La Junta General del Principado dará luz verde el miércoles, en el último pleno ordinario del año, a la ley que transformará el Instituto para el Desarrollo Económico del Principado, el IDEPA, en la Agencia de Ciencia, Competitividad Empresarial e Innovación. El proyecto llega al final del trámite parlamentario con apoyos suficientes para su aprobación. La portavoz del PP, Teresa Mallada, otorga el apoyo de su grupo al proyecto una vez que se ha aceptado, afirma, al menos el espíritu de sus enmiendas “con el compromiso de la agencia de seguir dando trabajo al personal de la Fundación para el fomento de la investigación aplicada, la FICYT”. Al final del trámite parlamentario sólo se ha reservado una enmienda de Vox, la única que se votará la próxima semana y que pretende, según la diputada Sara Álvarez, “la supresión de sesgos ideológicos o de perspectiva de género”. Con su más que previsible fracaso quedará fijado un texto que en la voz de la portavoz del PSOE, Dolores Carcedo, persigue el “impulso de la I+D+i como gran aliada de la industria y, en palabras del consejero de Ciencia, Borja Sánchez, impondrá un nuevo modelo de gobernanza de la ciencia. Se trata”, remata Carcedo, “de  tratar de manera integral la investigación, desarrollo e innovación y de impulsar la generación y transferencia de conocimiento hacia las empresas y la industria”.