Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En corto y por derecho

López Madrid, vaya ejemplar

La providencial marcha de la Fundación Princesa del consejero delegado del Grupo Villar Mir

La Fundación Princesa de Asturias puede reír con el acierto del premio de Comunicación y Humanidades a "Les Luthiers", humoristas argentinos, pero sobre todo puede respirar tranquila de que Javier López Madrid, consejero delegado del Grupo Villar Mir y presidente de Ferroglobe, haya dimitido de su condición de patrono de la Fundación hace un año porque no pierde un día de aparecer en alguno de los últimos casos de corrompidos y corruptores que gangrenan al PP. En la Fundación, donde la palabra "ejemplar" se usa más que los palillos en la comida asiática, el amigo de los Reyes es un ejemplar pistonudo.

El yerno de Juan Miguel Villar Mir tenía tarjeta black de Caja Madrid, entidad de la que fue consejero (y posteriormente de Bankia) y en la que se le criticó por conceder créditos al Grupo Villar Mir por valor de 344 millones de euros a pagar en 16 meses al 0% de interés. Tiene reabierta por la Audiencia Provincial de Madrid una investigación por acoso a una dermatóloga, caso que anteriormente fue sobreseído. Aparece en las investigaciones sobre la red de corrupción denominada "operación Púnica", que es la de la corrupción en torno a Francisco José Granados Lerena, que fue presidente de la Comunidad de Madrid, y en la "operación Lezo", dedicada a los negocios de Jaime Ignacio González González, que fue presidente de la Comunidad de Madrid.

El ejemplar Javier anda por la calle porque pagó una fianza de 100.000 euros y por Londres porque allí tiene su sede Ferroglobe, empresa fabricante de materiales metálicos avanzados.

Compartir el artículo

stats