Ramón d’Andrés, profesor titular de Filoloxía Asturiana de la Universidá d'Uviéu, ye'l revisor xeneral de la primer traducción íntegra de la Biblia al asturianu, un proyectu nel qu'intervinieron otros espertos y que nació en 1988 de la mano del xesuita xixonés Federico González-Fierro Botes, el pastor evanxélicu Rubén Fernández Valle –dambos yá finaos– y José Luis Andavert, que dirixía la Sociedá Bíblica d'España. Equí esbíllense les traducciones al asturianu de dellos destacaos pasaxes bíblicos. Asina fala Dios en llingua asturiana.

Xénesis

La Creación 
Al principiu, Dios creó’l cielu y la tierra. La tierra yera un vaciu sin forma; too yera una mar fonda cubierta d’escuridá y l’espíritu de Dios esnalaba penriba de les agües. 
Y dixo Dios: 
—¡Que se faiga la lluz! 
Y fíxose la lluz. Y como vio Dios que la lluz yera daqué bono, estremó la lluz de la escuridá. A la lluz Dios llamólo «día», y a la escuridá llamólo «nueche». Y atapeció y depués alboreció, y esi foi’l día primeru. 
Depués dixo Dios: 
—Qu’heba una bóveda metanes del agua, pa dixebrar unes agües d’otres. 
Y Dios fixo una bóveda y dixebró l’agua que taba debaxo de la bóveda y l’agua que taba enriba d’ella. Y asina foi. A la bóveda Dios llamóla «cielu». Y atapeció y depués alboreció, y esi foi’l día segundu. 
Y entós dixo Dios: 
—Que s’axunte nun mesmu sitiu tol agua que ta debaxo del cielu y qu’apaeza’l suelu firme. 
Y asina foi. Al suelu firme Dios llamólu «tierra», y a la xuntura de les agües llamóla «mar». Y a Dios paeció-y bien. 
Y dixo Dios: 
—Que brote de la tierra toa mena de plantes: herba que dea grana y árboles que dean frutos. 
Y asina foi. De la tierra brotó toa mena de plantes: herba que da grana y árboles que dan frutos. Y a Dios paeció-y bien. Y atapeció y depués alboreció, y esi foi’l día terceru. 
Y entós dixo Dios: 
—Qu’heba lluces na bóveda del cielu pa estremar el día de la nueche, y que valgan como señales pa los díes, pa los años y pa les fiestes; y que dende la bóveda del cielu allumen el mundu. 
Y asina foi. Fixo Dios les dos grandes lluces: la lluz mayor p’allumar el día y la pequeña p’allumar la nueche xunto coles estrelles. Y Dios púnxoles dambes na bóveda del cielu, p’allumar el mundu pel día y pela nueche, y asina estremar la lluz de la escuridá. Y a Dios paeció-y bien. Y atapeció y depués alboreció, y esi foi’l día cuartu. 
Depués dixo Dios: 
—Que buyan ente l’agua animales de toles especies, y qu’esnalen páxaros penriba de la tierra, delantre de la bóveda del cielu. 
Y creó Dios los grandes monstruos de la mar, toles especies d’animales que buyen ente l’agua, y toles especies d’animales qu’esnalen penriba de la tierra. Y paeciéndo-y a Dios que taba bien, bendíxolos diciendo: 
—Tenéi munches críes, enllenái l’agua de los mares y que s’espardan los páxaros pel mundu. 
Y atapeció y depués alboreció, y esi foi’l día quintu. 
Y entóncenes dixo Dios: 
—Que la tierra dea toles especies d’animales: los domésticos, los bravos y los que s’arrastren pel suelu. 
Y asina foi. Dios creó toles especies d’animales domésticos, d’animales bravos y de bichos que s’arrastren pel suelu. Y a Dios paeció-y bien. 
Depués dixo Dios: 
—Vamos facer l’home a la nuestra imaxe, asemeyáu a nós; que mande nos pexes de la mar, nos páxaros del cielu, nos animales domésticos, nos animales bravos y nos bichos que s’arrastren pel suelu. 
Y Dios creó l’home a la so imaxe, a la imaxe de Dios, y creólu como home y como muyer. 28 Bendíxolos Dios diciéndo-yos: 
—Tenéi munchos fíos; enllenái la tierra y mandái nella; mandái nos pexes de la mar, nos páxaros del cielu y en tolos bichos que s’arrastren. 
Depués Dios díxo-yos: 
—Mirái, yo divos toles plantes con grana qu’hai na tierra, y tolos árboles que dan frutu. Too ello va valivos d’alimentu. Pero a los animales bravos, a los bichos que s’arrastren pel suelu y a los páxaros del cielu, yo doi-yos d’alimentu la pación verde. 
Y asina foi. Entós Dios vio que tolo que fixo yera bono enforma. Y atapeció y depués alboreció, y esi foi’l día sestu. 

