11 de mayo de 2008
11.05.2008
Polémica territorial en torno a los futuros accesos al puerto

La carretera de la discordia comarcal

Avilés exige al Principado que comience las obras y Castrillón amenaza con ir a los tribunales
El plan urbano avilesino y el plan especial del Puerto preveían el trazado que se descartó

11.05.2008 | 02:00

Inés MONTES


El rechazo al trazado de la Ronda Norte aprobado el viernes en la Junta General del Principado por IU y PP viene a tensar aún más las relaciones entre estas dos formaciones políticas y el PSOE, que se ha quedado solo en la defensa del proyecto del Gobierno regional que pasará por los enclaves históricos, culturales y medioambientales de Castrillón. La alcaldesa de Avilés, Pilar Varela (PSOE), ha exigido al Principado que comience ya las obras, mientras que la alcaldesa de Castrillón, Ángela Vallina (IU), asegura que mientras ella esté en el cargo no permitirá que la carretera discurra por Raíces y asegura que, si es necesario, acudirá a los tribunales. Cuenta con el apoyo incondicional de sus socios de gobierno del PSOE y del grupo de la oposición del PP.


El proyecto para sacar el tráfico portuario del centro de Avilés se incluyó en el Plan General de Ordenación Urbana hace algunos años. El trazado discurría por El Reblinco, la Maruca, la cantera de Burgos y San Cristóbal. El Ayuntamiento de Avilés llegó a firmar un convenio urbanístico con la empresa Mota, propietaria de la cantera, en el que se preveía que la compañía se hiciese cargo del coste de un tramo de la ronda, precisamente el que pasaba por las cercanías de la extracción y el Ayuntamiento recalificaba suelo para la construcción de viviendas. También el plan especial del Puerto incluye este trazado para la Ronda.


Las cosas cambiaron hace dos años, cuando el Principado presentó cinco alternativas de las que cuatro coincidían con el proyecto inicial con pequeñas variantes (trazado sur) y una quinta que pasaba por Raíces, El Espartal y San Cristóbal (trazado norte) que apenas toca el municipio de Avilés.


El Ayuntamiento de Castrillón, en la primavera de 2006, presentó alegaciones a ese trazado, sin que hasta ahora el Principado haya contestado. Un trazado similar al primer proyecto fue aprobado recientemente por la Corporación castrillonense en Pleno que cuenta con el apoyo de los vecinos de Salinas y Raíces, los más afectados por la futura carretera.


El Gobierno socialista de Vicente Álvarez Areces y el PSOE (a excepción de los socialistas castrillonenses) aducen razones técnicas para defender el paso de la ronda por Castrillón. No obstante, el Grupo Socialista en la Junta General del Principado apoyó el viernes que se consensúe con los ayuntamientos de Avilés y Castrillón el trazado del la futura carretera.


Los tres grupos políticos son conscientes de la necesidad de una nueva arteria portuaria que libere los tráficos pesados de Avilés, el problema es coincidir en el trazado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine