Adrián Barbón, Príncipe de la Pandemia y presidente asturiano localizable 24/7 en las redes sociales, se pasa la vida pasándole el antivirus al sistema operativo regional, no sea que cuele un bicho por el Negrón y nos estropee el disco duro (felguera). La última del Presidente es una campaña de concienciación para que cada asturiano "construya su propia burbuja social" y así reducir el riesgo de contagio.

La autonomía que lleva siglos esperando por la variante de Pajares para dejar de ser una burbuja territorial promociona ahora un bricolaje pandémico consistente en que cada asturiano habrá de elegir a cinco seres humanos más, "fundamentales para su bienestar emocional". Con ellos podrá relacionarse sin mascarilla, a menos de dos metros y durante más de 15 minutos. Los demás, lejos.

Montarse cada uno su propia burbuja social puede parecer más fácil que perder un lápiz del Ikea, pero el que más o el que menos tiene una docena de amigos y, salvo Cascos, que hasta tendrá problemas de quórum, los demás igual no somos a ello.

La campaña "Construye tu burbuja social" -que parece ideada por este humilde plumilla en una noche de burbujas achampanadas- fue presentada ayer por el presidente antiviral junto a Rafael Cofiño, director general de Salud Pública, poeta, dibujante y, en general, persona creativa. Fuentes bien informadas aseguran que la campaña tendrá continuidad la próxima Navidad con la presentación de una nueva cosecha de cava covid elaborada por el propio presidente en sus bodegas privadas de Laviana bajo la marca "Moët Barbón". Será un espumoso socialmente burbujeante y sanador que hará las delicias de todos los asturianos a los que el coronavirus no les haya quitado aún el sentido del gusto. Habrá también un spot publicitario inspirado en aquellos de las burbujas Freixenet en el que las nuevas burbujillas sociales asturianas, las "Burbujas Frixuelín", acompañarán a Barbón y Cofiño en un brindis por una pronta salida de la pandemia. Arriba tienen ustedes un fotograma del anuncio.

Además del nuevo cava covid, el Principado tiene previsto sacar al mercado un refresco llamado "Alerta naranja" que solo se podrá tomar encerrado en casa y con las cinco personas de la burbuja social. También habrá una "Alerta limón", de sabor muy amargo y solo para los hosteleros que tengan que bebérsela en soledad a falta de clientes a los que servir dadas las restricciones impuestas.