Desobediencia d’Adán y Eva 
La culiebra, que yera’l más cuciu de tolos animales bravos que fixo’l Señor Dios, díxo-y a la muyer: 
—¿Conque vos dixo Dios que nun dibeis comer de nengún árbol del xardín? 
Respondió-y la muyer a la culiebra: 
—Podemos comer la fruta de los árboles del xardín, pero Dios mandónos nun comer de la fruta del árbol que ta metanes del xardín, y nun tocar d’ello pa nun morrer. 
Retrucó-y la culiebra a la muyer: 
—Non, morrer nun vais morrer, porque Dios sabe que’l día que comáis d’aende van abrísevos los güeyos y vais ser como los ánxeles, que conocen el bien y el mal. 
La muyer vio que l’árbol yera bonu pa comer, prestosu de mirar y apetecederu pa llograr conocencia; entós garró un frutu d’elli y comió, y dio-y d’ello al home, que comió tamién. De siguío, abriéronse-yos los güeyos a toos dos. Y asina, al decatase de que taben desnudos, cosieron fueyes de figar pa tapase con elles. 
Sintieron depués al Señor Dios, que pasiaba pel xardín al airín del día, y l’home y la muyer escondiéronse d’elli ente los árboles del xardín. Dios el Señor llamó al home y díxo-y: 
—¿Aú tas? 
L’home contestó: 
—Sentíte andar pel xardín y tuvi mieu, y escondíme porque diba desnudu. 
Entrugó-y Dios: 
—¿Quién te dixo que tabes desnudu? ¿Qué ye, que comiesti del árbol d’onde te prohibí comer? 
L’home respondió: 
—La muyer que me diesti ufiertóme fruta del árbol y yo comí d’ello. 
Dios el Señor díxo-y a la muyer: 
—¿Qué ye lo que fixesti? 
Y la muyer contestó: 
—La culiebra engañóme y yo comí. 
Dios el Señor díxo-y a la culiebra: 
—Por eso que fixesti, vas ser maldita ente tolos animales y ente toles besties braves. Vas arrastrate col bandullu y vas comer polvu tolos díes de la vida. Voi facer que tu y la muyer seyáis enemigues, y lo mesmo la to descendencia y la de so; ella va estrapate la cabeza y tu vas mordela en calcañu. 
A la muyer díxo-y: 
—Cuando teas preñada, voi facer que teas dolorida, y vas tener los fíos con dolores. Vas desear al to home, pero elli va querer dominate. 
Y al home díxo-y: 
—Por facer casu de lo que te dicía la muyer y por comer del árbol del que te tenía prohibío comer, maldigo la tierra pola to culpa. Vas pasar sufrimientu tolos díes de la vida pa poder comer de la tierra. Nun te va dar más qu’escayos y artos, y vas tener que comer lo que la tierra te dea. Vas comer el pan gracies al sudor de la frente, hasta volver a la tierra de la que saliesti; porque yes polvu, y al polvu vas volver.

