DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EN CORTO Y POR DERECHO

Política-ficción en una España alternativa

El rumbo del país sería distinto si las tesis de Javier Fernández hubiesen prosperado en el PSOE, sostiene Fernando Jáuregui en su último libro

En un ejercicio de política-ficción, el periodista Fernando Jáuregui se plantea en su último libro, "La ruptura" (Almuzara, 310 pp), once hipótesis que invitan a pensar en cómo ciertas decisiones puntuales han modificado España hasta llevarla al actual clima político. Sostiene Jáuregui que la Historia sería hoy distinta si, en lugar de Adolfo Suárez, el rey hubiera designado presidente del Gobierno a Fraga o a alguno de los otros aspirantes a pilotar el cambio de régimen. O "si Felipe González hubiese cedido a su permanente tentación de marcharse", si "los intentos de hacer un centro, desaparecida la UCD, hubiesen fructificado". "Nos perdimos un primer ministro como Miquel Roca o Antonio Garrigues" al haber fracasado la "operación reformista", sostiene el autor. ¿Qué hubiera pasado si José Bono hubiese ganado a Zapatero en el congreso del PSOE de 2000? Perdió por nueve votos. ¿Sería España distinta "si Aznar hubiese reaccionado de otro modo tras los atentados del 11 de marzo de 2004, facilitando la victoria del PSOE y Zapatero frente al claro favorito en las encuestas, Mariano Rajoy"? Apunta Jáuregui que también la Historia sería diferente "si Rajoy hubiese tenido una actuación distinta en su comparecencia ante el 'tribunal Gürtel'", ya que "la moción de censura, a raíz de la sentencia por este caso, era impensable un día antes hasta para quien la presentó, Pedro Sánchez".

¿Cómo sería España "si no se hubiese producido a tiempo la abdicación de Juan Carlos I, cuando la imagen de la monarquía se hallaba en baja"? O si "el movimiento de socialistas frente a Pedro Sánchez hubiese ganado las primarias de 2017, fortaleciendo así las posiciones de Susana Díaz y de Javier Fernández". ¿Viviríamos en un país diferente si el presidente gallego Alberto Núñez Feijóo hubiese decidido "ir a Madrid en 2018 y encabezar el Partido Popular" o si "la negociación de (Soraya) Sáenz de Santamaría con (Oriol) Junqueras hubiese triunfado, impidiendo a este boicotear las elecciones catalanas que, en lugar de declarar la independencia, había llegado a aceptar Puigdemont"? Y por último, ¿qué habría pasado si "Pablo Casado hubiese logrado llegar a un acuerdo con Pedro Sánchez para formar un Gobierno o cerrar un pacto de legislatura, una vez que la posición de (Albert) Rivera hacía imposible dar un paso semejante?

Estas once preguntas salpican "La ruptura", una crónica personal sobre la etapa en la que Juan Carlos I ejerció como monarca y que advierte de una ruptura del sistema democrático nacido en 1978. "Vivimos en el desconcierto", señala el exministro Manuel Pimentel, a la sazón editor del volumen, quien recuerda que "ahora, que el periodismo riguroso e independiente está en riesgo, resulta más necesario que nunca recordar que sin buenos periodistas la democracia, sencillamente, no es posible".

Fernando Jáuregui desgrana la crónica de la ruptura de la actual democracia española con aquella que nació en 1978, un proceso que ha espoleado la pandemia de covid-19, convertida en un acontecimiento inverosímil.

Las notas asturianas de la obra pasan por el expresidente autonómico y presidente de la gestora socialista, Javier Fernández, de quien Jáuregui resalta su "valía". También hace referencias a la riosellana Adriana Lastra, vicesecretaria general del PSOE, a quien califica como "la mujer más poderosa" en el partido socialista y a quien enmarca en una nueva generación de políticos que resultaba atípica para quienes vivieron los tiempos de transición democrática y los finales del siglo pasado, y que se encuentran ahora en una aparente orfandad que el autor ejemplifica con el primer acto con Adriana Lastra tras la investidura de Sánchez. "Una orfandad que trataban de sacudirse, me pareció, todos aquellos socialistas citados al comienzo, ya 'históricos', que poblaban el desayuno en el Casino madrileño en torno a la figura ascendente llamada Adriana Lastra, tan atípica, en mi concepto, en relación con lo que habría de ser una política 'de peso'".

Jáuregui relata qué sustentó una España que cierra un tomo de su historia con la caída del "juancarlismo".

Compartir el artículo

stats