23 de mayo de 2008
23.05.2008
 
Pequeños escondites bajo tierra
Un foco de venta de estupefacientes en La Cabián
 

La Policía localiza miles de dosis de cocaína y heroína enterradas en zulos en Valliniello

l Un castrillonense de 43 años ha ingresado en prisión como presunto cabecilla de la red de narcotráfico l La investigación continúa abierta

23.05.2008 | 02:00

A. P. GIÓN

Un castrillonense de 43 años en prisión y la incautación de 5.200 dosis de heroína y 2.100 de cocaína que se encontraban ocultas en escondites, y entre la maleza, en las proximidades de Valliniello. Éste es el balance de una operación que hace meses inició el grupo de estupefacientes de la Policía Nacional de Avilés en torno a un grupo de individuos -cuyos cabecillas cuentan con antecedentes-, que supuestamente suministraba sustancias estupefacientes en la zona de La Cabián del barrio avilesino. La operación continúa abierta, por lo que no se descartan nuevas detenciones.


Integrantes del grupo ya habían sido detenidos en varias ocasiones por tráfico de drogas, pero habían extremado la precaución para evitar ser sorprendidos con grandes cantidades de droga en su vivienda, comunicaron ayer fuentes policiales. Los agentes encargados de la investigación comprobaron que miembros del grupo acudían a primera hora del día a una vivienda de La Cabián donde, supuestamente, manipulaban y distribuían la droga. Sólo uno de los integrantes del grupo se dedicaba a la venta, mientras que el resto vigilaba los alrededores ante el temor a la presencia policial, según las mismas fuentes.


Cuando la cantidad de droga de la que disponían era importante, la ocultaban en escondites o «zulos» excavados entre la vegetación de las zonas boscosas próximas al barrio. Según la Policía, a primeras horas de la mañana sólo J. P. B. -vecino de Piedras Blancas y presunto responsable del diseño de la logística- se dirigía a los escondites y llevaba la droga a la vivienda de La Cabián para que el resto se dedicase a la distribución y venta. Además, el castrillonense iba alternando los escondites para evitar que el material fuese descubierto por las fuerzas de seguridad o por los toxicómanos a los que supuestamente abastecía, según las fuentes.


Fue el pasado domingo cuando el grupo de estupefacientes de la Comisaría avilesina logró descubrir uno de esos escondites. En total, fueron intervenidos 175 gramos de heroína (unas 5.250 dosis) y 102 gramos de cocaína (otras 2.100 dosis), protegidos con varios envoltorios de plástico para evitar su deterioro.


Al día siguiente, los agentes detuvieron a J. P. B. cuando se dirigía a recoger la droga oculta en el zulo, comunicó la Policía Nacional.


El detenido, que cuenta con diversos antecedentes policiales por tráfico de drogas, pasó a disposición del Juzgado de primera instancia e instrucción número 6 de la ciudad, cuyo titular decretó su ingreso en prisión.


La investigación para desarticular este foco de venta de droga al menudeo continúa abierta, por lo que la Policía Nacional no descarta que se produzcan nuevas detenciones.

Escondites y venta


Agentes de la Policía Nacional descubrieron cómo un grupo distribuía y manipulaba cocaína y heroína en una vivienda de La Cabián, en Valliniello. Sólo uno de sus integrantes se dedicaba a la venta, mientras el resto hacía lo propio con las labores de vigilancia. Los presuntos delincuentes ocultaban la droga en escondites o zulos excavados bajo la maleza, en las proximidades del barrio, según la versión policial. Los agentes descubrieron 175 gramos de heroína y otros 102 de cocaína y detuvieron a J. P. G., de 43 años y vecino de Piedras Blancas, ya en prisión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine