El parlamento asturiano ejecutó el cese del que fuera diputado de Ciudadanos Armando F. Bartolomé de la Mesa de la Junta, un órgano designado al inicio de la legislatura y que constituye el espacio de gobierno interno de la institución. Para retirarle a Bartolomé el puesto de Secretario Segundo de la Mesa tras ser expulsado de su grupo parlamentario, fue necesaria una mayoría suficiente en el hemiciclo. La propuesta de su cese fue presentada por Ciudadanos, que contó con el respaldo de 38 de los 44 parlamentarios que votaron en una urna para que su posición resultase secreta.

Posteriormente, los grupos tuvieron opción de presentar candidatos para sustituirle. Hubo tres propuestas: Manuel Cifuentes, por parte de Ciudadanos, Ricardo Menéndez Salmón, de Podemos, y Sara Álvarez, de Vox.

Finalmente, Cifuentes resultó elegido con 32 de los 43 votos emitidos, que también fueron depositados en una urna para resultar secretos. Menéndez Salmón logró cinco votos y Sara Álvarez, dos.

El cese de Armando F. Bartolomé no ha estado exento de debate de profundidad, ya que la composición de la Mesa no está sujeta, a priori, a un reparto proporcional de los grupos, sino que se elige al inicio de la legislatura y de manera nominal. Eso sí, como es necesaria la mayoría de la Cámara, termina siendo pactada por los grupos a fin de lograr el máximo respaldo.

La salida de Armando F. Bartolomé, sin apenas rechazo, asienta en los grupos el planteamiento de que la Mesa sea a la postre un reflejo del peso de los partidos en el Parlamento.