Éxodu

Llamáu de Dios a Moisés 
Moisés llendába-y les oveyes al suegru Yetró, que yera sacerdote de Madián. Pastoriando les oveyes alluendi en desiertu, llegó a Horeb, el monte de Dios. Ellí l’ánxel del Señor apaecióse-y como una llaparada de fueu metanes d’un bardial. Moisés reparó en que’l bardial ardía pero nun se consumía. Entós camentó pa sigo: 
—Voi allegame a mirar esti espectáculu tan raru, a ver cómo ye que’l bardial nun se consume al arder. 
Desque’l Señor vio que Moisés s’allegaba pa mirar, llamólu de dientro del bardial: 
—¡Moisés! ¡Moisés! 
Elli contestó-y: 
—Equí toi. 
Dios díxo-y: 
—Nun t’allegues acá. Descalza les sandalies, que’l llugar que tas pisando ye terrén sagrao. 
Y amestó: 
—Yo soi’l Dios de los tos antepasaos. Soi’l Dios d’Abrahán, d’Isac y de Xacobu. 
Moisés tapó la cara, yá que tenía mieu de mirar pa Dios. El Señor díxo-y: 
—Tengo visto la opresión que sufre’l mio pueblu n’Exiptu y tengo sentío les sos quexes contra los capataces exipcios, asina que conozo bien el dolor d’ellos. 8 Por eso, baxé pa llibralos de los exipcios, pa llevalos a una tierra bona y espaciosa, onde surde’l lleche y el miel como si fuera agua. Ye’l país de los cananeos, de los hitites, de los amorreos, de los fereceos, de los heveos y de los yevuseos. Sí, escuché los llamentos de los israelites y tamién vi cómo los exipcios los primen. Agora, marcha: yo mándote ante’l faraón pa que saques d’Exiptu al mio pueblu, los israelites. 
Moisés respondió-y a Dios: 
—¿Quién soi yo pa dir ante’l faraón y sacar los israelites d’Exiptu? 
Dios contestó-y: 
—Yo voi tar contigo, y esta ye la seña de que soi yo mesmu quien te manda: cuando saques al mio pueblu d’Exiptu, toos vós tenéis que me dar cultu nesti monte. 
Moisés respondió-y a Dios: 
—D’acuerdu: voi a onde los israelites y dígo-yos que ye’l Dios de los sos antepasaos el que me manda a ellos. Pero, ¿qué-yos contesto si m’entruguen cómo se llama? 
Dios respondió-y a Moisés: 
—«Yo soi’l que soi». Esto ye lo qu’has dici-yos a los israelites: «Yo soi» mandóme pa onde vós. 
Dios siguió diciéndo-y a Moisés: 
—Y di-yos tamién a los israelites: «El Señor, Dios de los vuestros antepasaos, el Dios d’Abrahán, d’Isac y de Xacobu, mandóme pa onde vós». Esti ye’l mio nome pa siempre, col que tenéis que me llamar de xeneración en xeneración. Vete, axunta los homes vieyos d’Israel y di-yos: «El Señor, el Dios de los vuestros antepasaos, el Dios d’Abrahán, d’Isac y de Xacobu, apaecióseme y díxome que vos tien en cuenta y que vio lo que vos faen n’Exiptu. Tamién me dixo que decidió en sacavos de la opresión d’Exiptu y llevavos al país de los cananeos, de los hitites, de los amorreos, de los fereceos, de los heveos y de los yevuseos, a una tierra onde surde’l lleche y el miel como si fuera agua». Los homes vieyos d’Israel van facete casu y tu, acompañáu d’ellos, vas presentate ante’l rei d’Exiptu y vas dici-y esto: «El Señor, el Dios de los hebreos, salió a escontranos; déxanos, entós, facer trés xornaes de camín pel desiertu pa ufierta-y sacrificios al Señor, el nuestru Dios». Sicasí, yo sé que’l rei d’Exiptu nun va dexavos marchar si nun ye a la fuercia; pero yo voi espurrir la mano y voi atacar a los exipcios con munches coses prodixoses que voi facer nel so país, y entós el faraón va dexavos marchar. Voi facer que los israelites ganen el favor de los exipcios, de manera que, de la que marchen, nun seya coles manes vacies. Les muyeres van pidi-yos a les vecines o a les que viven nes sos cases, que-yos dean oxetos de plata y d’oru, y tamién ropa pa vistir a los vuestros fíos y fíes. Y asina, vais desaposiar a los exipcios de tolo que tengan.

Los diez mandamientos

Los diez mandamientos
(Dt 5,1-21) 
Dios dixo toes estes palabres: 
—Yo soi’l Señor, el to Dios, que te sacó d’Exiptu, de la casa de la esclavitú, y por eso digo: 
Nun tengas otros dioses delantre de min. 
Nun faigas ídolos, imáxenes de lo qu’hai en cielu, na tierra o nel agua debaxo de la tierra. 
Nun te postres delantre d’ellos nin-yos deas cultu, porque yo soi’l Señor, el to Dios, Dios celosu que castiga la maldá de los padres nos fíos, nietos y bisnietos cuando m’aborrecen; 6 pero que ye misericordiosu con mil xeneraciones cuando m’estimen y guarden los mios mandaos. 
Nun tomes el nome del Señor, el to Dios, falsamente, porque’l Señor nun va tener por inocente al que pronuncie’l so nome d’esta manera. 
Acuérdate del día del sábadu pa santificalu. Trabaya seis díes y fai tol llabor, pero’l séptimu día ye de fuelgu, dedicáu pal Señor, el to Dios. Nun faigáis nengún llabor, nin tu, nin el to fíu, nin la to fía, nin el to siervu, nin la to sierva, nin nengún de los tos animales, nin tampoco nengún forasteru que viva de les puertes de les tos ciudaes pa dientro. Esto ye porque’l Señor, en seis díes, fixo’l cielu y la tierra, la mar y tolo qu’hai nellos, pero’l séptimu día folgó, p’asina bendicir el día del sábadu y santificalu. 
Honra a to pá y a to ma, pa que s’allarguen los tos díes na tierra, que’l Señor, el to Dios, te va dar. 
Nun mates. 
Nun seyas adúlteru. 
Nun robes. 
Nun deas testimoniu falsu contra’l cercanu. 
Nun cobicies la casa del cercanu, nin la muyer d’elli, nin el siervu, nin la sierva, nin el güe que tenga, nin el pollín, nin nenguna cosa que seya de so.

