La Rusia de Putin alcuérdase de los neños de la guerra acoyíos na Unión Soviética en siendo evacuaos dende Asturies en plena guerra civil y que, casi ensin solución de continuidá, sufrieron naquella la so segunda patria los horrores de la II Guerra Mundial. Cuarenta d'aquellos pequeños qu'embarcaron n'El Musel xunto a los sos maestros la nueche del 23 de setiembre de 1937, cuando la situación del frente norte yera yá casi desesperada, recibieron esti día nun emotivu actu celebráu nel Muséu del Pueblu d'Asturies les condecoraciones especiales ruses con motivu del 75.º aniversariu de la victoria aliada na II Guerra Mundial. Amás, el comité de veteranos del país unvió dos medayes, a títulu póstumu, pa Julián de la Fuente y Joaquín Cuesta, dos neños de la guerra finaos en combate contra los nazis cuando nun cumplieren los 20 años.

María Luisa Muñiz, cola medalla, y la so cuidadora.

María Luisa Muñiz, cola medalla, y la so cuidadora. Juan Plaza

Les condecoraciones tamién se conceden al que podría denominase como “frente del trabayu”, a aquellos que sufrieron evacuaciones y que les sos infancies argayaron por causa de la guerra. El ministru conseyeru de la Embaxada de la Federación de Rusia n'España, Dmitry Sokolov, nun mensaxe grabáu a costa fecha pal actu, dexó claro que, pa los rusos, los homenaxaos son “compatriotes que nun tuvieron una vida fácil, pero que llograron vivir cola cabeza alta”. “En saliendo d'Asturies en plena guerra, estos neños viéronse arreyaos a otra guerra que pasaron a comuña col pueblu rusu, sufriendo calamidaes y collaborando en tolo que pudieron pa llograr la victoria, d'ende l'homenaxe”, esplicó Tatiana Velázquez, presidenta de l'Asociación Neños de Rusia. De lo que se trata, añedió, ye de que “la so memoria se caltenga pa que les nueves xeneraciones nun escaezan un llargu periodu de la hestoria d'España y de la Unión Soviética”. Amás, destacó la “calorosa acoyida” que los pequeños recibieron na que toos consideren la so “otra patria” y cómo les sos nueves families los alendaron pa “nun escaecer los raigaños españoles”. “Enxertáronse na vida soviética y collaboraron a llevantar el país tres la guerra”, destacó Amor de la Fuente, integrante de l'asociación y fía de Víctor, neñu de la guerra apocayá fináu.

Mientres la guerra civil aportaron a l'antigua URSS alredor de trés mil neños españoles. Dende Asturies, la espedición más numberosa foi la de setiembre de 1937, con 1.093 menores. 

Al actu d'esti día asistieron la edil xixonesa de Memoria Democrática, Salomé Díaz, y la directora xeneral d'Emigración y Memoria Democrática, Begoña Serrano, quien destacó que los neños del 37 fueron “menas” (menores estranxeros non acompañaos) a los que na URSS “púnxose-yos tou al so favor”. Cerró'l xeógrafu Fermín Rodríguez, quien amosó la so “almiración” por unos neños, güei vieyos, que, con too y con ello, miren el mundu “ensin una plizca de resquemor”.