Si-y preguntes a Alba cuántos años tien, va dicite qu'acaba de cumplir diez. Si-y pregúntes qué quier ser de mayor, va afirmar que ganadera. Va pensalo un pocu, y va añedir: “Veterinaria, tamién”. Si-y preguntes pol meyor llugar del mundu, va responder Piñera Baxo (L.lena). 

Alba Fernández ye una de los 12.619 vecinos menores de 14 años que viven nes Cuenques. Representen el 8 per cientu de la población, según l'Institutu Nacional d'Estadística (INE), dos puntos y medio per debaxo de la tasa n'Asturies. Y casi la metá del porcentaxe n'España (un 14%). Los valles mineros queden ensin neños, y la hestoria d'Alba enseñalo a la perfección. A un kilómetru vive una de les sos amigues, Aitana García (la única neña de Piñera Riba). A dos kilómetros ta la otra, la única menor en Carraluz, Claudia González

Alba y Aitana reciben a LA NUEVA ESPAÑA corriendo pelos caminos de Piñera Baxo: “Ye qu'equí tamos perbién, porque podemos xugar ensin mieu a que nos pillen los coches”, apunta Alba. Y añede Aitana: “Amás, hai animales. Podemos xugar colos gatinos y ver les vaques”. La primera nació en Piñera Baxo, la segunda aportó a Piñera Riba dende la Pola “yá va muncho”. Na zona baxa, nuna sele antoxana, tomen el café les sos families. 

Jorge Fernández y Cristina Rodríguez son los padres d'Alba. Demi García y Sonia Prada, los de Aitana. “Quiciabes agora haya menos neños polo xeneral, pero nos pueblos diba tiempu que nun había tantos guah.es”, afirma Jorge Fernández. Hasta la nacencia d'Alba, Piñera Baxo llevaba venticinco años ensin neños. “Quiciabes ye porque la xente del propiu conceyu marcha a la zona rural pa volver a una economía mista, pola crisis del añu 2008”, apunten los mayores

Foi'l casu de David González, el padre de Claudia. Ella ye la única neña de Carraluz: “Toi bien contenta en pueblu. A mi nun me gusta tener munchos vecinos”, afirma la moza, de 13 años, que s'axunta a la conversación. Diz que nunca s'aburre: “Cuando vuelvo del institutu faigo los deberes, y depués voi a les vaques”. Como Alba, tamién quier ser ganadera de mayor. Aitana ta pensandolo, pero nun lo refuga. Los tres tienen claro que quieren siguir siempre nel so pueblu. 

“Equí tán perbién, pero hai que reconocer que los servicios nun son los mesmos que na Pola”, reconoz Demi García. Y esplica: “Pa dir a la escuela perbién. Llévales l'autobús al colexu de Campumanes y a Claudia llevala al institutu. El problema son les actividaes extraescolares”. “Si queremos que sían como les nenes de la Pola y que vaigan a actividaes, tenemos que baxales nós. Vamos rotando. Creo que les alministraciones tendríen que facer un esfuerzu por favorecer los servicios nos pueblos”, añede

El restu de los adultos, sentaos col café, asitien. Esti añu van tener que facer unos cuantos viaxes. Les neñes apuntáronse a zumba, pintura ya inglés. Claudia nun quier perder les sos clases d'acordión, que van empezar nunos díes. 

Les families tán a puntu de despidise, llevaben un tiempu ensin xuntase. “Cola tema del covid y eso, nun solemos facer xuntes”, esplica Demi García. Y añede: “Somos xente del pueblu, sabemos como ye la vida equí. La meyor forma de ganar población ye que vuelvan los que nacieron equí, non xente nuevo”

Les neñes tamién se despiden. Tán sentaes nun bancu y afalaguen a “Yako”, el perru d'Alba. Cuando marchen les sos amigues, la pequeña abraza a “Yako”: “Paso munchu tiempu sola, pero gústame”. 

–¿De verdá que nun camudaríes el pueblu per nenguna ciudá... nin siquier Nueva York? 

Piensalo un pocu: “A ver, nun sé... Bonu non, creo que non”.