conservación de la biodiversidad".