Adolfo Uría, un mineru xubiláu de Cangas del Narcea que ye tamién monologuista y cantante de tonada, cumplió esti mes d'abril un retu que llevaba escorriendo dende va cuatro años: xubir al Torrecerréu, el techu d'Asturies con 2.650 metros, una vegada al mes nun añu too de siguio. Un desafíu únicu, visto que ye la primer vegada que se consigue. Adolfo Uría, de 50 años, señala que se plantegó'l retu “porque nun había naide que lu tuviera fecho. Faigo muncho monte y consideraba que yera daqué que podía realizar”.

Almite que nun-y resultó fácil. “Llogrelo al cuartu intentu en trés años. Por unes causes o otres, siempre hubo circunstancies que la torgaron, cuantimás coles nevaes pel hibiernu y la pandemia”. Pero a la fin, consiguiólo. Realizó la primer xubida en mayu de 2020 y la postrera esti mes d'abril. Adolfo Uría reconoz que pasó por dificultaes pa llogralo. “En xineru nevó enforma, con más de dos metros d'altor de la nieve y eso n'altitú ye bien complicao. Preba d'ello ye que l'ascensión tuve que facela en dos díes, la primera hasta l'Abellugu de Cabrones -tardé seis hores-, y depués dende ellí al cume, ocho hores más xubir y baxar. A eso hai qu'axuntar los horarios pa cumplir coles restricciones de la pandemia, de seis de la mañana a diez de la nueche, colo que hubo toa una montonera de dificultaes.

Adolfo Uría, nel cumal del Torrecerréu.

Les xubíes al visu nun les fizo solu, siempre tuvo acompañantes que se fueron alternando, casu de Javier Brandy, Sergiy Miklov o Manuel Aumente Cadenas. Ésti últimu acompañólu en diez de les dolce ascensiones. La ruta pa entamar la xubida tuvo dellos puntos de partida, unes vegaes dende Poncebos, dende Bulnes, l'Abellugu d'Urriellu, Caín…. Adolfo Uría considera que la más difícil ye la que parte de Poncebos: “Son 32 kilómetros, con 3.000 metros de desnivel positivu”. 

Llograr el retu almite que foi “una prestosada total. Metióseme na cabeza y pensé que nun lo podía consiguir. Per dos vegaes tuvi a puntu de suspendelo. Hubo veces que la consiguí l'últimu día del mes, como asocedió n'ochobre del añu pasáu”. A la de señalar les principales dificultaes que presenta l'ascensión, Adolfo Uría señala que “pel branu presenta menos problemes. L'últimu tramu ye'l más difícil, visto que tien una esguilada espuesta, con muncha cayida. Pel hibiernu eso tresfórmase en nieve, con 400 metros de cayida y les dificultaes son muncho mayores”. De cara al futuru, Adolfo Uría quier siguir intentando nueves metes, ente elles “poder xubir al Aconcagua, el picu más altu d'América. Esperemos que la pandemia acabe d'una vegada y nos dexe facelo”.