“La fiesta del chivo”, de Mario Vargas Llosa, ye una d'eses obres lliteraries que cargaron, por munchos años, col estolaxe de ser difícilmente adaptables a otros medios, por cuenta de la so complexidá. La fallida versión cinematográfica, dirixida por Luis Llosa y estrenada en 2006, amontó esa lleenda, pero la conxunción d'un primer espada de la nuesa escena, Juan Echanove, d'ún de los grandes creadores de la so xeneración, Carlos Saura, y d'un escritor con moliciones, Natalio Grueso, favoreció una sólida y esitosa versión teatral de la novela, que'l públicu uvieín va poder esfrutar los díes 5 y 6 de xunu, en dos funciones que se van representar nel teatru Campoamor, dientro del ciclu de primavera patrocináu por LA NUEVA ESPAÑA

L'adaptación de la novela de Vargas Llosa corrió al cargu d'un vieyu conocíu del sector cultural asturianu: Natalio Grueso. El exdirector del Centru Niemeyer, que nos últimos años centró los sos intereses nel ámbitu lliterariu, pudo concretar l'adaptación de la novela gracies a la collaboración de dos vieyos conocíos. Grueso conoz dende va años a Vargas Llosa y tuvo un contactu estrechu con él mientres la so etapa al mandu de los teatros de Madrid (2012-2014), cuando s'estrenaron dos obres de teatru del premiu Nobel: “La Chunga”, con Aitana Sánchez-Gijón al frente del repartu, y “El loco de los balcones”, con José Sacristán

Otru vieyu conocíu de Grueso sería l'encargáu de dirixir l'adaptación: nada menos que Carlos Saura, ún de los cineastes clave del tardofranquismu y la transición, qu'acredita amás una dilatada trayectoria como director de teatru. L'amistá ente Grueso y Saura enllargase más de dos décades, y de fechu Grueso cuntó con una amuesa de fotografía de Saura, “La luz”, pa inaugurar el Niemeyer, fai agora una década

Ente Grueso y Saura fueron quien a texer sobre la escena la complexidá de les relaciones que conecten a los personaxes de “La fiesta del chivo”. Al igual que na novela, la versión teatral concéntrase n'Urania Cabral (encarnada por Lucía Quintana), que torna a la República Dominicana más de trés décades depués de que, siendo una adolescente, tuviera qu'abandonar el país. Son los últimos momentos del dictador Trujillo, una figura que marcó la trayectoria vital d'Urania y a tola so familia. 

Pa cerrar el círculu d'una esitosa adaptación, facía falta un animal de la escena pa encarnar al dictador. Juan Echanove, un intérprete con más tables que la Nao Victoria, encarna a un dictador grotescu y miserable, una interpretación que, a dicir de la crítica, resulta hipnótica pal espectador

“Ye una hestoria terrible de maltratu y humildación, y non solo escontra un personaxe, escontra Urania, sinón a tol pueblu”, rellataba Echanove al presentar la obra. Sobre la construcción del personaxe, Echanove escapa de les medies tintes: “Trujillo créese Dios. Con eso yo creo que se diz tou. Cuando una persona se cree Dios ye ególatra, ye sobeyosu, ye bien cambiadizu emocionalmente, ye bien ciclotímicu y al empar ye un personaxe que tien una doble o triple personalidá. Tien una enfermedá de poder”. Una bisarma llamada a conquistar la escena del Campoamor el próximu xunu. Les entraes pa estes dos funciones, les primeres de la obra n'Asturies, yá tán a la vienta, y nun paez que vaigan durar muncho.