La imagen de San Agustín volverá a recorrer las calles de Avilés en este 28 de agosto postpandemia, después de tres años de encierro. El repique de campanas del templo de San Nicolás de Bari dará el chupinazo de un día grande en el que los avilesinos conmemoran a su patrono popular, al obispo africano que subió a los altares con el nombre de San Agustín y que es considerado como uno de los "padres" de la Iglesia. Tras dos años de suspensión de procesiones por el covid-19, en este domingo festivo solo un chaparrón podrá impedir que la imagen del santo vuelva a recorrer las calles de su villa.

Autoridades y fieles , en San Nicolás de Bari, en la misa de San Agustín del año pasado. Mara Villamuza

El abad del santuario de Covadonga, Adolfo Mariño Gutiérrez, avilesino del barrio marinero de Sabugo, será el encargado de realizar la tradicional ofrenda a San Agustín en la misa que se celebra mañana a mediodía, continuando con una tradición cuyos orígenes se remontan al siglo XIX. Mariño dará así el relevo al Arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, que fue el elegido por la Cofradía del Bollo para la ofrenda a San Agustín de 2021. Esta celebración –a la que se invita invitado a autoridades locales y a las distintas entidades sociales y culturales avilesinas– coincide con la conmemoración del Año Santo Compostelano y de los 1.300 años de la batalla de Covadonga.

La misa comenzará a las 12.00 horas en la iglesia de San Nicolás de Bari, parroquia de la Villa, y será presidida por David Álvarez Rodríguez, joven avilesino ordenado sacerdote recientemente. Posteriormente se celebrará la tradicional procesión por las calles de Avilés.

La unidad pastoral de La Magdalena, Cristo Rey de Versalles y San Agustín (El Polígono) también celebra la fiesta del patrón de la ciudad que es, asimismo, titular de unas de las parroquias que dirige David Cuenca. La misa está prevista para las 12.00 horas en la iglesia del parque. Predicará el sacerdote gijonés Manuel Álvarez, que colabora en la basílica del Sagrado Corazón.