Pero cómo unos territorios tan pequenos podíen traer tan de cabeza a Augusto. Diba más de dos sieglos que les lexones aportaren a Hispania y los guerreros cántabros y astures entá aguantaben. El César llevaba hores aconceyáu colos sos meyores homes, buscando una estratexa que rindiera a los indíxenas. Enfastiáu, llevantó la voz: “Si daqué resulta una vegada, bien podría resultar dos vegaes”. Replicaríen la estratexa que yá siguieren contra los galos n'Alesia: arrodialos, atayalos ensin fuelgu. Acorripialos hasta que se rindieren. 

Y fue quien a ello, anque'l preciu foi altu porque les tribus diéron-y batalla a les lexones. Una pieza clave d'esi abordaxe foi La Carisa, ente los montes d'Ayer y L.lena. L'estudiu “Castrametación romana en la Meseta Norte Hispana: nuevas evidencias de recintos militares” ufierta un nuevu puntu de vista sobre la romanización del territoriu qu'agora ocupa Asturies: foi un asediu dafechu, con más de cien campamentos distribuyíos con una estratexa que s'estudió al detalle. Encargáu pola Junta de Castilla y León, róblenlu los arqueólogos Esperanza Martín (responsable de los trabayos en La Carisa, siempres coordinaos por Jorge Camino), Antxoka Martínez, Diego Díaz, Fernando Muñoz y Laura Bécares. 

El Princeps nun consentía otra derrota, asina que mangó la toga y faló a los sos homes. L'anunciu foi inesperáu. Él mesmu, el César, diba ponese al mandu d'una de les exes de la estratexa bélica: la destinada a afarar a los cántabros. P'atayar a los astures, cuntaba con ún de los sos homes de más enfotu. “Si daquién puede vencelos, Publio Carisio, ési yes tu”, díxo-y al so legáu, cola voz yá cansada y un apertón en costazu. “¿Y cuántes lexones vamos destinar?”, preguntáren-y a Augusto. Llevantó la vista, miró al norte, y retrucó ensin dulda: “Más de les necesaries”. 

Lexonarios asediando en cada esquina. Según l'estudiu de los arqueólogos, “rescampla, precisamente polo amenorgao del escenariu bélicu, el númberu de lexones implicaes”. Siquier, participaron na ofensiva romana ocho lexones. Les que siguen: Legio I Augusta, II Augusta, III Macedonica, V Alaudae, VI Victrix (estes dos con base en Legio, Llión), IX Hispaniensis, la X Gemina y XX Valeria Victrix. Alredor de 48.000 soldaos pa unos indíxenes encerriscaos. 

Publio Carisio llevantó la vista dende l'altu d'aquel monte. Y supo que yera'l meyor llugar pa tener a los astures, yá castigaos, sol so xugu. “Equí mesmo, vamos llevantar el primer campamentu en territoriu astur”, ordenó a los lexonarios. Tendría que destinar a otros cientos d'homes pa construyir una calzada de Legio a Noega. 

Y asina se fixo la Vía Carisa, que xune la Meseta con Xixón. La so topografía, en “zigzag” pa salvar el desnivel, ye entá güei exemplar. Llevantaron el primer campamentu nel territoriu que güei ocupa Asturies: el de L.lagüezos. Tou indica que la siguiente construcción foi la de Curriel.los. La llínea de fortificación d'esti campamentu amplióse hasta cinco vegaes. Hasta agora, afayóse tamién un puestu de vixilancia en Carraceo (yá n'Ayer). 

Trés campamentos temporales, que namás s'ocupaben pel branu (denominaos “capa estiva”), que teníen como oxetivu xixilar les entraes y salíes del territoriu que taben conquistando. Y que, según esti últimu estudiu arqueolóxicu, formen parte d'un esplegue complexu per tol norte: cuenten qu'hai más de cien campamentos, de distintes tribes, que se dedicaron a la conquista de los rebeldes astur-cántabros. 

Curriel.los

Los arqueólogos participantes nesti estudiu utilizaron, pa la busca de los cortinos y la so documentación, principalmente fotografia área y de satélite. Tamién prospecciones sobre'l terrén. Identificaron, cuandu menos, cuarenta campamentos hasta agora desconocíos (nes actuales provincies de Burgos y Palencia). Los de La Carisa tán ente los meyor dataos ya investigaos: tanto Curriel.los (Jorge Camino, Rogelio Estrada y Yolanda Viniegra, 2006) como L.lagüezos (Esperanza Martín y Jorge Camino, entá n'investigación). Envalórase que tuvieron activos ente'l 26 y el 20 enantes de Cristu, posiblemente los dos ocupaos al tiempu y dellos autores –en nengún casu los investigadores de La Carisa– aseguren que fueron l'escenariu de la gran rebelión de los astures (documentada nel 22 enantes de Cristu). 

Dieren engarradiella, munchos morrieren na batalla. Pero, a lo último los guerreros astures yá taben baltaos. La mayoría de los indíxenas, los que sobrevivieren, agora vistíen casaca y yeren auxiliares de la lexón. Por fin Hispania yera Roma. Un lexonariu, como cada nueche, xubió al altu del campamentu de Curriel.los. Más allá de los barracones, prendió una foguera: qu'allumara'l fueu, porque nun tarrecíen ser vistos. Roma yá apoderara.