Sorteo del Niño

El Niño salió flaco en Asturias tras el Gordo: cinco décimos del segundo premio en Oviedo

Avilés compensa su mala fortuna en los sorteos navideños con 186.000 euros de la bonoloto: "Nos da alegría y le pudo tocar a cualquiera de aquí"

J. L. Salinas / P. Palomo / I. García

El fiestón del Gordo de Navidad, que dejo una gran millonada en la cuenca del Caudal, no continuó por Reyes con el sorteo del Niño. Solo quedaron rescoldos. El Niño no salió al Gordo en Asturias, y solo dejó unos pocos décimos de los premios grandes.

El pírrico balance fue de cinco décimos del segundo premio, todos en Oviedo. Escaso botín si se tiene en cuenta que los asturianos fueron los que más gastaron del país en El Niño. El sorteo del 6 de enero fue generoso únicamente con el populoso barrio ovetense de La Corredoria, que descorchó el champán para celebrar que se habían vendido cinco décimos del segundo premio: el 72289. Suman entre los cinco los únicos 375.000 euros de cosecha de grandes premios en la región. "Estamos muy contentos. Hace cuatro años ya vendimos dos décimos del Gordo de la Navidad y aquello ya fue una gran alegría, ahora estos cinco son también un pico importante, estoy súper satisfecha", aseguró Ana Isabel González Yaca, titular del puesto de loterías de La Corredoria baja.

Lo que no sabía era quiénes podrían haber sido los agraciados. "No sé a quién se lo hemos vendido, ni creo que lo sepa porque cuando se vendieron los dos números del Gordo nunca supimos quién se lo llevo y ahora tampoco creo que lo sepamos", aseguró González Yaca. "Si fuera un número que sacara para el barrio podría presumir de que le tocó a mucha gente, pero fueron décimos que se vendieron en el terminal y no sabemos si fue para algún vecino de aquí o si fue para alguien que vino de paso". Aunque lo importante, resaltó, no era la identidad de los premiados. "Lo importante es que lo hemos vendido”, aseguró.

De hecho, Isabel González Yaca confesaba: "A lo mejor la gente no lo cree, pero yo estoy más satisfecha de haberlo dado que si me hubiera tocado a mí. Ahora sé que hemos hecho muy felices y alegrado el día de Reyes a cinco personas o familias del barrio. Puede ser que haya ido a gente que lo necesite, que lo esté pasando mal". También lo ve como una oportunidad para que el negocio vaya para arriba en un barrio que no deja de ganar vecinos. "Al venderlo tengo más posibilidades de que el negocio crezca, voy a vender más y tengo posibilidades de que el negocio crezca", asegura.

Aunque no sepa la identidad de los agraciados, sí que conoce al dedillo cuál es el perfil de sus clientes. "La Corredoria creció muchísimo, el barrio ya no es lo que era antes, pero el perfil sigue siendo el de gente obrera, los hay que viven bien, los hay que están al paro, los hay que pasan necesidad…", asegura, "Pero si le ha tocado a alguien del barrio te digo que será un dinero que va a estar muy bien empleado. Porque este es un barrio que ha crecido mucho durante estos últimos años, pero también hay gente que lo está pasando mal", agrega.

En esa misma idea incidió el vicepresidente de la Asociación de Vecinos "San Juan" de La Corredoria, Pablo Cabañas, que aseguró que "para el barrio es una alegría que toque uno de los premios del Niño, esperemos que el importe ganado sea para familias necesitadas del barrio".

Premios loteria niño

Premios loteria niño

Lo que era una incógnita eran quiénes o quién habían sido los agraciados. Hay posibilidades de que fuera una misma persona la que repartió suerte. Es decir, un solo agraciado. Lo especulaba Ana Isabel González Yaca porque entiende que es más fácil que un solo cliente llegara a la ventanilla y pidiera cinco décimos a la vez y, por lo tanto, se llevara el mismo número; a que cinco personas diferentes hubieran comprado lotería y, por puro azar, la terminal les hubiera asignado el mismo número.

Aunque Roberto Morales, delegado de Loterías del Estado en Asturias, asegura que echando un vistazo al listado se comprueba que los décimos fueron adquiridos en días diferentes. Con lo que la posibilidad de que fuera un único comprador bajan. Aunque matiza Morales que "todas las posibilidades están abiertas". Puede haber ocurrido que un grupo de amigos hayan decidido jugar al mismo número, pero no hayan comprado los décimos el mismo día. "Pueden haber sido un grupo de familiares o de trabajadores", asegura. Morales también pone el acento en que es una alegría repartir premios. "En Asturias no nos sobra el dinero", resalta. Subrayó, además, el papel de Loterías como institución.

El segundo premio que tocó en La Corredoria estuvo repartidísimo por toda España. Tocó en muchas provincias, en medio centenar de localidades del país. Y se vendió íntegramente a través de terminales.

Si el gran sorteo de Navidad fue esquivo en Gijón, el del Niño celebrado ayer no lo fue menos. Lluvia de reintegros en la mayor ciudad de Asturias, que este año se tuvo que conformar en las dos grandes citas con poco más que lo jugado. Quienes volvieron a tener algo de suerte fueron los vecinos del barrio de Laviada, en cuya asociación vecinal volvió a tocar el reintegro. En el sorteo Navideño fue esta entidad la que repartió 72.000 euros de una pedrea. Esta vez, apuntan desde el colectivo, ha tocado de nuevo lo jugado. "Vamos calentando para el Gordo del año que viene", apuntó Florencio Martín, el presidente de la Asociación de Vecinos de Laviada, de envidiable buen humor. "Salud, nos ha tocado salud", apuntaron, por ejemplo, desde la asociación de vecinos de la zona Centro, donde no tocaron ni las migajas. Fue más provechoso el sorteo del año pasado cuando se vendieron en la ciudad 17 décimos en el barrio de El Cerillero del segundo premio y otro más en un estanco de La Arena, en la avenida Rufo García Rendueles. En esa ocasión, los agraciados pudieron festejar con champán y cava en la fresca mañana.

Pero al escaso balance sí hay que sumar que ayer en Avilés también cayeron 186.000 euros de la bonoloto. Fue en la administración de loterías número 3 de El Pozón-Villalegre donde la combinación de los números 11, 14, 18, 21, 22 y 40 , con el 39 de complementario y el 2 como reintegro. "Para el sorteo del Niño no tuvimos suerte, sin embargo dar el premio de la bonoloto nos da bastante alegría y le pudo tocar a cualquiera de nuestros clientes, de Villalegre, de Las Vegas o del Pozón", señala el responsable de la administración de loterías, Alejandro de Arriba.

Suscríbete para seguir leyendo