23 de mayo de 2008
23.05.2008

Emoción en Sabugo con el homenaje a Tomás Medina

La música de Pipo Prendes, con «Gabiana», y de José María Martínez marcó el recuerdo al empresario

23.05.2008 | 02:00

S. F.

La iglesia de Santo Tomás de Cantorbery, en Sabugo, acogió con emoción la despedida que amigos y familiares, a modo de homenaje póstumo, ofrecieron al empresario avilesino Tomás Medina, que falleció en Oviedo la pasada semana a causa de un repentino derrame cerebral.


José Antonio González Montoto, vicario de la zona Norte, presidió el oficio, en el que estuvo acompañado por Ángel Fernández, párroco de Sabugo; José Manuel Feito, de Santo Domingo de Miranda, y José Eduardo Zulaiba, al frente de la iglesia de San Martín de Moreda y familiar del empresario homenajeado.


La misa en memoria de Tomás Medina, según explicó González Montoto al comienzo de su homilía, fue una iniciativa del músico José María Martínez -director del Conservatorio de Avilés- y del cantautor Pipo Prendes. Ambos se encargaron de la banda sonora del oficio: Martínez, al órgano, puso música a las partes comunes de la misa. Prendes, al frente de «Gabiana», tocó temas propios y de Miguel Manzano.


Al comienzo del oficio de difuntos la voz de Prendes resonaba por las tres naves del templo centenario del barrio de pescadores, era la entrada. Su voz se hizo notar también en el ofertorio, el padrenuestro, la comunión y la salida.


Montoto, en el sermón, pronunció unas emotivas palabras en honor de Tomás Medina. Explicó que el motivo de la reunión de todos sus amigos en torno a su recuerdo era recibir la despedida adecuada del propio empresario. Poniendo voz a Medina dijo: «No pensaba despedirme tan pronto, de esta forma tan rápida».


Medina, que había nacido en 1946 en el pueblo de Villanueva del Arzobispo, en la provincia de Jaén, llegó a Avilés con apenas dos años, tras unos meses de residencia en Mieres. Desde el principio su familia residió en Valliniello. Tomás Medina, antes de ser empresario, tuvo varios trabajos. Tras Autorrecambios Echevarría pasó a hacerse cargo de algunos negocios. Medina era uno de los propietarios de empresas tan reconocidas como Asturmasa o Redisa.


González Montoto recordó «los muchos proyectos» en los que Medina estaba enfrascado. Últimamente, la Fundación Avilés Conquista Musical y hace años el Real Avilés, que llegó a presidir.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine