29 de mayo de 2008
29.05.2008
 
El último tramo de un largo conflicto

Lonja Avilés sopesa vender en la rula sólo si las condiciones económicas son óptimas

l PP, ASIA y sindicatos piden que los armadores se incorporen a la gestora l El Principado da por cerrada la crisis por la nueva instalación

29.05.2008 | 04:46
Lonja Avilés sopesa vender en la rula sólo si las condiciones económicas son óptimas

La sociedad de armadores Lonja Avilés no ha recibido nada bien que la Autoridad Portuaria la haya dejado fuera de la sociedad que gestionará la nueva lonja. Pese a las críticas a la decisión, los empresarios valorarán la posibilidad de retornar sus barcos a la ciudad, eso sí, siempre que las condiciones económicas que marque la gestora sean las óptimas para sus negocios. Por otra parte, PP, ASIA, sindicatos y comercializadores pidieron ayer que los armadores se incorporen a la sociedad de gestión, ya que son los que más facturación tienen. El Principado ya da por cerrado el conflicto pesquero.

Teresa CEMBRANOS

La sociedad de armadores Lonja Avilés criticó ayer la composición de la sociedad que gestionará la nueva lonja, que sólo incorpora del sector a la Cofradía de Pescadores «Virgen de las Mareas», y aseguró que únicamente considerará la posibilidad de retornar a la ciudad para vender sus capturas en la nueva rula si las condiciones económicas (tasa, cánones y costes derivados de la actividad pesquera, entre otros) que marque la gestora son las óptimas para sus negocios. El consejo del Puerto decidió el pasado lunes que la sociedad estará formada por cuatro socios: la propia Autoridad Portuaria y el Principado, que se reservan el 60 por ciento del capital; la cofradía, con un tercio de las acciones, y la Cámara de Comercio, con un 5 por ciento.

Esa decisión no ha sentado nada bien en el seno de los armadores. Sobre todo porque la explicación de Manuel Docampo, presidente del Puerto, para justificar que Lonja Avilés no estuviera en la entidad fue que los armadores no querían aportar dinero. «En ningún momento le dijimos que no queríamos poner dinero y que no queríamos estar en la sociedad. Lo que pasa es que el presidente, que hace dos meses que no nos llama, nunca nos dijo qué precio iba a tener entrar; sólo nos preguntó cuánto estábamos dispuestos a poner encima de la mesa, y eso no es serio. Ahora, tendremos que analizar qué nos ofrece, porque en la actualidad tenemos mejores resultados vendiendo fuera que aquí», aseguró ayer Francisco Javier Rentería Larrañaga, presidente de Lonja Avilés.

Los armadores consideran que Docampo ha adoptado «la peor solución posible» ya que ha dejado fuera no sólo a Lonja Avilés, sino a mayoristas, minoristas y federación de cofradías. «Lo que ha hecho, podría haberlo decidido hace ya ocho meses. Si finalmente se lleva a cabo, es el principio del declive. Nosotros, ahora mismo, en la nueva lonja no nos vemos representados, porque la cofradía no lo hace, y sin nosotros no hay nada que hacer ya que somos los que más barcos y más facturación tenemos», señaló Rentería.

Pero no sólo los armadores opinan que el futuro de la pesca en Avilés pasa por la vuelta de los barcos de Lonja Avilés. También el PP, ASIA, los sindicatos UGT, CC OO y USO y los comercializadores de pescado, tanto mayoristas como minoristas, entienden que la rentabilidad económica en la nueva rula sólo será posible con la comercialización de las capturas que aportan los armadores y con su integración en la sociedad de gestión.

«La tarea prioritaria de la sociedad es intentar atraer el mayor número de barcos y que haya más ventas aquí. No me cabe la menor duda de que se conseguirá», aseguró Pilar Varela, alcaldesa de Avilés. Por su parte, Constantino Álvarez, portavoz del PP, dijo que no se puede «minimizar» la relevancia de Lonja Avilés «ya que son barcos grandes, que pescan en caladeros comunitarios y con una facturación importante». Antonio Sabino, líder de los independientes avilesinos, por su parte, señaló que los armadores son otro de los colectivos que podrían tener cabida en la sociedad. «Hay que consensuar con Lonja Avilés las ventajas económicas necesarias para que estén en el puerto», manifestó Antonio Sabino.

Amado González, secretario comarcal de UGT, lamentó que en la sociedad de gestión no hayan entrado otras entidades que, en un principio, parecían tener interés en integrarse. «Preferiríamos la participación de todos para que toda la pesca se vendiera aquí y se garantizara la rentabilidad y la viabilidad económica», expresó González. José María Guzmán Pacios, representante de CC OO en el consejo del Puerto, pide que se haga «todo lo posible» para que los armadores vuelvan a la rula. «Le advertí al presidente del Puerto ayer (por el lunes) que tenía que hablar con Lonja Avilés ya que son armadores con un volumen de pesca considerable y es la única manera de que la rula tenga viabilidad en el futuro», aseguró Guzmán Pacios. USO exigió a las administraciones el «mayor de los esfuerzos posibles» para que la sociedad de armadores «no quede desvinculada de la gestión.

En medios del Gobierno regional se considera cerrada la crisis por la gestión de la nueva rula y se da por buena la decisión tomada por Docampo.

Los trabajadores de la rula dieron por buenas ayer, en el transcurso de una concurrida asamblea informativa, las explicaciones que dio el presidente del Puerto, Manuel Docampo, a los representantes del colectivo sobre su integración en la sociedad que habrá de constituirse para gestionar la nueva lonja pesquera. Las garantías recibidas sobre continuidad en el empleo y respeto a los derechos adquiridos ponen fin a meses de incertidumbre y alivian la tensa situación por la que pasa el colectivo. En la imagen, trabajadores, al término de la asamblea.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook