La creatividá nun tien llendes en L'Infiestu. Y más desque l'artista Rodrigo Cuevas y los sos socios somorguiaron nel proyectu La Benéfica, l'antiguu teatru de la capital piloñesa que mercaron y van convertir nun espaciu cultural. 

Pero nun diben esperar a que l'edificiu tuviera remocicáu pa empezar a amosar la cultura y la creación de formes diverses y nada convencionales. 

Por eso esti día presentaron “Escaparate”, el so particular “wunderkammer” o gabinete de maravíes, de moda nel sieglu XVI, nel que los nobles de la dómina atropaben nuna habitación tou tipu d'oxetos ya curiosidaes. 

Rodrigo Cuevas, Sergi Martín ya Ignacio Somovilla, esti últimu ideólogu y coordinador de la iniciativa, enllenaron escaparates de cuatro locales vacíos na cai principal de L'Infiestu de toa triba d'obres que los piloñeses fueron creando con “paciencia, llaboriosidá o fantasía”. Espónense toles “maravíes xuntes, ensin distinción, clases nin categoríes”. 

“Ye'l primer proyectu del gran proyectu que ye La Benéfica. L'edificiu nun puede usase tovía, pero teníemos munches ganes d'empezar a facer coses y programar”, dixo Rodrigo Cuevas, agradeciendo l'ayuda del Ayuntamientu de Piloña y de la Casa de Cultura, “que trabayaron bien dello recoyendo toles obres”, señaló.

L'antigua ferretería Allende, parte de la esposición “Escaparate”. | M. V.

L'antigua ferretería Allende, parte de la esposición “Escaparate”. | M. V.

Los cuatro escaparates tán na cai Covadonga. Yeren tiendes conocíes cuando funcionaben como “Lo de Pepe”, l'antigua ferretería Allende, La Pontiga o l'Antiguo Carmel, qu'agora proxecten arte. Asina apaecen nos folletos de la esposición. 

Los vecinos esperaben con espectación a que desataparen los escaparates de los locales de tola vida, que taben hasta agora vacíos. Los dueños de los espacios, reconvertíos en museos urbanos, fueron los encargaos de desatapar lo que s'escondía detrás de los cristales: innumberables xoyes artístiques cedíes pa la ocasión y vistes per primer vegada esti día. 

Taben presentes varios de los artistes que dexaron les so obres, ente ellos l'escultor y pintor piloñés Félix Alonso. 

Ignacio Somovilla destacó que fueron los artistes de Piloña los que crearon estos gabinetes de maravíes. “Esti proyectu nun ye una esposición d'arte, sinón de lo que somos como comunidá y lo que podemos facer como conceyu o como pueblu”, señaló, asegurando que yera una amuesa de “empoderamientu”, porque dempués de lo pasao na pandemia “queremos ser l'ave fénix”. 

Somovilla esplicolo perbién: detrás de los escaparates vese arte, “pero lo qu'hai detrás ye arrogancia, sentíu de comunidá y unión”. Tamién anunció que van esparder nos próximos años el conceutu “de lo que ye Piloña”, muncho más allá de la concepción xeográfica actual.

Los impulsores del proyectu, xunto a los representantes municipales y un grupu de persones de la residencia de L'Infiestu (Piloña). | M. V.

Los impulsores del proyectu, xunto a los representantes municipales y un grupu de persones de la residencia de L'Infiestu (Piloña). | M. V.

El Conceyu de Piloña subvencionó'l proyectu. El so alcalde, Iván Allende, destacó que con esti tipu d'acciones Piloña “asitia nel mapa xeográficu del norte d'España como'l referente cultural que vamos ser nestos próximos años. Nótase con acciones como esta que revitalicen espacios comerciales zarraos, y ye una actividá ideal pa tiempos de covid, que puede desfrutase pasiando per L'Infiestu”, comentó. 

Los impulsores de la idea dieron les gracies a les persones encargaes del diseñu, a les families que dexaron les tiendes, a les empreses collaboradores y a tolos que punxeron el so granín d'arena por qu'esti día s'estrenare “Escaparate”, el particular gabinete de maravíes piloñés.