Primer Carta a los Corintios

L’amor 
Anque yo falara les llingües de los homes y de los ánxeles, si nun tengo amor, soi como una campana que toca o como unos platos que ruxen muncho. Anque tuviere’l don de profecía y conociera tolos misterios y ciencies y anque tuviera una fe que moviera montes, si nun tengo amor, nun soi nada. Anque repartiera tolo que tengo y m’entregara pa que me quemaren si nun tengo amor, nun m’aprovecha. 
L’amor ye daqué pacífico, bondoso, 
nun tien envidia, 
nun s’allaba nin s’enchipa, 
nun ambiciona 
nin busca lo propio, 
nun s’enfada, 
nun lleva cuenta del mal, 
nun s’allegra de la inxusticia, 
présta-y la verdá, 
pásalo too, créelo too, 
espéralo too, aguántalo too. 
L’amor nun muerre enxamás, 
mientres que’l don de profecía va desapaecer, 
el don de llingües va terminar, 
y el saber va desfacese. 
El saber tien una llende, 
como la tien tamién el don de la profecía, 
pero cuando venga lo perfecto, 
lo que tien llende va desapaecer. 
Cuando yera un neñu falaba como un neñu, 
pensaba como un neñu, 
caletraba como un neñu, 
pero cuando me fixi grande 
dexé les coses de neñu. 
Agora vemos a escures, 
como per un espeyu, 
dempués veremos cara a cara; 
agora conozo en parte, 
pero dempués voi conocer 
de la mesma manera que Dios me conoz. 
Agora vivimos na fe, 
na esperanza y nel amor, 
pero de too ello, lo más grande ye l’amor.

Evanxeliu de Marcu

La Cena del Señor 
(Mt 26,26-30; Llq 22,15-20) 
Siguíen cenando, cuando Xesús garró’l pan, dixo la bendición, partiólo y dió-yoslo a ellos al empar que dicía: 
—Tomái, esto ye’l mio cuerpu. 
Llueu tomó una copa, dio gracies a Dios y apurrió-yosla a los discípulos pa que bebieren toos d’ella, 24 diciéndo-yos: 
—Esto ye’l mio sangre, el sangre de l’alianza, que va ser arramao en favor de munchos. Asegúrovos que yá nun voi beber más del frutu de la recimal hasta’l día que beba vinu nuevo en reinu de Dios. 
Darréu entonaron los salmos y empobináronse pal monte de les Olivares.

Evanxeliu de Xuan

El sepulcru baleru 
(Mt 28,1-10; Mc 16,1-8; Llq 24,1-12) 
El primer día de la selmana, María Madalena foi pal sepulcru bien ceo pela mañana, cuando tovía taba escuro, y vio que la piedra que tapaba la entrada taba quitada. Entós salió apriesa pa onde taben Simón Pedru y el discípulu que Xesús quería tanto, y díxo-yos: 
—¡Sacaron al Señor del sepulcru y nun sabemos ónde lu llevaron! 
Colaron d’ellí Pedru y l’otru discípulu, y fueron pa onde’l sepulcru. Diben corriendo los dos xuntos, pero l’otru discípulu antemanóse a Pedru y llegó primero a onde’l sepulcru. Asomóse a mirar, y vio que taben pellí los encaños, pero nun entró. Tres d’elli llegó tamién Simón Pedru, y entró en sepulcru. Vio tamién pellí los encaños tiraos, pero’l sudariu col que-y envolvieron a Xesús la cabeza nun taba ente los encaños, sinón enguruyáu n’otru sitiu aparte. Entró tamién l’otru discípulu, el que llegó primero al sepulcru, y al ver lo asocedío, creyó. Porque hasta entós nun teníen entendío lo que diz la Escritura, que ye menester que Xesús resucite d’ente los muertos. Depués los discípulos tornaron pa casa.

De la oración

(Llq 11,2-4) 
Cuando teáis orando, nun faigáis como los hipócrites, que nes sinagogues y nos esquinales de les places llántense de pies pa orar, con cuenta que los vea la xente. Dígovos daveres que yá tienen la so recompensa. Cuando teas orando, métite en cuartu, pieslla la puerta y óra-y al to Padre, que ta nos sitios más escondíos, y el to Padre, que ve tolo que ta escondío, habrá recompensátelo. Cuando oréis nun digáis munches palabres sin xacíu, como faen los xentiles, que camienten que por falar muncho, van face-yos más casu. Nun faigas como ellos, pues el mio Padre yá conoz lo que necesites primero que-y lo pidas. Asina ye como tenéis qu’orar: 
Padre nuestru, que tas en cielu, 
santificáu seya’l to nome, 
venga’l to reinu; 
fáigase la to voluntá 
lo mesmo na tierra qu’en cielu. 
El nuestru pan de tolos díes, 
dánoslo güei, 
perdónanos les nuestres deudes lo mesmo 
que nós facemos colos que nos deben, 
nun nos lleves a la tentación, 
sinón llíbranos del mal.